Termómetros infarrojos ¿cómo funcionan realmente?

Termómetros infrarrojos contra el coronavirus, ¿cómo funcionan?

termómetro infrarrojo

En los últimos días nos hemos acostumbrado a ver una enorme cantidad de imágenes en las que se toma la temperatura de los ciudadanos a través de termómetros infrarrojos. Aeropuertos, estaciones, calles… son muchos los lugares en los que hemos visto cómo se colocaba un aparato en la frente de la gente y, en apenas unos segundos, se conocía su temperatura corporal. Parecerá cosa de brujas pero no lo es.

La fiebre es uno de los síntomas más comunes causados por el coronavirus, de ahí la importancia de registrar y vigilar nuestra temperatura. Como colocar un termómetro al uso debajo del brazo de cada ciudadano sería más que inviable, ante la actual situación se ha recurrido a un método bastante más rápido: los termómetros infrarrojos.

¿Cuál es el misterio de los termómetros infrarrojos?

Si queremos conocer el funcionamiento de los termómetros infrarrojos debemos partir de una base muy clara: el calor es radiación. La misión de este tipo de termómetros es, dentro del espectro infrarrojo, medir la cantidad y la emisividad de esa radiación, convirtiéndolas en una corriente eléctrica y, posteriormente, en un número que nos mostrará la temperatura.

La ventaja principal de este tipo de termómetros es que podemos obtener información sobre la temperatura del individuo casi al instante. Además, y teniendo en cuenta que el coronavirus nos ha obligado a establecer una distancia de seguridad entre las personas, no es necesario mantener contacto físico directo con la persona para que el termómetro infrarrojo revele su temperatura. Es suficiente con colocar el aparato a escasos cen´tímetros de la persona sin que esta llegue a tocarlo en ningún momento.

Es importante que un termómetro infrarrojo incluya en su mecanismo un sensor de temperatura ambiente, algo que nos ayudaría a eliminar el margen de error.

¿Si no tengo fiebre no tengo coronavirus?

Si bien no todos los pacientes que padecen coronavirus manifiestan el mismo cuadro clínico, sí que es común que la mayor parte de ellos sufran de fiebre alta. Aún así, el hecho de no tener fiebre no es indicativo de no padecer el virus, ya que este puede estar incubándose en nuestro cuerpo durante 14 días sin manifestar ningún tipo de síntoma.

coronavirus

Es importante que sepamos que otros síntomas propios del coronavirus podrían ser la tos o el malestar general. En casos más graves se podrían dar síntomas de una enfermedad respiratoria, como dificultad para respirar. Ante esta situación, la prevención resulta fundamental para frenar el virus. Entre las recomendaciones que hacen las autoridades sanitarias a la población, se encuentra la de evitar el contacto con personas afectadas. Además, es importante que evitemos tocar nuestros  ojos, nariz o boca y que el lavado de manos se convierta casi en un ritual en nuestras vidas.

En cuanto a los pacientes afectados que presenten una sintomatología clara, siempre se les recomienda taparse al toser y estornudar, mantener una distancia prudencial, desechar con frecuencia los pañuelos o papel y lavarse manos y rostro a menudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *