¿Se ha mojado tu móvil? Olvídate del arroz y prueba esto

mojadoNi arroz, ni papel absorbente, ni secadores de pelo. Estos métodos tan extendidos para cuando se ha mojado un dispositivo electrónico no son más que mitos.

La falta de pruebas y fiabilidad de técnicas tan conocidas como introducir el móvil en arroz para así secarlo cuando este se ha mojado, hacen que pueda incluso ser perjudicial para el propio dispositivo. Ningún fabricante ha recomendado nunca este tipo de técnicas y ahora que es verano y que este tipo de accidentes aumentan su frecuencia, debemos saber que lo esencial es apagar nuestros dispositivos móviles para así evitar un cortocircuito y perderlos para siempre.

Mojado pero no roto

Un dispositivo electrónico que se ha mojado, no se transforma directamente en un dispositivo roto. Es importante tener esto en cuenta dado que muchas veces damos por perdido los aparatos antes incluso de que dejen de funcionar. A pesar de ello, el tiempo si es un factor clave a la hora de ‘salvar’ nuestros equipos frente al agua y la humedad, dado que cuanto antes logremos secarlos, menos probabilidades habrá de que el agua llegue a los materiales metálicos que componen el interior de los mismos y se empiecen a corroer, lo que provocaría un incremento en el riesgo de cortocircuito o que se rompa alguna pieza.

Debido al alto coste de la reparación de este tipo de equipos existen montones de mitos que prometen ayudarnos a solucionar ciertos problemas.

El arroz mejor en la cocina

Antes de llenar un bol de arroz y poner dentro nuestro móvil, es más conveniente llevar a cabo estos pasos:

  • En cuanto nuestro dispositivo haya tenido un contacto con el agua, debemos apagarlo y desconectarlo de la corriente eléctrica. En ningún caso es conveniente poner a cargar el equipo y a pesar de que el arroz es una solución muy extendida, este puede soltar almidón y deteriorar aún más el interior del dispositivo dañado.
  • Por su parte, otras técnicas como los secadores de pelo, pueden parecer buena idea, sin embargo, es más fácil que con esta técnica ‘empujemos’ los restos de agua a zonas del equipo que aún se mantenían secas, dañándolas, por lo que debemos descartar esta posibilidad.
  • Ante esta problemática, la mejor herramienta son las bolsas de sílice (los pequeños paquetes que incluye la ropa o la comida para eliminar la humedad). Estas bolsitas deben introducirse en un recipiente junto con el dispositivo durante entre 24 y 48 horas para así asegurar la total absorción de la humedad.

A pesar de ello, la mejor solución es y siempre será acudir a un profesional, que a pesar de su elevado precio, cuenta con la habilidad para abrir el dispositivo, limpiarlo y realizar una correcta revisión de cada una de las partes para comprobar si se han dañado, aumentando así las posibilidades de salvarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.