Inteligencia artificial para detectar imágenes manipuladas

Adobe y la IA: una policía inteligente que detectará rostros falsos creados con Photoshop

La inteligencia artificial posee un potencial extraordinario en lo que a las imágenes se refiere. Con el tiempo, ha adquirido la capacidad de colorear aquello que estaba oscuro, de aportar realismo y belleza a cuatro garabatos mal hechos e incluso de crear retratos de personas que no existen.

Esta última habilidad no siempre se utiliza de la forma más correcta y honesta, motivo por el cual otra inteligencia artificial se ha visto obligada a adoptar un roll justiciero. Un equipo de investigadores de Adobe, en colaboración con la universidad de Berkeley, ha logrado crear una inteligencia artificial capaz de detectar imágenes manipuladas con Photoshop. 

El equipo comenzó su trabajo partiendo de una premisa clara: la mayor parte de las imágenes manipuladas recurren a programas similares a Photoshop. A partir de ahí, los investigadores han logrado una red neuronal capaz de detectar cambios realizados en las imágenes. El punto de partida se encuentra en la función Face Away Liquify de Photoshop, diseñada para modificar los ojos, la boca y otras características faciales de las personas.

El sistema de inteligencia artificial capaz de reconocer rostros falsos se puso a prueba con una serie de fotografías en las que aparecían los miembros del equipo de investigadores. Todos ellos posaron para la cámara y, posteriormente, realizaron algún que otro cambio en sus rostros utilizando la conocida herramienta de Adobe. Ambas versiones de cada retrato se presentaron ante el sistema de aprendizaje automático, ahora frente a la dicotomía de realidad vs manipulación.

Los resultados fueron más que satisfactorios ya que el sistema de inteligencia artificial detectó la manipulación de los retratos en un 99% de los casos, una cifra nada despreciable para un sistema que aún se encontraba en pañales. Por si esto fuera poco, el sistema consiguió devolver las imágenes a la que consideraba que era su forma original.

Invención de rostros

Ya hemos visto en otras ocasiones que la propia inteligencia artificial es capaz de crear rostros inexistentes que, sin embargo, parece muy reales. Un ejemplo de esto es “Esta persona no existe”, una web cargada de caras totalmente realistas que, por mucho que os extrañe, no existen. Un algoritmo conocido como Redes de Confrontación Generativa (GAN) es capaz de hacer el milagro.

Detrás de esta web está Phillip Wang, un ingeniero de software en Uber que quiso demostrar al mundo el potencial de esta tecnología. Basándose en los GAN, desarrollados por la compañía Nvidia, Wang creó un nuevo código llamado StyleGAN que nos demuestra la sencillez de vislumbrar miles de rostros falsos sin la necesidad de que el usuario intervenga. Personas nacidas de la nada cuyos rostros, perfectamente, podrían copar portadas y telediarios sin que fuéramos capaces de detectar la falsedad de los mismos.

Una herramienta contra la manipulación mediática

Esta constante manipulación hace que la conocida frase «una imagen vale más que mil palabras» pierda toda su esencia y afecta seriamente a la credibilidad y el rigor de los medios de comunicación. La relativa facilidad existente para alterar la realidad ha traído a escena una enorme cantidad de noticias falsas acompañadas de material audiovisual que, sin exagerar, es más falso que una moneda de chocolate.

inteligencia artificial
Pixabay

Fake news, deep fake… un ogro moderno que pone en jaque a la información y, en consecuencia, a las democracias que se alimentan de ella. Por eso, el equipo encargado de este proyecto espera que esta nueva herramienta, centrada en la manipulación facial, devuelva a los medios digitales un cierto grado de confianza y logre inspirar más ideas para luchar contra las mentiras en internet.

Imagen destacada: Detecting Photoshopped Faces by Scripting Photoshop. Adobe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *