Las bacterias en la lengua se organizan en barrios

Nuestra lengua, una ciudad con barrios ocupados por bacterias

bacterias en la lenguaHa tenido que estallar la actual crisis del coronavirus para que nos demos cuenta de la importancia decisiva de lo microscópico en nuestras vidas. Nuestro cuerpo aloja infinidad de microorganismos como bacterias, virus, hongos y protozoos y, ahora, nuevas imágenes muestran cómo se organizan las bacterias en la lengua.

En su celebrado libro “Yo contengo multitudes”, el divulgador Ed Yong apunta que en nuestro cuerpo hay una célula de bacteria por cada una de las nuestras. En total, los 39 billones calculados en las últimas estimaciones, equivalen a uno o dos kilos. “Hay más bacterias en tus tripas que estrellas en nuestra galaxia”, resume el periodista científico en las primeras páginas de este texto.

Las bacterias que viven en nuestro cuerpo, y se aprovechan de él, superan en número a nuestras propias células constituyentes. La proporción es de más de 10 a 1. Tenemos 25.000 genes contenidos en nuestras células, pero poseemos 20 veces más de genes no humanos procedentes de las bacterias.

Además, Yong afirma que los microorganismos se distribuyen por nuestro cuerpo formando comunidades diferenciadas, cada una con su propia organización.

bacterias en nuestra lengua viven en el extrarradio

Esta extraordinaria realidad podemos contemplarla en nuestra boca, gracias a nuevas imágenes obtenidas por científicos estadounidenses y publicadas en la revista Cell.

bacterias en la lengua

Muestra de células muertas de la lengua (gris) rodeadas de comunidades de bacterias. (Steven Wilbert / Gary Borisy / El Instituto Forsyth)

En ellas observamos que las bacterias se localizan en “barrios” distintos dentro de esta ciudad que guardamos en nuestra boca.  Los estreptococos esféricos y amantes del oxígeno  (verde) merodean por las afueras de la ciudad, donde tienen una mayor exposición al aire, mientras que Actinomyces (rojo) parecen evitar este perímetro para estar más cerca del centro de las células epiteliales. Otras, como las Rothia (cian), prefieren habitar áreas alejadas de estas dos fronteras.

«Las bacterias en la lengua se parecen a un órgano de nuestros cuerpos»explicó el biólogo celular de la Universidad de Harvard, Gary Borisy .

Lo que vemos en estas imágenes es solo una pequeña fracción de más de 700 especies diferentes de bacterias que viven en nuestras bocas. Hay que tener en cuenta que las comunidades que se encuentran en nuestra lengua son muy diferentes a las que se encuentran en otras partes de nuestra boca, como en nuestros dientes.

Y aunque los investigadores encontraron que especies específicas de bacterias variaban entre las personas, la estructura general de sus comunidades se mantuvo constante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *