Ya hay 8.000 millones de personas en el planeta, ¿somos demasiados?

8.000 millonesHace solo 12 años llegamos a ser 7.000 millones y el 15 de noviembre de 2022 hemos alcanzado la cifra de 8.000 millones de seres humanos ¿Que supone esto para el planeta?

 En plena conferencia mundial del clima, la COP 27, la población de seres humanos del planeta alcanza una cifra impensable hace tan solo 70 años, en 1950, cuando la población apenas rozaba los 2.500 millones de personas. Es un crecimiento calificado de “sin precedentes” por la ONU dado que en solo 12 años hemos logrado aumentar el volumen de la población de los 7.000 a los 8.000 millones de seres humanos.

Este crecimiento, que se acentúa en los países menos desarrollados, se debe principalmente a los grandes avances que hemos realizado como especie en materias como la salud pública, la nutrición, la higiene personal y la medicina; pero supone también nuevos retos y desafíos para los países en los que se acentúa el crecimiento donde generalmente no cuentan con los recursos necesarios para cubrir la demanda del 100% de su población.

crecimiento demográfico y crisis medioambiental

La Tierra no llegaba a los 1.000 millones de habitantes hace tan solo un siglo, pero solo nos ha llevado 12 años crecer de los 7.000 a los 8.000 millones. Según las previsiones de la ONU, durante el próximo medio siglo habrá una ralentización demográfica considerable, pero tardaremos apenas 15 años en alcanzar los 9.000 millones, mientras que la década de los 2080 será en la que la población alcance el pico de 10.000 millones de habitantes.

Damián
Damián ha sido elegido como el niño número 8.000 millones.

Estas cifras reflejan tanto el impacto de los avances en salud y bienestar realizados por la especie como los problemas que ocasiona el aumento tan significativo de seres sobre el planeta.

Justo mientras alcanzamos esta nueva cifra récord, en la cumbre del clima se debate sobre la dificultad de los países ricos (máximos responsables del cambio climático) para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la actividad humana.

Generalmente, el crecimiento demográfico amplifica también el impacto ambiental, sin embargo, los países con un menor crecimiento poblacional son los que cuentan con más recursos y los que producen una mayor cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero por habitante. Por lo que el problema, más que por la cantidad de personas, surge del comportamiento de las mismas.

¿8.000 millones son demasiadas personas?

Pues según los datos sobre los recursos disponibles, no lo son. Contamos con los suficientes alimentos y la suficiente energía para mantener de forma sostenible una población de esta magnitud, sin embargo, estos recursos están repartidos de forma desigual. Los países más desarrollados son los que más emisiones de gases de efecto invernadero generan y los que más alimentos y energía consumen por habitante a pesar de ser también los que menos crecimiento demográfico registran.

Esta diferencia entre primer mundo y países en vías de desarrollo es uno de los principales retos a enfrentar de cara al futuro del planeta y eventos como la cumbre del clima que se está celebrando son indispensables para poder mantener una conversación y un debate activo entre los representantes de los diferentes países y así establecer un plan de transición que nos permita vislumbrar el futuro con mayor optimismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.