Maldita Ciencia, la guerra contra las pseudociencias gana un nuevo aliado

Que tiemble la ‘fake science’, la guerra de Maldita contra los bulos llega a la ciencia

maldita ciencia contra fake science

Las vacunas causan autismo. Una ola de inmigrantes amenaza la estabilidad del país. Pseudociencia y fake news, también conocidos como bulos o, más llanamente, mentiras interesadas. De las cosas que se hacen pasar por ciencia, pero no lo son, y de las noticias falsas que corren como la pólvora a través de las redes sociales, ya hemos hablado en nobbot. También de Maldita Hemeroteca y Maldito Bulo, uno de esos superhéroes que aportan pruebas donde el resto solo busca el clic fácil. Ahora, los tres temas confluyen en la lucha contra la fake science.

“Creemos que hay muchas cosas opinables, pero la ciencia solo es discutible con argumentos científicamente probados. Vamos a desmentir bulos relacionados con la ciencia, pero también queremos intentar explicarte los avances científicos que nos afectan a todos y que de los que a veces nos enteramos a medias”. Así se presenta Maldita Ciencia, el proyecto más reciente de Maldita.es que busca rescatar el rigor y la evidencia científica en los medios. Que tiemblen por igual tierraplanistas y magufos del miedo a la tecnología.

logo de maldita ciencia

Maldita Ciencia y #StopPseudociencias

Bulos científicos hay muchos. Algunos son bastante inofensivos, como ese de que al zumo se le van las vitaminas si no lo bebemos rápido. Otros son peligrosos porque juegan con la salud (y el bolsillo) de las personas, como la homeopatía. Algunos incluso pueden poner en jaque a sociedades enteras, como ha logrado el auge del movimiento antivacunas en ciertos países, despertando enfermedades dormidas como el sarampión.

Pero todos utilizan el mismo truco. Exactamente el mismo del que se aprovechan todas las fake news. Utilizan el desconocimiento de la audiencia para convencernos de cosas que no son ciertas o, como mínimo, no se han podido demostrar. Claro, ¿y cómo podemos saber lo suficiente de todos los temas para no dejarnos engañar? ¿Y cómo podemos llegar a confiar en la fuente que nos transmite la información? Hay trucos.

Además, por fortuna, las mismas redes sociales que sirven de altavoz para las pseudociencias son una buena plataforma en la que informarse. Si sabemos a dónde acudir. Movimientos como el #StopPseudociencias en Twitter, al que se ha unido desde sus inicios Maldita Ciencia, buscan desenmascarar terapias alternativas y, sobre todo, hacer públicos los informes y casos que muestran sus perjuicios.

Un consultorio contra la fake science

Algunos estudios han probado que la miel tiene propiedades antibacterianas. De ahí a decir que es el mejor remedio para curar todo tipo de heridas hay un largo camino. ¿Y ya si dejamos que nos piquen las abejas para curarnos enfermedades como la esclerosis o el párkinson? Una de las características de las pseudociencias es que toman estudios con resultados poco solidos o casos concretos y los generalizan bajo el paraguas de ciencia.

Después, muchas personas se lo creen y otras tantas levantan la ceja. Y dudan. Uno de los proyectos de Maldita Ciencia es, precisamente, apoyarse en estas personas que dudan e intentar responder sus preguntas. Semana a semana publican una sección de consultorio. En ella, reciben las dudas de los lectores y buscan respuesta en la literatura científica publicada sobre el tema.

Van ya por la sexta edición de su consultorio científico. Y han respondido preguntas sobre los supuestos beneficios del vapeo frente a los cigarrillos tradicionales, la relación entre píldoras anticonceptivas, champús y el crecimiento del pelo, o el bulo recurrente de la comida radiactiva y cancerígena tras su paso por el microondas.

maldita ciencia alerta de fraudes

Preguntas para trivial

Que no te la cuelen. Ese es el principal beneficio del conocimiento. Pero saber de ciencia tiene muchos otros beneficios. Uno de ellos, creen desde Maldita Ciencia, es tener más posibilidades de ganar en el Trivial. Así que han creado una pequeña sección secundaria llena de datos interesantes bajo el título de ‘Preguntas que te harán ganar al Trivial’. En ella se publican de forma regular efemérides científicas, información sobre el papel de las mujeres en la ciencia y curiosidades.

Una sección imprescindible para saber que un ciempiés tiene 21 o 23 pares de pies. O que el cerebro es el órgano humano que acumula más grasa. También para poner en valor el papel de la química Rosalind Franklin, maestra de la cristalografía y la primera persona que fotografío una molécula de doble hélice de ADN, de cuyos datos se aprovecharon Watson y Crick.

Una de bulos veraniegos

Lo importante de la información es que esté disponible en el momento y en el lugar en que se la necesita. Así, entre ola de calor y ola de calor, poco sentido tiene hablar de los mitos contra el resfriado. Desde el mes de julio, Maldita Ciencia Summer Edition persigue bulos y pseudociencias que se hacen fuertes en los meses de verano.

maldita ciencia científicos

Orina para aliviar la picadura de una medusa, por obra y gracia de Chandler Bing y Monica Geller (‘Friends’). Uno de los mitos veraniegos más extendidos y una terrible idea según la American Chemical Society. En caso de picadura de medusa, lo mejor es siempre acudir al puesto de socorrismo o a la farmacia más cercana. Pero, si no es posible, el vinagre y la propia agua de mar harán mejor función que la orina.

¿Y las dos horas de digestión antes de bañarse? Se sospecha que este bulo surgió para respetar la siesta, pero este punto tampoco ha sido confirmado. En realidad, la digestión no siempre dura lo mismo, ya que depende en gran medida de lo que hayamos comido. Y, además, no puede cortarse. El mito surge, explican desde Maldita Ciencia, del síncope de hidrocución. Este shock se produce por un cambio brusco de la temperatura corporal y no tiene nada que ver con lo que tengamos en el estómago.

De la política internacional a los tejemanejes locales, de la ciencia de vanguardia a los cuidados básicos de la salud, el deporte, la cultura, la prensa rosa… La batalla contra la mentira y los bulos se juega en muchos frentes. Uno de los bandos conquista nuestros corazones con las palabras que queremos oír. El otro nos convence con argumentos. Uno no ha significado ni un solo avance en la historia de la humanidad. El otro ha cambiado la historia. ¿Por cuál queremos tomar partido?

En Nobbot | Falacia de asociación, argumento ‘ad hominem’ y otros engaños pseudocientíficos

Imágenes | iStock, Pixabay, Maldita.es