Oiga, se les ha caído un satélite en mi jardín, ¿pueden recogerlo?

Oiga, ¿me escucha?, se les ha caído un satélite en mi huerta, ¿pueden recogerlo?

Foto: Twitter @SSPCMexico

El titular que precede a estas líneas suena a una de las surrealistas llamadas telefónicas del añorado humorista Miguel Gila. Sin embargo, se ajusta más o menos a la realidad, tal como han podido comprobar los paisanos de una zona rural situada en los límites de Jonacatepec y Tepalcingo, dos localidades del estado mexicano de Morelos.

Según la prensa local, los lugareños vieron precipitarse un extraño objeto desde el cielo y pensaron que era un satélite –quizás alguno creyó que estaba asistiendo  al comienzo de una invasión alienígena-, aunque no llegaba a tanto.

El extraño objeto que surcó el cielo hasta estrellarse junto a la carretera Siglo XXI, que conecta los estados de Morelos, Guerrero y Puebla era, en realidad, un globo estratosférico que formaba parte del proyecto Loon, de Google.

Se trata de una iniciativa experimental que está siendo desarrollada por el gigante de internet para proporcionar acceso en zonas remotas utilizando globos de helio situados en la estratosfera a una altura de unos 20 km, para crear una red inalámbrica aérea.

un globo en el camino me enseño que mi destino…

El caso es que fue uno de esos globos el que se precipitó sobre suelo mexicano causando estupor entre los que vieron la caída. Una vez superado el susto, se apresuraron a tomar fotografías de tan inusual acontecimiento.

Tranquilizador, un portavoz de Loon declaró en un comunicado: “Podemos confirmar que hemos aterrizado un globo en esta área. Nosotros coordinamos de una manera cercana con el control de tráfico aéreo local durante todo el descenso controlado de este globo. Tenemos un equipo de recuperación en camino para recoger el globo“.

Imagen del diario local La Verdad

Entre esas imágenes vemos una que nos ha llamado especialmente la atención, pues se trata de una placa con instrucciones detalladas sobre qué hacer en caso de encontrar el artefacto. La cosa es sencilla, solo hay que llamar al equipo del proyecto Loon y, si comunican, llevar ese documento a la policía.

En el texto, muy educados, los miembros del proyecto agradecen la recuperación del globo a quien lo encuentre, porque “tiene como objetivo proporcionar internet al mundo”. De momento, el globo proporcionó un pequeño susto a los morelenses y una anécdota para más para contar en la cantina.