Así consiguió Portugal que las renovables fueran el 100% de su energía

Así consiguió Portugal que las renovables fueran el 100% de su energía

La energía eólica es una de las renovables más usada

El ser humano es capaz de lo más grande y lo más terrible. Hemos conseguido diferentes avances científicos que han hecho que electricidad, agua y gas sean un instrumento de nuestro día a día. Pero no podemos olvidar cómo la sobreexplotación de esos recursos energéticos está causando serios problemas para el medioambiente.

Vivimos en un eterno tira y afloja por progresar como civilización de una manera responsable y ética. Y también nos estamos preocupando por usar, cada vez más, energías renovables y limpias que nos permitan sacar todo el partido a unos recursos naturales que están a nuestro alcance. El ejemplo perfecto es Portugal, donde han alcanzado lo que ya podemos calificar de hito histórico.

TODA LA ELECTRICIDAD CON FUENTES RENOVABLES

Durante el mes de marzo, el 100% de la electricidad que se consumió en Portugal procedió de energías renovables. Aunque para ser más exactos, hemos de hablar de 103,6%. Esta fue la cifra exacta de la energía producida por fuentes no contaminantes.

Para ser más exactos todavía, hablaremos de una producción de 4.812 gigavatios por hora, lo que superó el consumo total, establecido en 4.647 GWh. Así, también podemos hablar de los datos presentados por la empresa de gestión global del sistema público portugUés de distribución de electricidad: Redes Energéticas Nacionales (REN). En ellos se establece que a lo largo del primer trimestre de 2018 la producción de energías renovables supuso más del 60% del consumo de electricidad en el país.

las energías renovables pueden salvar el planeta

La verdad es que sería injusto obviar que gran parte de la responsabilidad de estas cifras viene del hecho de las particulares condiciones climáticas que se dan en el país vecino durante marzo. Son fechas en las que se producen muchas lluvias (el 55% de la electricidad se produjo en presas hidroeléctricas), así como viento (el 42% provino de fuentes eólicas).

Esto conlleva consecuencias tanto para el medioambiente como para el bolsillo de los consumidores. Podemos fijarnos en los datos que nos presenta la Asociación Portuguesa de Energía Renovable (APREN). Según estos, el uso de fuentes verdes supuso una disminución de casi dos millones de toneladas de dióxido de carbono. Así como un ahorro en licencias de emisión de 21 millones de euros.

Sin embargo, hay que señalar que no todo el consumo eléctrico del mes provino de energías renovables. Como explican también desde APREN, en algunos momentos sí se necesitó usar energía producida en centrales de gas e incluso importar energía desde España. Aun así, esta noticia viene a refrendar una tendencia en alza, que cuenta con precedentes en el país luso. Como aquel que se dio en 2016, cuando Portugal se abasteció durante cuatro días de energía procedente de renovables.

Un futuro ¿prometedor?

Todo esto nos hace mirar hacia el futuro. Si seguimos trabajando en la consecución de un abastecimiento basado en energías renovables, ¿podremos plantar cara a problemas como la contaminación o la sobreexplotación de recursos?

Parece que vamos encaminados a ello. Aunque aún existen muchos peros para que este objetivo se dé de una forma óptima. Desde APREN, aseguran que su fin último es conseguir un consumo de energía 100% limpia. Los niveles de producción en Portugal podrían superar los de consumo antes de 2040. Aunque ello no significa que nuestros vecinos puedan abastecerse de forma exclusiva de este tipo de energía.

Paneles solares

Una de las grandes trabas para hacerlo efectivo reside en los problemas para almacenar esa energía hasta que puede ser efectivamente consumida. Por el momento, parece que no existen sistemas de almacenamiento que aseguren una correcta gestión de las fuentes. A día de hoy, las fuentes eléctricas funcionan a demanda. Es decir, se genera la electricidad que se necesita en ese momento, ni más ni menos. De esta forma, hoy por hoy, se hace necesaria la combinación de ambos tipos de energía.

Los pasos que sigue el Gobierno portugués están encaminados a una apuesta en firme por las renovables. De este modo, hace unas semanas, eliminaba las subvenciones que el Estado da a las empresas de combustibles fósiles. Lo que, por otro lado, supone un ahorro para las arcas del país de 20 millones de euros.

Entre los proyectos más innovadores para alcanzar nuevos pasos en este sentido, tenemos el que se dará en la isla de Porto Santo con Porto Santo Sostenible-Smart Fossil Free Island. Se trata de un plan que busca la sostenibilidad total de la isla. Algo que repercute a nivel medioambiental, social y económico. Para ello, se suprimirá el uso de combustibles fósiles. Y se trabajará en conceptos de smarthcharging, economía circular o contadores eléctricos inteligentes.

Qué pasa con España

La pregunta que nos viene rápidamente a la cabeza es si sería posible que todo esto sucediese en nuestro país. ¿Cuál es la situación de las renovables en España?

Según las cifras de Red Eléctrica de España, las energías renovables supusieron el 33,7% de la electricidad que se consumió en nuestro país a lo largo de 2017. Ello las sitúa como la fuente principal de generación de energía. El segundo tipo que más se consumió en nuestro país durante el año pasado fue la nuclear, con un 22,6%. Sobre este aspecto no solo se pueden comentar las conocidas consecuencias que las energías que proceden del uranio, el gas o el petróleo tienen para el cambio climático, sino también las repercusiones económicas. Nuestro país invirtió en la importación de materiales de este tipo más de 33.000 millones de euros entre enero y octubre del 2017.

Un gráfico con el consumo de energía de 2017

La dependencia energética de España se sitúa 20 puntos por encima de la media europea. Y desde la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA), se teme que nuestro país no pueda cumplir con sus compromisos medioambientales con la Unión Europea. Estos hablan de una penetración del 35% en el año 2030. O del objetivo del 10% en energías renovables en el transporte en 2020.

Por ello, cobran más importancia que nunca proyectos como el de Gorona del Viento, en El Hierro. El objetivo es que las necesidades energéticas de la isla canaria puedan cubrirse al 100% de una manera limpia. Han instalado, para ello, un parque eólico y una central hidráulica que trabajan de forma combinada. De momento, el 70% de la energía usada en El Hierro procede de estas fuentes verdes.

¿Seremos capaces algún día de producir toda la energía que necesitamos de fuentes renovables? ¿O los intereses económicos se impondrán sobre las necesidades que marca la salud del planeta? Seguro que pronto volvemos a hablar de todo ello.

En Nobbot | Cinco consecuencias del cambio climático con las que no contabas

Imágenes | REE, Pixabay