Proyecto Libera elimina los residuos que hay en la Naturaleza

Así es como el Proyecto Libera elimina los residuos que hay en la naturaleza

Qué es el proyecto LiberaEl reto viral Basura Challenge limpia el planeta de la basura que la contamina. Sin embargo, existen otras iniciativas anteriores trabajando en esta línea. Es el caso del Proyecto Libera que coordinan Ecoembes y SEO Birdlife.

“Cada residuo genera un malestar en la naturaleza que hay que evitar y reducir al máximo. Por ejemplo, una colilla está contaminando hasta 50 litros de agua entre cinco y 25 años”. Son palabras de Sara Güemes, coordinadora del Proyecto Libera de Ecoembes.

La iniciativa nació hace dos años cuando voluntarios de SEO Birdlife contactaron con ellos para buscar una solución al problema de la basura, gestionarla y hacer una campaña sobre la situación. “El fundamento de ‘Libera, unidos contra la basuraleza’ es concienciar sobre la problemática del abandono de los residuos en la Naturaleza para erradicarlos”, explica Güemes. Para ello, trabajan el conocimiento, la prevención y la movilización.

CONOCIMIENTO CIENTÍFICO

La ciencia permite desarrollar acciones de prevención y conocer cuáles son estos residuos, dónde se abandonan, qué cantidad y cómo afectan a la flora y fauna tanto en entornos terrestres como fluviales y marinos. Hasta hace muy poco tiempo, tal y como señala Güemes, las investigaciones se basaban en el mar y los plásticos, pero apenas se hablaba del resto de residuos y entornos donde cohabitan y que van a parar igualmente al mar.

A nivel científico, Libera continúa, no sólo la línea del estudio de la contaminación de mares, sino entornos fluviales y terrestres. Por esta razón, han iniciado una investigación de la mano del CSIC: incluye el estudio de 140 espacios de especial importancia para las aves y la biodiversidad y, además, recoge muestras de tierra, agua y excrementos para conocer cómo afectan al entorno natural. “Hay una investigación que dicta que existen entre 4 y 23 veces más microplásticos en zonas terrestres que en el mar”, recuerda Güemes.

Contaminación- proyecto libera

ACCIONES DE PREVENCIÓN

A lo largo del año, Libera planifica campañas para públicos distintos como parte de sus labores de sensibilización y concienciación. Es el caso de los puertos deportivos y los agricultores de la zona del Levante. Asimismo, trabajan con centros especializados de la montaña y parques regionales que dependen, en muchos casos, de las consejerías de medio ambiente de las comunidades autónomas.

También están en contacto con las escuelas y de esta colaboración ha surgido Aulas Libera. Se trata de un programa de educación ambiental que brinda a los estudiantes distintos materiales como, por ejemplo, un juego de rol que en el aula genera debates e intercambio de ideas. “Les animamos a que salgan al patio, al parque, al campo o la playa que tienen cerca para que recojan los residuos que más se abandonan y luego propongan soluciones al problema”, añade Gúemes.

Hasta el la fecha, 700 escuelas se han registrado este en este proyecto y un 75% de ellas han completado los tres pasos necesarios: aprender, identificar y solucionar. Libera también colabora con la universidad. Hay tantas cosas que contar desde el ámbito legal, sociológico y de la conservación, entre otros ámbitos, que han creado un curso de un crédito de libre configuración para las universidades interesadas. La Universidad Carlos III de Madrid, la de Burgos y el País Vasco ya se han unido al proyecto.

LA MOVILIZACIÓN CIUDADANA

Libera pide la colaboración de voluntarios y, en función de la época del año, organiza campañas de ‘un metro cuadrado por la naturaleza’ extensibles a ríos, playas y zonas terrestres. Lo interesante es que la gente no sólo recoge basura, sino también datos en zonas terrestres y fluviales a través de batidas donde se recorren en torno a 100 metros. Para ello, han creados dos aplicaciones: una se llama eLitter y la otra Marnoba. Ambas están disponibles para Android e iOS. Mientras que la primera se utiliza en espacios naturales y urbanos, la segunda ayuda a recolectar información sobre las basuras marinas de costas y mares. “El pasado marzo organizamos una campaña en los ríos y fuimos capaces de poner nombre a 40.000 tipos de residuos. Esto nos ayudó a conformar una fotografía más clara y evidente de qué tipo de residuos se abandonan y dónde”, declara Güemes.

Qué es el proyecto Libera

Por su parte, 80 asociaciones locales anualmente reciben apoyo económico, técnico y a nivel de comunicación para aprender cómo gestionar los proyectos en los que participan y que ayudan a concienciar a los vecinos de la zona.

TRABAJO EN EQUIPO

Libera ha movilizado en dos años a más de 28.000 voluntarios y puesto nombre a un problema que ya existía: la basuraleza. Además, la problemática se encuentra ya en la mesa de muchas empresas, instituciones, personas y medios de comunicación que quieren saber cómo ayudar. “La concienciación es la base para buscar una solución. Al final, aunque no sea nuestra basura, el problema es de todos. Somos parte del problema pero también obviamente parte de la solución”, concluye Güemes.

En Nobbot | La contaminación química del plástico, una amenaza silenciosa

Imágenes | Proyecto Libera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *