Videojuegos y robots para enseñar a niños cómo afrontar la diabetes

Videojuegos y robots para enseñar a los niños cómo afrontar la diabetes

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han presentado nuevos videojuegos y robots para enseñar a los niños los conceptos básicos sobre la gestión de la diabetes de una forma amena y divertida. También desarrollan una app que automatizará la infusión de insulina y la supervisión de los pacientes.

Según explican en SINC,  en el videojuego, la trayectoria del avión les enseña a los niños qué hábitos deben seguir y lo que ocurre si no siguen las recomendaciones pautadas. En la parte de robótica, los investigadores han programado un robot Lego, en forma de un pequeño perro con diabetes, que reacciona igualmente de un modo u otro en función de sus niveles de glucemia, dosis de insulina inyectadas, etc.

páncreas artificial para pacientes con diabetes

Además de sus trabajos para la educación de los más pequeños, el grupo Tecnodiabetes-ai2 trabaja también en una nueva app, en fase de validación clínica, cuyo objetivo final es la infusión automática de insulina para conseguir la normoglucemia, así como la supervisión también automática de los pacientes.

“Es la primera vez que evaluamos clínicamente el sistema de páncreas artificial sobre Android en el que estamos trabajando, ya que los estudios clínicos previos de los algoritmos que integra se han realizado en plataformas experimentales sobre PC. Además, se han incorporado nuevas funcionalidades, como la recomendación automática de carbohidratos para mitigar la hipoglucemia, especialmente ante ejercicio”, apunta Jorge Bondia, director del grupo Tecnodiabetes-ai2.

La validación clínica se está llevando a cabo en el Hospital Clínic de Barcelona. Los investigadores están probando en 10 pacientes adultos cómo funciona el sistema ante una situación de ejercicio en bici durante 55 minutos.

“El desarrollo de este sistema Android nos hace formar parte de los pocos grupos que tienen un dispositivo propio que les permite probar el sistema de control de una manera cómoda y, lo más importante, sacarlo del hospital, que es la clave de todo”, apunta Bondia.

Para los estudios que están realizando los investigadores en la actualidad todavía es necesario que el paciente esté metido en el hospital con los médicos, enfermeras e ingenieros a su alrededor. Pero el sistema que han desarrollado desde el Instituto ai2 de la UPV va a permitir que este proyecto finalice con un estudio domiciliario, “un trabajo experimental en el que el paciente se pueda marchar a su casa y haga vida normal, un paso que nunca se ha dado en España y al que sólo pocos grupos internacionales han tenido acceso, lo que situaría a España en la primera línea de la investigación en páncreas artificial”, destaca Bondia.