Técnicos de telecos trabajan bajo el temporal para que subas fotos a Instagram

Técnicos de red trabajan bajo el temporal para que puedas subir fotos de la nieve a Instagram

Para hacer posible la revolución digital, los operadores de telecomunicaciones velan por que sus clientes puedan estar siempre conectados, combatiendo los contratiempos que, por ejemplo, ocasiona el temporal de nieve que, en estos momentos, azota a gran parte de nuestro país. Lejos de las oficinas donde se toman decisiones sobre las redes de telecomunicaciones que recorren España, trabajan bajo la nieve otros protagonistas de este mundo conectado, los técnicos que cada día gestionan estas redes, bien desplegándolas o resolviendo sus incidencias. Gracias a su esfuerzo a la intemperie, logran restablecer la cobertura en el menor tiempo posible en las situaciones más extremas. Y así podemos seguir subiendo nuestras fotos de la nevada a Instagram y respondiendo a nuestros seres queridos vía WhatsApp: “Que sí mamá, que estoy bien, que llevo cadenas en el cocheeee”.

Estas son algunas de las hazañas que tienen que realizar estos técnicos de campo para resolver una caída del servicio de telefonía móvil. Cuando se produce un problema se activan todos los protocolos para solucionarlo de la manera más rápida. No obstante, la casuística suele ser muy variada y a veces, un operador como Orange se encuentra con situaciones realmente complicadas de gestionar. Para ser conscientes del trabajo que hay detrás de un restablecimiento del servicio, los técnicos que trabajan para Orange nos han relatado sus experiencias durante los últimos días de temporal.

operadores telecos

A pesar de que los sistemas están preparados para soportar temperaturas extremas, es inevitable que algunas veces los equipos de telecomunicaciones ubicados a la intemperie digan ”hasta aquí hemos llegado”, se congelen y dejen de funcionar. Cuando esto ocurre, es necesario identificar el elemento averiado y proceder a su sustitución. Pero no pensemos que se trata de una tarea sencilla, más bien todo lo contrario. Los técnicos deben detectar la avería y ponerle solución sobre varios centímetros de nieve, incluso acompañados por máquinas quitanieves o armados con motosierras, al más puro estilo leñador.

cuando los equipos se congelan por culpa del temporal

Otras veces, el servicio se pierde por a falta de alimentación o energía eléctrica. En este caso, los operarios de telecomunicaciones deben trabajar con las compañías eléctricas para restituir la alimentación o colocar un grupo electrógeno para alimentar la estación, lo que, según indican los propios operarios, puede convertirse en una tarea hercúlea.

No obstante, ante las inclemencias de un temporal como el actual, lo más complicado puede ser el simple desplazamiento hasta la estación, pues los caminos de acceso pueden estar intransitables para acceder con un coche o todoterreno. Antes esas situaciones, despejar el camino con fresadoras puede ser imprescindible.

Pero estos héroes de las telecomunicaciones también pueden toparse con una carretera despejada a medias. ¿Qué deben hacer en esos casos? No les queda más remedio que recurrir a sus propios medios y, con el termómetro marcando varios grados bajo cero, subirse a una moto de nieve para resolver la incidencia y que así volvamos a conectarnos a internet, garantizando la mejor calidad del servicio. Para evitar imprevistos, es habitual que durante los meses de invierno realicen reservas de estos medios de transporte con varias compañías especializadas para que tenerlas siempre disponibles, sobre todo en las zonas más afectadas por las nevadas, como Asturias, tal como podemos observar en las fotografías que ilustran al texto. ¡Sí, el frío cala hasta los huesos solo con mirarlas!

técnicos de telecos, leñadores improvisados

Por si no nos había parecido suficiente, los operarios de telecos también deben lidiar con las trabas que les pone la naturaleza. Esta misma semana, los operarios que trabajan para Orange en las zonas de Tineo, Cangas de Narcia, Alles, Ibias -en Asturias- tuvieron que luchar con ramas y árboles caídos, que bloqueaban el paso. Con una motosierra entre las manos, se dispusieron a despejar su camino para llegar a las centrales y, una vez más, restablecer la conexión.

Después de superar la prueba de convertirse en leñadores por un día, el temporal de nieve puede ser tan excesivo que los vehículos de los técnicos de telecos se encallen. Así y con el frío instalado en cada centímetro de sus cuerpos, ataviados con botas, abrigo, gorro y guantes, se ven obligados a continuar el camino a pie.

Una vez que llegan a la estación, los problemas de acceso también pueden complicar su labor pero no cejan en su empeño, hasta que finalmente dan con el origen de la avería y logran ponerle solución. Tras esta odisea, pero habiendo restablecido el servicio, los técnicos vuelven a casa, sabiendo que volvemos a navegar con tranquilidad. Que podemos seguir compartiendo los mejores momentos del temporal en redes sociales y continuar viendo las mejores series bajo la manta. ”Después de la batalla de bolas de nieve, tarde de sofá y peli” y todos felices.