Dogecoin: su éxito desenmascara una posible burbuja de criptomonedas

Dogecoin: el éxito que desenmascara la posible burbuja de las criptomonedas

El Dogecoin es una criptodivisa derivada de otra (Litecoin) y famosa por ​usar como logo un perro Shiba Inu del meme de Internet ‘Doge’. Desde la segunda quincena de junio de 2014, se ha minado más del 80% de un total de cien mil millones. Además, se trata de la primera moneda virtual con una religión paródica, ideada por el programador y antiguo ingeniero de IBM Billy Markus en 2013.

Cuando su creador le dio vida, muchos no sabíamos ni lo que eran las criptomonedas, ni el Bitcoin, ni los protocolos y algoritmos detrás del Blockchain o cadena de bloques, el sistema sobre el que asientan las monedas virtuales. Sin embargo, por aquel entonces, los más techies comenzaron a testar sus posibilidades revolucionarias. Y a pesar de que a día de hoy sus valores han alcanzado cifras desorbitadas, el escepticismo generado alrededor de las criptomonedas también está en alza.

dogecoin, la moneda con el meme de un perro japonés

Así, a modo de terapia de choque contra la fiebre de las monedas virtuales serias y más consolidadas como el bitcoin, Billy Markus y Jackson Palmer, un australiano que estaba al frente del departamento de marketing de Adobe Systems, tomaron un meme de un perro japonés como logo. Pero ¿quién podría tomarles en serio?

Durante los primeros meses cualquiera podía generar sus propios Dogecoin o adquirirlos por decenas de milésima de euro y al igual que con casi cualquier criptomoneda, el propio mercado es el que decide como fluctúa el cambio de una divisa virtual por una tradicional. Ahora, el Dogecoin ha suscitado el interés de medios digitales de todo el mundo porque, como suele ocurrir, la realidad supera a la ficción. En los últimos días, el precio de esta criptomoneda se ha multiplicado por siete, sin mayor motivo aparente ni cambio en la tecnología o aceptación por parte de algún nuevo mercado.

Su creador ya mostró su preocupación sobre estas cuestiones el pasado año cuando comentó al ‘New York Times’ que observaba similitudes entre la industria de las criptofinanzas, las ICOs y la emoción que había generado la llegada de las empresas del internet, ”la burbuja puntocom”. Asombrado con las últimas tendencias, ha añadido que, a pesar de tener fe en el equipo de desarrollo de Dogecoin para mantener el software estable y seguro, considera que dice mucho sobre el mundo de las criptomonedas que una divisa con un perro como logo y que no haya lanzado una actualización de software en más de dos años, supere los mil millones de valoración.

¿Invertir en monedas virtuales?

No obstante, son muchos otros los expertos en el sector que han advertido de los excesos de la comunidad inversora en criptomonedas, que abrumados por las ganas de hacerse ricos parecen no preocuparse por la tecnología que mueve las monedas virtuales, su potencial y su impacto real en la sociedad. El famoso bloguero estadounidense que logró jubilarse a los treinta años gracias, entre otras cuestiones, a su habilidad inversora Mr Money Mustache ha publicado recientemente un artículo en ‘The Guardian’ en el que advierte: ¿Estás pensando en invertir en criptomonedas? No lo hagas.

”He estado observando esta situación del Bitcoin durante algunos años, suponiendo que simplemente explotaría. Pero ha surgido una locura colectiva alrededor del nuevo campo de las criptomonedas, que causa una fiebre irracional del oro en todo el mundo. Ha llegado al punto en que una gran cantidad de inversores preguntan si deben o no apostar por el Bitcoin. No, no deberías invertir en Bitcoin”, explica.

A su juicio, no se trata de una inversión; así como el oro, los sellos o los bulbos de tulipanes tampoco son inversiones. Sin embargo, ”muchas personas compraron en el pasado estas cosas hasta conducirlas a precios altísimos, no porque fueran útiles, produjeran dinero o tuvieran valor social, sino únicamente porque las personas pensaban que podrían venderlas por más dinero en el futuro”. Cuando alguien realiza este tipo de operaciones, está especulando, concluye de manera tajante este ‘criptocrítico’.

las principales criptomonedas caen un 20%

Antes se consideraban un activo para tecnófilos, pero ahora las criptomonedas están ganando más aceptación. Aunque la moneda virtual más popular, el Bitcoin, acumula una caída superior al 20% en las últimas 24 horas en los principales mercados de Asia, ante los temores por las posibles restricciones sobre esta moneda. Se trata de un mercado muy volátil: en diciembre las principales criptomonedas protagonizaron destacadas subidas, que ahora se han transformado en caídas: Ethereum (ETH) ha caído en más de un 16%, mientras que Ripple (XRP), Cardano (ADA) o Stellar (XLM) han disminuido su valor en más de un 20%. ¿Cuáles son las razones? Los expertos consideran que estas fluctuaciones están estrechamente relacionadas con las malas noticias que llegan desde China y Corea del Sur.

¿Volverán a subir?; ¿Serán el futuro?; ¿explotará la posible burbuja? Por el momento, Ignacio de la Torre, socio y economista jefe economista del Grupo Arcano, lanza está advertencia en una charla sobre disrupciones tecnológicas: ”El Bitcoin (así como otras divisas virtuales) es invalorable y está sobrevalorado, como los sellos españoles en 2006. Se trata de operaciones que solo se basan en la confianza mutua”. Lo único en lo que parecen coincidir todos los expertos es en que lo verdaderamente interesante y que sí puede revolucionar el mundo financiero, es la tecnología que hay detrás de las criptomonedas; blockchain.