¿Puede tu móvil saber por tus movimientos si estás borracho?

¿Puede tu móvil saber si estás borracho?

móvil

Tomar unas copas de más afecta considerablemente a nuestro razonamiento. Y es que, hay ocasiones en las que por más que nos insistan, jamás reconoceremos que estamos borrachos.

No sabemos si se trata de una cuestión de dignidad o simplemente ingenuidad, el caso es que todos hemos dicho en alguna ocasión esas míticas frases de «tranquilo, estoy bien» o «yo controlo».

Aunque con poca esperanza de que vaya a creerlo, a un amigo podemos negarle lo evidente pero a nuestro móvil no podemos engañarle. Los smartphone tienen tanta información sobre nosotros que a veces asusta y, por si fuera poco, ahora resulta que son capaces de detectar cuándo vamos trompa y cuándo no.

Me has pillado querido móvil

Para aclarar todo esto primero os diremos que nuestro móviles poseen unos sensores llamados acelerómetros que captan nuestros pasos y que sirven también para detectar terremotos (al menos en Estados Unidos). Partiendo de esa base, los datos que recogen estos amables sensores son capaces de determinar si estamos borrachos como una cuba o si en cambio controlamos tanto como solemos decir.

Esta conclusión ha sido extraída por las universidades de Stanford y Pittsburgh (Estados Unidos) en un estudio publicado en la Revista de Estudios sobre Alcohol y Drogas. Para alcanzarla se proporcionó a 22 voluntarios una determinada dosis de vodka (ahí es poco) que produjese una cantidad de alcohol aspirado en aire del 0,2% de concentración en sangre. En estos casos, y a menos de que seáis el mismísimo Thor, nuestros pasos ya han comenzado a cruzarse. Y es precisamente ahí donde está la gracia de todo este asunto. Los investigadores pidieron a sus alcoholizados voluntarios que caminasen 10 pasos en línea recta, se diesen la vuelta e hicieran lo propio para el lado contrario.

móvil

Es aquí donde entraban en juego todos los datos recogidos por los acelerómetros durante un total de siete horas (parece que lo de la caminata es solo la punta del iceberg). Estos sensores tienen en cuenta dos variantes para determinar nuestro grado de borrachera, la amplitud de señal y la varianza del eje X, o lo que sería lo mismo, el balanceo. Vamos que si al andar parecemos un péndulo, nuestro móvil lo sabrá.

Los acelerómetros del móvil fueron capaces de determinar quiénes tenían una tasa de alcohol en sangre superior al 0,08% con un 92,5% de precisión. Y es que esta es la cifra máxima permitida para conducir en Estados Unidos, país donde ha nacido el estudio. De hecho, los investigadores aseguran que una de sus metas principales es ayudar a las personas a detectar aquellas situaciones en las que no están en condiciones de conducir. Porque, señoras y señores, somos unos testarudos o no queremos ver la realidad pero la mayor parte de las veces no somos conscientes de nuestro grado de alcohol. ¿Tendrá que ser nuestro móvil quien nos de un toque de atención?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *