Ovnis con forma de platillo volante y diseño oriental

Los platillos volantes existen y los pilotan seres de ojos rasgados que sienten pasión por el arroz

En nuestra mente, zarandeada por la cultura pop y diversas teorías sobre conspiraciones cósmicas y terrestres, los ovnis tienen forma de plato invertido, ese «platillo volante» descrito en 1947 por el joven piloto Kenneth Arnold, tras avistar cinco de estos objetos desplazándose erráticamente por el cielo.

Bill Bequette, redactor del periódico The East Oregonian, hizo suya esta descripción y redactó una crónica que empezaba así: “Nueve objetos brillantes con forma de platillo, volando a increíble velocidad a 10.000 pies de altura, han sido vistos hoy”. Daba lo mismo que los objetos descritos por Arnold tuvieran forma de bumerán porque, como este describió su vuelo como “el de un platillo si lo lanzas sobre el agua”, al periodista le pareció que la potencia de esta imagen era tal que desperdiciarla, para describir a los ovnis, sería pecado.

ovnis en la televisión antes de iker jiménez

Desde entonces, la era a. de I. (antes de Iker Jiménez), hasta ahora han corrido ríos de tinta, cascadas de papel y chaparrones de películas que han tatuado ovnis junto a platos en nuestras circunvoluciones cerebrales. Sirva como muestra el día en que el informativo de la Televisión Española contó que un ovni había aterrizado en Rusia. Fue hace 30 años y la infografía mostraba claramente a una especie de ensaladera vuelta del revés. Una imagen que se repetía en la cobertura realizada por el periódico ABC, en la que se afirmaba que los tripulantes de los ovnis eran gigantes.

Ya en nuestros días, la Marina de EE.UU. ha reconocido la autenticidad de tres vídeos publicados por The New York Times en los que aparecen objetos con forma “de huevo alargado”. Las imágenes de los ovnis no son muy claras, pero podrían asemejarse a un huevo, a un platillo o a un sombrero cordobés.

el ovni chino

El caso es que si estos pilotos hubieran visto surcar el cielo este nuevo prototipo de helicóptero presentado en una feria de helicópteros china, con seguridad lo hubieran descrito como un platillo, confirmando nuestras expectativas, también moldeadas por la moda “foodie” en Instagram.

Apodado el “Super Great White Shark”, el aparato parece surgido de las páginas de Amazing Stories. De 7,6 metros de largo y 2,85 metros de ancho presenta un diseño compacto con forma de anillo que rodea la cabina del piloto, situada en el centro. Vamos, un plato invertido. Dentro del anillo se esconde un rotor que proporciona la elevación vertical y dos motores turborreactores que podrían facilitar el desplazamiento horizontal a muy alta velocidad.

Según explican en The Drive, el helicóptero tiene un peso máximo de despegue de 6.000 kilogramos, una velocidad máxima de 650 kilómetros por hora, y una velocidad de ascenso de 16,5 metros por segundo.

Atraídos por el diseño futurista de la aeronave, los observadores militares chinos señalaron que las capacidades de alta velocidad y sigilo de la aeronave podrían darle al arma una ventaja en el campo de batalla.

Otros países, como EE. UU., realizaron antes experimentos con diseños similares en el pasado pero estos prototipos nunca superaron esa condición. A fines de la década de 1950 y principios de la década de 1960, la Fuerza Aérea y el Ejército de los EE. UU. experimentaron con nuevos tipos de aviones de despegue y aterrizaje verticales, incluidas plataformas voladoras circulares y helicópteros con la forma de platillo volante.

Entre los más notables se encontraba el Avro Canada VZ-9 Avrocar , que utilizaba tres motores a reacción montados en el centro para expulsar aire a través de los respiraderos sitiados en su borde circular para elevar el aparato, explotando el efecto Coanda.

Estas corrientes de aire podían dirigirse para proporcionar empuje hacia adelante. Otro rotor central permitía a la nave despegar y aterrizar verticalmente.

Estas ideas se perdieron como lágrimas en la lluvia, así que ya veremos qué pasa con la aeronave china con forma de platillo volante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *