Sé prudente, no difundas bulos sobre salud en internet

“¡ALERTA!, ¡PÁSALO A TODOS TUS CONTACTOS!”…Pues no, mejor no lo hagas

“No sé si es verdad, pero mejor prevenir que curar”…Esta forma de pensar puede ser determinante a la hora de propagar bulos sobre salud en internet, a través de herramientas como Whatsapp o Facebook. “¡ALERTA!, ¡PÁSALO A TODOS TUS CONTACTOS!”, suele ser el encabezamiento de estos mensajes que surgen por una mezcla de maldad, ignorancia, humor mal entendido, preocupación genuina por el problema sanitario al que hace referencia la información y afán de protagonismo.  “Quieto, no lo difundas: puedes hacer un flaco favor a alguien”,  es la recomendación de Carlos Mateos, vicepresidente de la Asociación de Investigadores de eSalud (AIES) y coordinador de Salud sin Bulos.

Este problema no es irrelevante pues los bulos sobre la salud en internet protagonizan un 30% de las fake news que circulan por la red, a la que acude el 60,5% de la población española para informarse sobre su salud, tal como indicaba el informe ‘Los ciudadanos ante la e-Sanidad’ elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Ontsi).

#SaludSinBulos, nos puede ayudar para tener un comportamiento prudente en la red ante bulos relacionados con la salud. Esta plataforma está integrada por profesionales sanitarios, organizaciones de pacientes y comunicadores y su objetivo es denunciar y desmontar los bulos de salud que circulan por internet, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea. El fin último es contribuir a que exista información veraz y contrastada sobre salud en internet.

el cáncer, la estrella de los bulos en internet

La estrella de estos bulos sobre salud en internet es el cáncer, tal como explica Carlos Mateos a SINC y las informaciones falsas sobre esta enfermedad se relacionan tanto con una manera milagrosa de prevenirlo, desde superalimentos a tratamientos alternativos sin ninguna validez científica; como con sustancias cotidianas que, al parecer, lo producen. “En general, la población desconoce los factores de riesgo relacionados con esta enfermedad, por lo que confía en cualquier explicación pseudocientífica que sea mínimamente creíble”, señala Mateos.

“Los bulos más peligrosos –señala Carlos Mateos- son los que incitan a dejar los tratamientos sustituyéndolos por soluciones naturales milagrosas. También hay supuestos gurús del tema que dicen que tiene un origen psicosomático. Esto causa trastornos psíquicos y emocionales a muchas personas que llegan a abandonar lo recomendado por el médico”.

recomendaciones para no tragarse bulos de salud

Y es que tragarse bulos sobre la salud en internet puede matar, así que mejor hacer caso a las recomendaciones de este experto antes de contribuir a este fenómeno. En primer lugar , no hay difundir algo que no estemos seguros que sea cierto, olvidemos en este caso el “mejor prevenir que curar”. Reenviando estos mensajes  podemos afectar a la salud de otra persona.

En segundo lugar, ante cualquier información de este tipo, tratemos de localizar si hay una fuente oficial. “Lo más sencillo es usar internet para buscar en páginas web oficiales como la del Ministerio de Sanidad, distintas consejerías, hospitales, universidades, sociedades científicas”, explica Mateos. Por último, y lo más importante, acudamos a los profesionales sanitarios, tanto médicos como farmacéuticos.