Música 8D y canciones 8D "escuchar con tu cabeza y no con tus oídos"

Música 8D que hará que «escuches con tu cabeza y no con tus oídos»

Es muy probable que hayas recibido vía Whatsapp un mensaje que incorpora un aviso de lo más embriagador e insta a que descubramos  una «nueva» forma de crear música. Esta tecnología sonora 8D transforma nuestros momentos musicales con auriculares en experiencias muy realistas.

El sonido que nos llega por estos pequeños dispositivos recrea una estancia llena de altavoces, donde el sonido se halla en movimiento convirtiéndonos en público de un concierto virtual.

Además, las características sonoras de la música 8D pueden ser aplicadas para mejorar la experiencia en los videojuegos y en la cada vez más extendida realidad virtual.

Para disfrutar plenamente de este “efecto 8D” hay que disponer de micrófonos especiales que generan el efecto binaural, que es la clave en este caso. De no ser así, habrá que trabajar con la música en un complicado proceso de post-producción con el que se trata de modificar las ondas de sonido para que estas se multipliquen en varios canales para simular que llegan a nosotros desde distintas direcciones.

Qué es la Música 8D

¿Ocho dimensiones? La música 8D en realidad hace referencia a una técnica auditiva. Cuando nos ponemos unos auriculares la música sale por dos speakers, el derecho y el izquierdo. La música, por tanto, se escucha en estéreo, aunque esté grabada de forma monofónica. Por otro lado, cuando usamos un home cinema 5.1 o 7.1 estamos escuchando sonidos que provienen desde cinco o siete fuentes emisoras.

En cambio, en la vida real los sonidos provienen desde todas las direcciones: derecha, izquierda, detrás, delante, arriba, abajo, detrás pero hacia la izquierda, desde arriba pero inclinado a la derecha, etcétera.

La música en 8D hace referencia a grabaciones que transmiten esa misma sensación: que la música llega desde todas direcciones. ¿Y cómo logran este efecto? O bien manipulando las ondas de sonido dentro de un espectrograma tridimensional, o bien utilizando técnicas para capturar el audio desde distintas direcciones y lograr, por tanto, esa sensación de omnidireccionalidad y movimiento.

Qué SE SIENTE ESCUCHANDO Música 8D

Imagina una carrera de dos carriles. Eso es el sonido estéreo. El sonido 8D es como correr libremente por el campo, en todas direcciones.

A través de esta técnica, donde el sonido ya no fluye por dos canales sino por toda una escena tridimensional, percibimos que los objetos son «más reales». El plato de una batería ya no suena «grabado» sino «como si estuviésemos al lado, escuchándolo tocar» en el estudio o local de ensayo. Se obtienen nuevos matices y nuestra percepción sensorial aumenta.

En realidad se trata de un sencillo algoritmo con el cual atenuar unas cuantas frecuencias y potenciar otras. Pero el resultado es tan sorprendente que hackea nuestro cerebro, predispuesto para analizar e interpretar desde qué punto espacial concreto proviene cada sonido. Este hackeo y es interpretado por el cerebro como algo real, que nos retrotrae a escenas similares. La música disco suena como si paseáramos por la pista de baile. De ahí la frase «será la primera vez que escuches esta canción con tu cerebro y no con tus oídos». Algo que conecta directamente con el audio ASMR.

Los resultados son tan sorprendentes que hoy día la música 8D se usa con fines terapéuticos, para ayudarnos a relajar los músculos, hacer ejercicios de respiración, concentrarnos mejor y reducir los niveles de estrés.

¿Es la música 8D la puerta a la octava dimensión?

El sonido 3D, audio binaural, inmersivo u holofonía son sinónimos de la música 8D que estalla las redes sociales. Y se ha convertido en el contenido favorito de Instagramers o YouTubers. Pero este sonido, considerado por muchos como la puerta a la octava dimensión -de ahí su nombre 8D-, no es más que una excelente estrategia de marketing.

Esta denominada (erróneamente) innovadora tecnología fue descubierta por el porteño Hugo Zuccareli en 1980. El descubrimiento del sonido 3D rompió con la concepción funcional lineal de nuestro oído, demostrando que no escuchamos de manera lineal sino que ubicamos los sonidos en el espacio en ángulos de 360 grados.

Además, grupos como Pink Floyd con su disco The Final Cut, The Beatles, Led Zappelin o Queen exploraron en su época esta experiencia de sonidos holofónicos. Mención especial merece el Quadrophenia de The Who. Sonido 4D en vez de sonido 8D.

Actualmente, los sonidos 3D han vuelto a subir al podio de tendencias en las redes sociales. Y ha sido por esta canción, que nos ofrece una magnífica composición instrumental que crees escuchar, incluso, desde tu nuca.

Pero aunque la música 8D no sea algo novedoso, es una experiencia sonora muy interesante para aplicar en la realidad virtual y los videojuegos. Cuestiones como la contribución de esta tecnología a la música y producción artística o el uso que puedan hacer de ella músicos o creadores de contenidos han sido base de la última convención anual de AES (Audio Engineering Society) en Tokyo.

¿Qué diferencia tiene la música 8D con la música estéreo?

La diferencia entre el sonido estéreo y el sonido 8D se observa en los sistemas de grabación. Para grabar sonido estéreo se utilizan dos micrófonos, uno para cada canal auditivo, es decir para cada oído. En cambio, según explica Loren Alloza Pascual para el diario ABC, “para grabar sonido 8D se utiliza una maqueta de una cabeza humana como micrófono, que registra el sonido que pasa tanto por las orejas como por el cráneo, convirtiéndolo en una caja de resonancia”.

Estas conocidas dummy heads poseen micrófonos posicionados de manera ergonómica que simulan el funcionamiento de nuestro sistema auditivo.

El tiempo que el sonido tarda en recorrer los 20 centímetros que, aproximadamente, separan nuestras orejas provoca un efecto de retardo sonoro. Algo similar al efecto de ondulación sonora que escuchamos al afinar las cuerdas de una guitarra. Si nos hablan por el lado derecho el sonido tardará algo más en llegar al canal auditivo izquierdo, si nos hablan por detrás escucharemos el sonido de manera distinta, porque nuestros orejas generarán un efecto membrana.

Este tiempo de transferencia sonora permite que nuestro cerebro sepa de dónde proviene el sonido, ofreciéndonos una experiencia tridimensional y envolvente.

Según señala Jaime Altozano en WifiLeaks  “la música 8D es otro nivel, utiliza un algoritmo que recrea el funcionamiento de nuestro sistema auditivo pero solo con el uso de cascos, así se consigue que con dos cascos en nuestros oídos sintamos que no los llevamos puestos”.

En YouTube podemos encontrar infinidad de videos y pistas de audio populares de distintas generaciones convertidas en música 8D, un verdadero regalo para nuestros oídos.

Mejores canciones de música y sonido 8D

No en vano, canales de Youtube como 8D TUNES se dedican exclusivamente a subir canciones populares reconvertidas a través de esta técnica, donde el bombo y las melodías arropan nuestra cabeza, girando a nuestro alrededor.

De Enya hasta temazos de reggeaton, el sonido 8D es una tendencia imparable. Y para que puedas seguir flipando con esta avanzada técnica de síntesis y producción musical, hemos elaborado un ranking con las canciones que mejor aplican el sonido 8D. Algunos son clásicos que, a través de las nuevas fórmulas de procesamiento del sonido, parecen canciones nuevas.

Halsey – ‘Without Me’

Con 24 millones de reproducciones, el incontestable hit de Halsey transforma cualquier auricular en una pista de baile.

Billie Eilish – ‘Ilomilo’

Mención especial merece este tema que se convirtió en un audio viral en WhatsApp y playlist de Spotify. En Youtube, el original subido hace más de dos años ya suma más de 17 millones de reproducciones.

Vivaldi – Invierno, de ‘Las cuatro estaciones’

¿Y qué te parecería escuchar Las Cuatro Estaciones tal y como si estuvieras paseando por un auditorio real, mientras los intérpretes ejecutan sus líneas maestras?

Imagine Dragons – ‘Believer’

Casi 55 millones de veces ha sido visto este vídeo que traslada el mítico tema de Imagine Dragons a la sala de conciertos. Una buena idea para trasladar la música 8D en tiempos de confinamiento.

Queen – ‘Bohemian Rhapsody’

Y no podía faltar este hito, que ha sido replicado en 8D, 12D, 24D. No, no estamos hablando de tiradas de dados en partidas de rol, sino de la cantidad de «canales» usados y aplicados en la remasterización de esta canción. Tú mismo puedes crear tu propia versión siempre y cuando cuentes con los canales independientes de esta pista.

En Nobbot | La música como memoria: de la peste negra al COVID-19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *