¿Eres alérgico? Un motivo más para preferir el invierno

alergiaEl sol, los insectos y algunos alimentos son los principales detonantes de la alergia y el malestar durante la temporada estival y un motivo más para que los fanáticos del frío puedan validar sus argumentos en contra del verano.

La población mundial que padece algún tipo de alergia ronda entre un 30% y un 40% y según los datos de la Organización Mundial de la Alergia, muchas de esas alergias empeoran durante el verano. Esto no quiere decir que no se den alergias durante todas las épocas del año, pero las condiciones de calor, la proliferación de ciertos insectos y la llegada de algunos alimentos de temporada que se dan durante el verano, hacen que los casos de este mal se multipliquen, dando así a los ‘haters’ del verano y el calor, la oportunidad de reivindicar sus creencias en contra de este periodo del año.

Reacciona a tu alergia

Se conoce como reacción alérgica a la enfermedad que se produce cuando el cuerpo reconoce como agresor a una sustancia inocua contra ella. Y en verano, este suceso se da más a menudo. El polen de ciertas plantas que florecen en verano, algunos medicamentos frecuentes en esta época, los alimentos de temporada, las picaduras de ciertos insectos e incluso la luz solar son algunos de los principales detonantes.

En el caso de la ‘alergia al sol’ podemos estar hablando de montones de males distintos a pesar de que el más común afecta hasta al 20% de la población. Las respuestas exageradas de la piel a una exposición normal al sol pueden traducirse en, por ejemplo, erupciones solares polimorfas. Se trata de una erupción que suele afectar a mujeres en zonas como el escote o las extremidades, que causa picor y que suele controlarse con antihistamínicos, evitando la exposición o bronceando la zona para endurecer dicho brote.

¿Y los bichos?

Si pasamos a hablar de insectos es importante conocer que aquellos insectos que con su picadura causen algún tipo de efecto maligno en nuestro cuerpo, no se debe exclusivamente a una reacción alérgica. La picadura de una avispa o una abeja siempre va a generar cierto dolor e hinchazón, sin embargo, en el caso de una persona alérgica su efecto se verá multiplicado.

terraza

Este tipo de animales tienden a picar más durante el verano al igual que ocurre con los mosquitos, el principal enemigo del descanso por las noches. Suelen ser las hembras de estos insectos las que inoculan el veneno que a pesar de ser tóxico para todo el mundo, quienes sufren una reacción pueden correr el riesgo de incluso sufrir un shock anafiláctico; una reacción alérgica generalizada con afectación cardiovascular y caída de la presión arterial que puede ser incluso mortal.

Mercado de temporada

El verano, al igual que las demás estaciones del año, cuenta con una serie de productos alimenticios de temporada. Frutas como todas las variantes del melocotón, las cerezas o la sandía corresponden a esta época; así como ciertos peces y verduras como las sardinas, la merluza, el pepino o los pimientos.

A pesar de que sí, estos productos pueden ser los detonantes de algunas alergias, una característica clave de esta época es que aumenta la tendencia a comer fuera de casa y esta situación genera un mayor peligro para aquellas personas alérgicas a ciertos alimentos, porque comer fuera supone exponerse a un entorno que no está protegido. A pesar de ello, las alergias alimenticias son muy rápidas y si alguien siente picor en la boca o empieza a encontrarse mal mientras come es fácil de identificar y debe dejar de comer de inmediato y llamar al 112 explicando lo que sucede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.