La nueva energía renovable de moda proviene de corrientes submarinas

La nueva energía renovable de moda proviene de las corrientes submarinas

Recientemente, 15.000 científicos de 184 países distintos volvían a advertirnos de que la situación del medio ambiente no ha hecho más que empeorar en los últimos 25 años. Para intentar cuidar nuestro planeta resulta fundamental el impulso de las energías renovables. En España, al igual que ocurre en otros muchos países, nos queda mucho camino por recorrer para alcanzar un cambio energético más respetuoso con el medio ambiente.

Entre las energías limpias más conocidas como alternativa a las combustibles es la solar, pues el Sol es inagotable y en nuestro país disfrutamos de él muchas horas al día durante todo el año. Además, han cobrado importancia otras como la eólica, la hidráulica, la mareomotriz y ahora, tal como hemos podido leer en Omicrono, la energía que proviene de las corrientes submarinas.

StreamCube para aprovechar la energía de corrientes submarinas

La energía producida por las corrientes submarinas era desconocida, pero la empresa alemana REAC Energy GmbH ha desarrollado la maquinaria necesaria para comenzar a aprovecharla. Se trata de una fuente de energía renovable con mucho potencial, pues hasta ahora solo se utiliza la energía cinética producida por las olas. Dos terceras partes de la superficie de la Tierra está cubierta por agua y muchas corrientes marinas están funcionando en todo momento a altas velocidades constantes y potentes. Para aprovechar esta energía de manera eficiente, la compañía ha creado un módulo generador bautizado como StreamCube.

REAC Energy GmbH ha presentado un modelo de generador submarino modular, que se podría ajustar a las corrientes simplemente aumentando el número de módulos.  Cada uno de ellos tiene un largo de unos 6 metros y una altura de 2,6 metros por 2,4 metros de ancho.

En las primeras pruebas realizadas para aprovechar la energía cinética de las corrientes marinas, StreamCube ha demostrado ser una solución eficiente porque cada módulo es capaz de funcionar con una velocidad escasa de 1 metros por segundo, y es capaz de generar unos 6 KWh. Por el momento, la maquinaria se ha testado en las Islas Orcadas, al norte de Escocia, donde obtuvieron muy buenos resultados. En esta ubicación, las corrientes de mareas naturales son numerosas, por ello fue escogido como un punto muy interesante para probar este tipo de dispositivos. La firma detalla que el dispositivo tiene coste bajo, se puede transformar de manera sencilla y apenas tiene impacto en el medio ambiente, otra de las cuestiones también muy importantes.

Fuente: Omicrono