¿Por qué es posible que nunca queramos utilizar el teletransporte?

¿Por qué es posible que nunca queramos utilizar el teletransporte?

teletransporte¿Cuántas veces has querido trasladarte al otro lado del planeta en cuestión de segundos? Sin aguantar largos viajes en avión o tener que aprender qué significa test de antígenos. O incluso simplemente por el placer de ir a trabajar todas las mañanas sin tener que subirte al coche o al metro. Es decir, ¿cuántas veces has deseado usar el teletransporte?

Lo cierto es que el teletransporte ya existe. Fue teorizado en un artículo de 1935 escrito por Einstein y dos compañeros, Podolsky y Rosen. Durante la década de 1990 se demostró su factibilidad en experimentos. Por tanto, sabemos desde hace tiempo que es posible, a nivel cuántico, teletransportar partículas de un lugar a otro. No existen leyes de la física que impidan que los seres humanos y los objetos se desmaterialicen en una nube de partículas en un lugar y se rematerialicen en otro.

‘Star Trek’, y no es el único caso, se basó en algo mucho más científico de lo que se podría pensar. La realidad, sin embargo, es que los inconvenientes del teletransporte no son (solo) científicos, sino filosóficos. ¿Estamos hechos solo de materia? ¿O hay algo más que nos hace lo que somos? ¿Desmaterializarse equivaldría a morir para luego renacer? ¿Seríamos algo diferentes, aunque no en la apariencia exterior?

De hecho, lo que la teoría detrás del teletransporte no aclara es si lo que se recompone al otro lado es el original o una copia. Es por eso que primero debemos entender qué nos hace lo que somos. Algunos de nosotros creemos que nuestra personalidad y nuestros recuerdos están ligados a la estructura de nuestro cerebro. Mientras tengamos una réplica perfecta del cerebro, entonces tendremos a esa misma persona entre nosotros.

teletransportacion

¿Estamos hechos solo de átomos?

Pero luego hay otros que creen que hay algo más intangible. Que no podemos replicar a una persona porque no podemos replicar su alma, el espíritu que no está atado a nuestros átomos. La duda es muy similar a la relacionada con la clonación. Una copia exacta, átomo por átomo, de un ser vivo es verdaderamente ese mismo ser. ¿O tiene su cuerpo pero no su alma?

Al principio parecía que el teletransporte sería imposible por las leyes de la mecánica cuántica. Porque para replicar perfectamente a una persona, necesitaríamos saber la ubicación exacta y la energía de sus átomos. Sin embargo, el principio de incertidumbre de Heisenberg nos dice que esto es imposible. No se puede conocer ni la posición ni la energía de una partícula, por lo que es imposible obtener una copia perfecta del original.

Pero hay una forma de evitar esta ley. El teletransporte cuántico implica el llamado entrelazamiento de partículas. Una condición que describe una conexión especial: no importa cuán distantes estén, las partículas continúan influyendo entre sí. Al cambiar una partícula del par entrelazado, la segunda también cambiará. En otras palabras, existe una sincronización en sus funciones de onda. Este fue exactamente el tema del artículo de 1935 de Einstein, Podolsky y Rosen.

Los experimentos de 1993 demostraron que la teoría era cierta. Al tener tres partículas separadas y aprovechando los fenómenos de entrelazamiento, los investigadores pudieron transferir la información de una partícula a otra. Creando así una copia perfecta del original. Este método, sin embargo, destruye la partícula original (generalmente un fotón). Es la información y no la materia la que se transporta a través de las distancias. Los datos de una partícula se pegan en otra partícula que actúa como un lienzo.

Star_Trek

El teletransporte ya existe

En el caso de una hipotética teletransportación de un ser humano, obtendríamos una especie de copia de seguridad. Pero el ser original se borraría. Es por eso que, de alguna manera, ser teletransportados significa aceptar ser asesinados para que luego nos vuelvan a crear iguales. Pero quizás sin todos esos componentes espirituales que nos gusta atribuirnos y que puede que realmente tengamos. Eso la ciencia no nos lo puede decir.

En cualquier caso, antes de entrar en la máquina del teletransporte, estaría bien hacerse estas preguntas. ¿Hay algo más que nuestro cuerpo que nos defina? Si es así, es probable que ese algo no se pueda teletransportar. Si, por el contrario, crees que somos solo un conjuntos de átomos, entonces puedes entrar sin miedo.

No obstante, para frenar el entusiasmo de los lectores materialistas, hay que decir que el entrelazamiento de partículas es increíblemente complejo. Sobre todo teniendo en cuenta la gran cantidad de átomos que componen el cuerpo humano. Es un método potencialmente eficaz de teletransportación, pero requiere una cantidad impresionante de energía. Es por eso que se ha desarrollado una idea alternativa. En lugar del entrelazamiento cuántico, esta teoría se conoce como ‘teletransporte clásico’.

El teletransporte clásico explota el quinto estado de la materia: el condensado de Bose-Einstein (BEC). La característica principal de un BEC es que hace un frío extremo. Incluso más frío que en el espacio. Una temperatura reproducible solo en laboratorio, donde los átomos se enfrían a unas mil millonésimas de grado por encima del cero absoluto.

teleportation

El teletransporte clásico

La propuesta es la siguiente: tomar los átomos de rubidio y ponerlos en estado BEC. Cuando un rayo de materia (formado por múltiples átomos de rubidio) entra en contacto con el BEC, querrá reducir su energía para igualar la del BEC. El exceso de energía se convierte así en un estallido de luz que contiene información del haz de materia. Esta luz viaja entonces por un cable de fibra óptica, golpea otro BEC y el haz de materia original se vuelve a crear.

En una versión más avanzada del teletransporte clásico, una máquina escanearía nuestro cuerpo y registraría su información. Si bien esta puede aparecer una tecnología más prometedora que el método cuántico, el teletransporte clásico difícilmente podría producir una copia perfecta. Porque el estado de todos los billones y billones de átomos del cuerpo no se registraría con precisión absoluta.

Hasta la fecha hemos podido teletransportar fotones, átomos de calcio y berilio. El siguiente paso es lograrlo con un organismo vivo, como un virus o una molécula similar. Pero con el aumento de tamaño crece la dificultad. Es por eso que muchos piensan que será imposible teletransportar un objeto macroscópico tan intrincado como un ser humano. Aun así, cualquier mejora en el campo del teletransporte lo es también en el campo de la computación cuántica. Ya que los dos se basan en principios similares derivados del reino cuántico.

Hoy parece poco probable que viajar se vuelva nunca tan fácil como entrar en una máquina y reaparecer en un lugar diferente. Y tal vez sea mejor así. Renunciar a nuestro cuerpo natural y estar en Tailandia al mediodía no vale la pena.

En Nobbot | ¿La realidad virtual ayuda a mejorar la autonomía de las personas mayores?

Imágenes | TheDigitalArtist/Pixbay, Mary1826/Pixbay, jijake1977/Pixbay, Konrad Summers/WIkimedia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *