España, nación digital...pero no tanto: mucho trabajo por hacer

España, nación digital…pero no tanto: mucho trabajo por hacer

España, a día de hoy, no ocupa un lugar relevante entre el grupo de países líderes en cuanto a digitalización, ni a nivel global ni en su contexto europeo. Esta es una de las conclusiones del informe España Nación Digital, elaborado por la asociación @Adigital, cuyo objetivo es crear una herramienta de utilidad para el diálogo, conocimiento y toma de decisiones por parte de todos los actores (gobierno, empresas y ciudadanos) implicados en la transformación digital de nuestro país.

La lectura de la delicada situación de España en digitalización, ubicada en posiciones intermedias, es que el país, a día de hoy, no está siendo capaz de aprovechar todas las oportunidades asociadas a este proceso asumiendo un coste de oportunidad en términos de crecimiento económico y creación de empleo, según se afirma en el informe. Esto supone una llamada de atención para el secretario de estado para el Avance Digital, Francisco Polo, que, en la presentación del estudio, afirmó “que la digitalización es la gran oportunidad para la economía española, porque genera eficiencia y ésta a su vez, productividad, lo que redunda en mejores puestos de trabajo”. Recientemente el Gobierno anunció su estrategia de nación emprendedora, con medidas fiscales y de fortalecimiento del ecosistema digital.

buenas infraestructuras, pero falta financiación y formación

A pesar de las deficiencias españolas en términos de digitalización, nuestro país ofrece unas variables de infraestructuras y uso que lo sitúan en el grupo de las economías más avanzadas, con mayores similitudes con las grandes economías europeas y con notables diferencias con los pequeños líderes digitales europeos. Es en los ámbitos de mercado y talento donde se requiere un mayor esfuerzo si no se quiere formar parte del furgón de cola del tren del futuro.

En cuanto a mercado, el informe recomienda un desarrollo pleno del Mercado Único Europeo, con desfragmentación del mercado interno español y eliminación de barreras. También recomienda un mayor aprovechamiento del idioma español como llave a nuevos mercados, establecimiento de un marco más amplio, claro y estable de apoyo a la I+D+i, con mayor involucración privada, desarrollo de polos de innovación y excelencia, y un mayor grado de especialización regional y sectorial. Otros puntos importantes son la mejora del acceso a financiación y capital riesgo para proyectos y empresas innovadoras,fomento de la compra pública innovadora y mejora de los mecanismos de transferencia tecnológica.

En cuanto a capacidades y talento, España Nación Digital urge a fomentar la alfabetización digital a todos los niveles y la formación continua, mejora de la calidad del sistema educativo básico y sus resultados en comparativas internacionales, reducir las brechas (género, etc.) existentes en cuanto a digitalización a nivel de población, así como fortalecer la educación en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM). También recomienda dedicar mayores esfuerzos a la  atracción de talento internacional, y visibilización de los existentes. Por último, considera necesaria la adopción tecnológica y digital por parte de las pequeñas empresas.

nación digital

una llamada a la acción para lograr una nación digital

En Europa se espera que el impacto de la digitalización favorezca al continente en su conjunto pero, tal como refleja España Nación Digital, algunos países parecen mejor posicionados para aprovechar las nuevas oportunidades que otros. “El precio de no tomar decisiones, de no actuar y de no situarnos en el bloque de cabeza es alto: los países que ignoren los grandes cambios del entorno verán mermada su capacidad de competir, de crecer y de atraer el talento que permita alimentar el círculo virtuoso”, se afirma en el estudio.

Hay mucho trabajo por hacer pero, a la luz de los datos, no parece que se pueda desaprovechar la oportunidad. Se espera un significativo retorno de los esfuerzos a realizar en el ámbito: las tecnologías y servicios móviles son ya responsables del 4,4% del PIB a nivel global y de 28 millones de empleos, con estimaciones de que cada dólar adicional invertido en infraestructuras TIC puede contribuir a una aportación adicional de 5 dólares al PIB hasta 2025. En el caso particular de España, esta reinvención digital puede tener un impacto de entre 1 y 2 puntos anuales en el PIB hasta dicho año.

nación digital

Según se destaca en el informe, el precio de la falta de acción puede ser alto: aunque los países son más diversos y en general más resilientes que las empresas, no pueden permitirse ignorar los grandes cambios que se están produciendo en el entorno competitivo en el que operan.

Hoy, España claramente pertenece al grupo de economías de segundo nivel, lejos del grupo de líderes digitales (salvo Estonia) y de los principales países europeos (salvo Italia). Por ello, tal como se señala en el informe, es necesario hacer un esfuerzo extra para, en un primer paso, alcanzar al grupo de cabeza, y, en segundo lugar, situarse por encima del resto de grandes países europeos.