Un robot salvavidas español para evitar ahogamientos de niños

Un robot salvavidas español para evitar ahogamientos de niños en piscinas

África Fuertes, Irene Aparicio, Aitana Aparicio, Héctor Rivas y Pedro Figuerola conforman Pifive Team, un equipo de escolares españoles que se han alzado con un premio en la «AI World Championship», celebrada en San Francisco, gracias a su robot salvavidas, Scoutbot Water Guardian, cuyo objetivo es disminuir el número de menores fallecidos por ahogamiento.

Estos pequeños de tan solo 12 años han conseguido convertirse en el único proyecto español que alcanza la final en una competición orientada a incentivar el desarrollo y el conocimiento de la Inteligencia Artificial entre los más jóvenes. Las ideas que presenten deben resolver problemas cotidianos y, en este caso, estamos ante un robot que no solo resuelve ciertas cuestiones sino que podría salvar vidas.

Gorros infantiles para salvar vidas

Scoutbot Water Guardian es un robot salvavidas equipado con un gorro inteligente para los más pequeños que lleva incorporada una luz cuyo color cambia si un menor se encuentra en situación de peligro. Si el niño no está totalmente sumergido, la luz adquiere un color verde que inmediatamente se tornará rojo si el pequeño se encuentra dentro del agua. 

Además, el ya conocido como robot socorrista incorpora también una cámara de vigilancia que supervisa a todos los niños cuyos baños incorporen el gorro inteligente. Tanto padres como socorristas podrán seguir las imágenes captadas por la cámara a través de sus teléfonos móviles que, además, emitirán una señal de alarma en caso de peligro. Actualmente, se está estudiando la posibilidad de desarrollar un prototipo de este robot salvavidas que sea puesto en marcha bajo un periodo de prueba en las piscinas municipales.

Una amenaza para la salud

El ahogamiento es una de las causas más comunes de fallecimiento entre los menores. En el año 2017 murieron ahogados 32 menores en España, según datos de la Asociación Española de Técnicos en Socorrismo Acuático. Más de la mitad de los incidentes tuvieron lugar en la piscina mientras que el 15% de desarrollaron en la playa.

La OMS afirma que los ahogamientos son una auténtica amenaza que cada año acaba con la vida de 372.000 personas en odo el mundo. Además, estas circunstancias se han convertido en la tercera causa de fallecimientos de menores en todo el mundo y la segunda en nuestro país. La mayor los ahogamientos de niños se producen por la falta de vigilancia por lo que, es recomendable no perder de vista a los menores ni un minuto ya que, según el Ministerio de Sanidad, un niño puede ahogarse en tan solo 30 segundos. También es recomendable enseñarles a nadar lo antes posible, evitar dejarlos solos y prescindir de flotadores u otros hinchables que les puedan impedir la incorporación en caso de sumersión involuntaria. La mejor opción en estos casos es emplear chalecos salvavidas que les permitan tener una movilidad adecuada.

Imagen de White77 en Pixabay

Más niñas en la ciencia

El concurso «IA World Championship» forma parte, en nuestro país, de la Asociación Power to Code que impulsa distintas iniciativas para que los menores comiencen a entablar contacto, en este caso con la inteligencia artificial y también con la ciencia en general. Uno de sus proyectos más conocidos es Technovation, un programa cuyo objetivo es aumentar la presencia femenina en el mundo de la tecnología y lograr que las niñas también diseñen y lideren sus propios proyectos.

Según el estudio “Mujeres en la economía digital”, de DigitalES, la situación de la ciencia en España es grave pues las mujeres son cada vez más irrelevantes en el sector tecnológico. Tan solo por aportar algunos de los datos que nos brinda dicho estudio, en el 2015 las mujeres eran el 52,2% de los gradua­dos universitarios, pero sólo eran el 20% de los graduados en estudios tecnológicos. De ellas, las que trabajaban en ocupaciones digitales suponían sólo el 16,5% del total. Estas cifras variaron considerablemente en 2017, año en el que las mujeres suponían ya el 53,2% de los graduados universitarios, pero sólo el 18,6% de los graduados en estudios tecnológicos, y apenas el 15,6% de los trabajadores con perfil técnico del sector digital.

Imagen de Josh Manheimer en Pixabay

Uno de los pasos fundamentales para acabar con la baja presencia femenina en el mundo de la ciencia es fomentar las carreras STEM también en ellas. » No hay que pensar en trabajos para mujeres y trabajos para hombres, sino en trabajos para quienes tengan las habilidades y las ganas de desarrollarlos» aseguraba Concepción Alicia Monje, ganadora del Premio Mujer y Tecnología de la Fundación Orange en 2018. Un 58% de las niñas que participan en Technovation realiza después otros cursos relacionados con la programación, alcanzando así una normalización y una relación duradera con el mundo tecnológico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *