5 riesgos más comunes en internet para las empresas

Los cinco riesgos más comunes que pueden sufrir los negocios en las redes sociales

Las redes sociales se han convertido en una herramienta recurrente que utilizan millones de personas en todo el mundo. La diversidad de plataformas, la gran oferta de servicios, la atracción de compartir nuestras vidas y recibir una compensación por ellas en forma de likes… son muchos los factores que nos empujan directamente a sus brazos. Según el reciente estudio Digital 2019, elaborado por Hootsuite y We Are Social sobre tendencias digitales y redes sociales en todo el mundo, 3.484 millones de personas usan estas plataformas. La cifra alcanza el 60% en España (28 millones), y el uso medio diario de cada persona ronda la hora y media.

Los piratas informáticos han encontrado en las redes sociales una verdadera oportunidad para hacer de las suyas, teniendo en cuenta que según datos del mismo estudio, cada usuario tiene alrededor de unas 8 cuentas activas. Esta actividad se intensifica en el caso de las empresas, que han encontrado un nicho de negocio en las nuevas tecnologías y que, en ciertas ocasiones, son verdaderamente vulnerables a los ataques informáticos.

Las empresas: un blanco para los ciberdelincuentes

Entre 2016 y 2017 en España, las estafas en redes sociales aumentaron un 140% en plataformas como Facebook, Twitter, Instagram y LinkedIn, y seguirán aumentando a medida que los ciberdelincuentes vean en las redes sociales un blanco fácil. Los negocios, presentes en estas plataformas para aumentar ventas y conseguir mayor visibilidad, no están exentos de los ciberataques.

Social Media Penetration by Region January 2019 DataReportal. Estudio de We are Social y Hootsuite.

Coincidiendo con el Día de la Seguridad en Internet, Hootsuite, la plataforma de gestión de redes sociales más utilizada del mundo, con más de 18 millones de usuarios y presente en más del 80% de las compañías de la lista Fortune 1000, analiza los 5 riesgos más comunes en las redes sociales:

  1. Error humano: uno de los problemas más comunes en las redes sociales es el error humano, que puede aparecer al publicar posts accidentales o inadecuados que puedan perjudicar la imagen de la marca.
  2. No prestar atención a tus redes sociales: si se empieza a dejar de lado los perfiles sociales y no se monitorea la cuenta, esta puede ser atacada por un virus que incluso podría afectar a los seguidores. Esto puede perjudicar a la marca ya que, si el virus envía mensajes a los usuarios, estos pueden dejar de confiar en la compañía, lo que se traduce en una pérdida de seguidores de sus redes sociales.
  3. Aplicaciones y ataques maliciosos: la red está llena de softwares maliciosos, desde pequeños virus a programas de publicidad, pasando por los ransomware, donde los piratas informáticos restringen el acceso a los archivos del sistema y piden un rescate para poder eliminar la restricción. En 2017 hubo un interanual del ransomware del 59%, respecto a 2016, según McAfee Labs.
  4. Suplantación de identidad: los fraudes de suplantación de identidad se usan en las redes sociales para engañar a los usuarios para que les faciliten información personal (como información bancaria y contraseñas). Los intentos de suplantación de identidad aumentaron un 500 por ciento en 2016, atribuidos en gran parte a cuentas de atención al cliente fraudulentas que se dirigían a clientes en Facebook, Twitter, Instagram y LinkedIn.
  5. Configuración de la privacidad: La privacidad y la protección en las redes sociales es muy importante. Sin embargo, muchas empresas siguen poniendo en riesgo su imagen al no implementar una estricta configuración de privacidad. Como resultado, los hackers pueden apoderarse fácilmente de los canales sociales de la marca y causar graves problemas, como enviar publicaciones fraudulentas a seguidores o hacer modificaciones a la apariencia de un canal.

TODA PRECAUCIÓN ES POCA

Para poder evitar estos fraudes en redes sociales, Hootsuite aconseja:

  • Proteger los equipos con las actualizaciones necesarias
  • Utilizar contraseñas muy seguras, combinando mayúsculas, minúsculas y símbolos, y cambiarlas periódicamente
  • No proporcionar datos personales
  • Crear políticas en redes sociales para que todos los empleados de la empresa sepan utilizar las redes sociales de una forma responsable

Formarse en ciberseguridad

Ante el aumento exponencial de ataques informáticos, es recomendable formarse en materia de ciberseguridad. Esto puede ayudarnos a proteger no solo nuestras redes personales, sino también aquellas que utilicemos para nuestros negocios o proyectos. El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), ofrece a los usuarios distintas opciones para que se formen en la materia. Entre sus proyectos más destacados está Protege tu empresa, cuyo objetivo es enseñar a las organizaciones a hacer un uso seguro de las tecnologías que internet les ofrece. Engloba herramientas divulgativas, formativas y de análisis, así como el catálogo de amenazas registradas.

Buena parte de los esfuerzos se destinan a las empresas y profesionales, con especial atención a sectores estratégicos y críticos como plantas energéticas, centros de telecomunicaciones o mercados financieros. Además, se busca mejorar la formación y las herramientas de los expertos en seguridad. El Incibe no se olvida de los ciudadanos de a pie y propone también iniciativas para que  aprendan a proteger sus cuentas personales y su identidad digital. La formación y la prevención son indispensables para gozar de todas las ventajas de las nuevas tecnologías de forma segura y eficiente. Vamos a ponérselo difícil a los ciberdelincuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *