Clonar mascotas para consolar a sus dueños tras su pérdida

Este gatito se llama Ajo y es un clon, haciendo honor a su nombre

“Te repites más que el ajo” es una frase habitual en castellano que quizás haya traspasado nuestras fronteras hasta llegar a la lejana China, donde han elegido ese nombre –garlic, en inglés- para el que se ha convertido en el primer gato clonado, repetición genética de otro.

En minino nació el pasado mes de julio y según Sinogene Biotechnology, empresa líder en este ámbito en China, puede ser el primer paso para clonar mascotas de forma masiva.

Esta compañía ya hizo un duplicado de la perrita policía Huahuangma, considerada la Sherlock Holmes de su gremio, en otro can con el que compartía un 99% de ADN.

China lleva unos 20 años clonando todo tipo de animales y Ajo es otro avance en una industria que genera controversias éticas y científicas y algunos temen que desemboque en la clonación de un ser humano.

clonar mascotas, ¿y qué más?

En el caso de Ajo -que, como curiosidad, también comparte nombre con una gran poetisa española– es fruto de un trabajo que empezó en 2018 después de implantar un embrión en una madre sustituta. Todo para consolar a la dueña del felino original que había fallecido por una infección del tracto urinario.

“Decidí clonarlo porque era muy especial para mí”, dice a Global Times. Tras el éxito conseguido, a los altos ejecutivos de Sinogene se les hacen los dedos huéspedes pensando en la inmensidad del mercado basado en clonar mascotas. China cuenta con más de 73 millones de dueños de mascotas y dos tercios de ellos cuidan a un gato o a un perro, con lo que la experiencia acumulada cuenta a favor de esta empresa de biotecnología.

A la hora de clonar mascotas, Barbra Streisand ya dio la nota cuando, en 2018, decidió crear un sosias de su querida perrita Samantha, después de su fallecimiento. Sin embargo, hasta ahora esta posibilidad solo se hallaba al alcance de grandes fortunas, pues la broma cuesta un ojo de la cara y ese no se clona.

Con sus patitas, Ajo empuja esta técnica hacia bolsillos más modestos pues su clonación ha costado poco más de 30.000 euros. La clonación de perros, en la que Sinogene es ya experta, es un poco más cara.

clonar mascotas
Gato «original», a partir del cual se creó a Ajo. Imagen de Sinogene.

exportar recuerdos a clones

Eso sí, aunque Ajo y el gato original que suministró el material genético parecen idénticos, tienen diferentes temperamentos y personalidades, según explica Lai Liangxue, científico jefe de la compañía y miembro de la Academia de Ciencias de China. De esta dificultad para clonar los caracteres de los animales clonados ya se percató la buena de Barbra Streisand. Las dos cachorras nacidas de las clonaciones de la difunta Samantha, Miss Violet y Miss Scarlet, “tienen personalidades diferentes”, declaró entonces la diva.

Es aquí cuando nos explota la cabeza y empezamos a pensar si esta noticia no será una fake news de verano. Y es que, para que el animal clonado comparta los mismos recuerdos que el original, la compañía china está considerando el uso de inteligencia artificial e interfaces para almacenarlos y pasar los recuerdos a los animales clonados.

una coneja pariendo un cerdo

Clonar mascotas puede consolar a sus dueños tras su muerte, pero clonar a animales en peligros de extinción puede consolar a la humanidad entera. Por ello, la compañía también se ha embarcado en esta labor enfrentándose, eso sí, a importantes dificultades.

“Clonar un animal en peligro de extinción requeriría experimentos de clonación entre especies, pero hasta ahora ningún científico ha clonado con éxito un animal fruto de especies cruzadas debido a barreras tecnológicas. Todavía es poco probable que una coneja pueda dar a luz a un cerdo, por ejemplo”, cuenta Lai Liangxue.

Un equipo del Instituto de Zoología de la Academia de Ciencias de China está tratando de inyectar una célula del cuerpo del panda en un óvulo enucleado tomado de un gato, y habrá que ver lo que pasa tras el periodo de gestación. En 1999, China produjo el primer embrión de panda clonado, así que tiempo al tiempo.  

Puestos a especular, en Nobbot ya hablamos del sueño de clonar un dinosaurio, un afán que hoy parece pura quimera por las dificultades del proceso. «Jurassic Park» muestra una realidad que hoy solo está al alcance de la ficción…de momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *