Los soldados del futuro controlarán las armas con el pensamiento

EE.UU quiere soldados que puedan controlar ejércitos de drones con la mente

EE.UU quiere contar con un ejército de soldados del futuro que puedan controlar un ejército de drones con el pensamiento, enviando órdenes que se transmitan en pocos milisegundos. Por lo menos, este es uno de los objetivos que se ha planteado la Agencia estadounidense de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) en su nuevo programa de neurotecnología.

«DARPA se está preparando para un futuro en el que una combinación de sistemas no tripulados, inteligencia artificial y operaciones cibernéticas puede hacer que los conflictos se desarrollen en plazos que son demasiado breves para que los humanos puedan gestionarlos de manera efectiva solo con la tecnología actual», dijo Al Emondi, director del programa.

«Al crear una interfaz cerebro-máquina más accesible, que no requiere cirugía para su uso, DARPA podría ofrecer herramientas que permitan a los comandantes de misiones ejecutar operaciones dinámicas que se desarrollan a gran velocidad».

En los últimos 18 años, DARPA ha desarrollado neurotecnologías cada vez más sofisticadas que se basan en electrodos implantados quirúrgicamente para interactuar con los sistemas nerviosos central o periférico. La agencia ha demostrado logros en el control neural de las extremidades protésicas y la restauración del sentido del tacto a los usuarios de esas extremidades, o la mejora de memoria. Debido a los riesgos inherentes de la cirugía, estas tecnologías se han limitado hasta ahora a ser utilizadas por voluntarios con necesidades clínicas.

interfaces cerebrales para los soldados del futuro

Estos nuevos interfaces cerebrales bidireccionales de alta resolución no precisan de cirugía y podrían, por ejemplo, habilitar diversas aplicaciones de seguridad nacional, como el control de sistemas de defensa cibernética activa, controlar vehículos aéreos no tripulados, o coordinar diversos equipos informáticos para realizar tareas durante misiones complejas.

Para hacerlo, el sistema detecta la actividad neuronal y convierte ese impulso nervioso en campos magnéticos que son detectados por el casco o los auriculares de estos soldados del futuro. A continuación, el casco o el auricular interpretan la señal recibida y reaccionan aplicando otro campo magnético a las neuronas que han enviado el impulso nervioso, consiguiendo que la actividad neuronal se oriente en una dirección deseada.

El objetivo de DARPA es tener lista esta tecnología en cuatro años y, para ello, el Gobierno de EE.UU. está apostando fuerte con la financiación. Aunque un portavoz de DARPA se negó a confirmar la cuantía de estos fondos, dos de los seis equipos que participan en la iniciativa han comunicado subvenciones de más de 18 millones de dólares cada uno, según IEEE Spectrum.

La idea puede sonar un poco loca, pero poca broma con DARPA. Esta agencia estadounidense fue responsable del desarrollo de muchas tecnologías que han tenido un gran impacto en el mundo: satélites, robots, redes de ordenadores (empezando con ARPANET, que después se desarrolló como Internet), así como NLS, el cual fue tanto un sistema de hipertexto como un precursor de la interfaz gráfica de usuario contemporánea.

Imagen de Pete Linforth en Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *