Así es el primer libro escrito únicamente con emojis

Sol, carita sonriente y muñequito andando: así es el primer libro escrito solo con emojis

Book from the groud. Xu Bing

Los emojis se han convertido en una especie de lenguaje universal que todos usamos y entendemos. Tiernas caritas que expresan casi cualquier estado de ánimo, plantas, animales, comidas variadas… hay pocas cosas que no podamos comunicar con emojis y sino que se lo digan a Xu Bing, el escritor del primer libro creado únicamente a base de emoticonos. La obra literaria/gráfica ha sido bautizada como Book from the Ground (El Libro de la tierra) y cuenta un día en la vida de Mr. Black, un clásico hombre de oficina. Las palabras no hacen acto de presencia en ningún momento y, a pesar de ello, lo más probable es que todo el mundo entienda la historia porque, ya sabéis, los emojis no entienden de lenguas y mucho menos de fronteras.

El primer libro que todos podemos leer

Book from the Ground es una novela sencilla, con toques de diversión que no sigue los parámetros tradicionales. El libro está dividido en 24 capítulos y cada uno de ellos se corresponde con una hora del día de Mr. Black, un personaje al que conoceremos gracias a más de 8.000 emojis. Tal y como relataba Xu Bing en la presentación de su especial novela, celebrada en Valencia con motivo de la exposición sobre la obra del creador chino Art for the people, la idea surgió hace 13 años fruto del aburrimiento en los aeropuertos. El artista chino recorrió una terminal tras otra fijándose en la gran cantidad de señales e imágenes que rodean nuestra realidad y decidió emplearlas para contar una historia. Ya saben, a unos nos da por atracar las máquinas expendedoras y otros hacen arte.

emojis
Book from the ground. Xu Bing

Tened en cuenta que hace 13 años no teníamos la cantidad de iconos sofisticados que tenemos hoy en día. La cosa era mucho más básica y los emojis tenían, en muchas ocasiones, la misma expresividad que un ladrillo. De hecho, el propio Xu Bing reconocía la dificultad que suponía por aquel entonces desarrollar esa idea loca que rondaba su cabeza entre el ruido de maletas y aviones. «Al principio, era difícil porque había un número limitado de emoticonos pero en los últimos años se ha ampliado muchísimo y gracias a eso he podido acabarlo» aseguraba en la presentación de la novela.

Lo realmente llamativo de esta novela es que todo el mundo puede comprender su contenido, independiente del contexto sociocultural en el que vivan. Este era precisamente el objetivo de este escritor tan peculiar, fascinado por la creación de un lenguaje universal de pictogramas. «Todo el mundo puede leer el libro independientemente de cuál sea su bagaje educativo o su contexto cultural» reconocía Xu Bing. Otra de las intenciones del artista es, además de la comprensión, la relación del público con su trabajo. Este artista chino cuenta con una amplia trayectoria artística y sus obras se han expuesto en grandes museos de todo el mundo como el Museo Metropolitano de Arte y el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Los emojis: Un lenguaje que traspasa fronteras

La Universidad de Michigan y la Universidad de Pekin realizaron en el año 2017 un amplio estudio sobre los emoticos y su impacto en la comunicación a nivel mundial. Para ello, analizaron 427 millones de mensajes de casi cuatro millones de usuarios de teléfonos inteligentes en 212 países. Las conclusiones mostraron que los países relacionados con altos niveles de individualismo como Australia, Francia y república Checa prefieren los emoticonos felices mientras que en México, Chile, Perú o Colombia son más habituales los emojis que expresan tristeza.

A nivel global y por edades, la franja de los 21 a los 24 años es la más apegada a este tipo de lenguaje (28.8%). Por género, las mujeres los utilizan más del doble que los hombres. En cualquier caso, y dejando las cifras a un lado, queda claro que los emojis se han convertido en un lenguaje universal que nos permite comunicarnos con personas de distintas sociedades y culturas. Parece que Mr.Black y su historia viajarán por el largo y ancho de este mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *