Un simulador para prever el resultado de un implante intraocular

Un simulador para prever el resultado de un implante intraocular

Por primera vez, un paciente que esté a punto de ser operado de cataratas con un implante intraocular podrá experimentar cómo va a mejorar su visión una vez pase por quirófano. Gracias a un nuevo simulador portátil, desarrollado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), los pacientes y los cirujanos disponen de la posibilidad de ver los efectos de una lente multifocal intraocular (que permite ver a diferentes distancias) de forma realista antes de ser implantada. Los detalles sobre la validación de este nuevo dispositivo aparecen publicados en el último número de la revista Scientific Reports.

Las lentes multifocales se emplean en operaciones de cataratas (para sustituir el cristalino cuando pierde transparencia) o para la corrección de la presbicia o vista cansada. Para ello existen en el mercado distintos diseños de lentes y elegir una u otra depende de la tolerancia y preferencias que tiene cada paciente.

menos ansiedad ante el implante intraocular

“La posibilidad de que el paciente experimente la visión con una lente multifocal antes de la cirugía resulta muy atractiva para aliviar la incertidumbre y poder manejar sus expectativas”, asegura la investigadora del CSIC Susana Marcos, que trabaja en el Instituto de Óptica. Su equipo en el Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica lleva años desarrollando tecnologías de simulación de visión simultánea con el fin de evaluar la calidad visual con nuevos diseños de lentes multifocales antes de que éstas sean implantadas o, incluso, fabricadas.

“Los simuladores visuales son una técnica ideal para proporcionar a los pacientes una experiencia realista de la multifocalidad antes de la implantación de una lente intraocular. Además, si el simulador se reduce y tiene un diseño más práctico que los que existen actualmente en el mercado, los beneficios se multiplican”, agrega Marcos.

El nuevo simulador puede ser controlado a través de una aplicación para el móvil o la tablet. Con este programa es posible, no sólo controlar las lentes del dispositivo, sino además llevar un registro de las pruebas llevadas a cabo en cada paciente esté donde esté.

Fuente: CSIC