¿Talk to transformer? La última ocurrencia de la inteligencia artificial

¿Qué diría una IA si le contásemos que nuestro amor secreto era Hitler?

Estamos tan acostumbrados a hablar de inteligencia artificial (IA) que no pensamos en las consecuencias de un nuevo mundo solo lleno de robots super listos. ¿Necesitamos estupidez artificial?

¿Podríamos vivir sin la absurdez de las máquinas? Bienvenidos al mundo de ‘Talk to transformer’.

En realidad, se trata de una red neuronal bastante inteligente. Lo que es absurdo aquí son los inputs que le damos. Puede ser cualquier cosa. “Hola, mis calcetines están mojados”. O “Santiago Abascal desayuna pan con tomate y fuet”. Los límites los pone la imaginación humana. Porque en lo que atañe a la IA, los límites no existen. Su imaginación es desbordante. Sus respuestas no dejan lugar a duda.

¿Qué es ‘Talk to trasformer’?

OpenAI es una compañía de investigación en inteligencia artificial. Entre sus mayores logros se encuentra un bot que, durante el torneo de e-sports The International 2017, logró vencer a un jugador profesional de Dota 2. Sus investigaciones se centran en el procesamiento del lenguaje, los sentidos, la generación de estrategias o la competitividad en el juego. ‘Talk to transformer’ es su última ocurrencia.

Desarrollada por el ingeniero de aprendizaje automático Adam D. King, esta herramienta se basa en un nuevo algoritmo de lenguaje. El GPT-2, así lo han bautizado, es tan potente que, por ahora, han preferido no publicarlo. El algoritmo en sí es capaz de crear un texto coherente palabra por palabra a partir de cualquier input humano. Este puede ser aleatorio o ser parte de una lista de ejemplos predeterminados. Es hora de jugar.

Talk to transformer

He amado a Hitler

La respuesta no es ni de Eva Braun ni de los millones de personas que un día creyeron que este hombre iba a hacer algo bueno. Así completa el texto ‘Talk to transformer’. Y, lo mejor, es que cada vez que se teclea la frase, la respuesta es diferente.

Él era amable y cariñoso, solo se trataba de un tipo más de persona. Nosotros sabíamos quién era y lo entendíamos. También lo cuidamos. Hicimos todo lo necesario. En aquellos tiempos, no tenía una opinión formada sobre si Hitler sería un buen presidente o no”. La IA no se moja. Pero sí lo hace en la siguiente prueba.

“Hitler era un héroe. Era obvio que se trataba de un hombre cuyo gran objetivo era derribar el comunismo. No voy a decir que estoy de acuerdo con todo lo que decía. La gente tampoco estaba de acuerdo con todo lo que escribió en su libro. Pero, aun así, la gente lo leía y decía, esto es Hitler; esta es su ideología”. Persona complicada. “Amo a Hitler y amo a Trump…” Las respuestas parecen infinitas y cada una supera a la anterior.

¿Qué meter en una maleta para Marte?

“Una linterna, un puntero láser [verde se verá mejor en el planeta rojo], una impresora láser, pilas y un cargador de baterías”. Según ‘Talk to transformer’, no te hará falta nada más. Eso sí, nos advierte: mejor no tocar demasiado el puntero láser durante el viaje a Marte. Cuanto más lo usemos, menos potencia tendrá cuando nos haga falta para atravesar el campo de asteroides.

“Antes de salir y explorar la inmensidad del espacio, prueba cómo se siente. Toda esa información está disponible para ti en Oculus Rift”. Así que otro artículo indispensable en la maleta: gafas de realidad virtual. No es que Facebook nos haya colado un anuncio también en ‘Talk to transformer’, no. Es que, según la red neuronal, ella (o Adam D. King) participó en la campaña de financiación del sistema de RV en Kickstarter.

Araceli Centimín es una gran persona

“Siempre se muestra dispuesta a hablar sobre política con otras personas”. ¿En serio la conoce? “Por ejemplo, un periodista habló con ella sobre la reciente ola de disparos en el vecindario de Englewood en Chicago y le preguntó: “¿Hay algo de cierto en esto?”. Ella contestó que, como joven involucrada en política, su deber era decir verdad y no permanecer en silencio, y que lo importante era no pensar en las consecuencias de tus palabras”. Definitivamente, la conoce.

Para esta red neuronal, Araceli no es un bot, aunque deja la puerta abierta a que sea un troll. Incluso se atreve a aventurar detalles sobre su persona. Tiene 37 y fue a la universidad en Carolina del Norte. Pesa 87 kilos y mide 1,88 metros. Y acumula una fortuna de más de siete millones de dólares. ¿Ahora quién no se arrepiente de haber sido bloqueado en Twitter?

Conocer el paradero de Legolas y Gimli. Profundizar sobre el reciente experimento científico de que los unicornios pueden hablar inglés. Qué hacer en el caso de que un asteroide esté a punto de impactar con la Tierra. Podíamos seguir jugando (y entrenando a la red neuronal de OpenAI) durante horas. Pero es hora de terminar con este sinsentido. “Te equivocas o, al menos, te gustaría estar equivocado”. Tocado y hundido. Nueva victoria para la inteligencia artificial.

En Nobbot | Una inteligencia artificial que convierte garabatos en fotografías realistas

Imágenes | fullvector – www.freepik.es, Talk to transformer