¿Los vehículos autónomos serán nuestras próximas oficinas?

Los vehículos autónomos serán nuestras próximas oficinas

Desde la aparición del batmóvil, los vehículos autónomos han sido elementos habituales de la ciencia ficción durante varias décadas. Ahora, este nuevo método de transporte está más cerca de materializarse y de recorrer nuestras ciudades. Pero el potencial de esta innovación no se centra en las mejoras de la conducción autónoma, sino también en lo que podemos hacer dentro del vehículo mientras este nos lleva de un lugar a otro. ¿Imaginas, por ejemplo, poder solicitar una sala de reunión portátil, y que esta, de manera autónoma, aparezca dónde más te plazca? El departamento de innovación de Ikea ha realizado un interesante análisis de las posibilidades futuras que nos puede ofrecer esta tecnología.

Tras la creación de numerosos prototipos de vehículos autónomos, la redacción de nuevas legislaciones y el análisis de su influencia en la cultura y la sociedad, diferentes marcas automovilísticas se han aliado con empresas de innovación tecnológica, para ser los primeros en ofrecer estos nuevos servicios. Estos son algunos ejemplos:

Una inteligencia artificial medica en un vehículo autónomo

La evolución de la tecnología ha cambiado nuestra forma de comprar, de trabajar, de realizar operaciones bancarias, de detectar enfermedades e, incluso de pedir un café.  El sector sanitario también evolucionando al compás que marca el desarrollo tecnológico y el desarrollo de coches autónomos puede ser otra vía de desarrollo de la práctica sanitaria. Compañías como Artefact, han creado diferentes prototipos de vehículos autónomos, como AIM,  con una inteligencia artificial médica en un vehículo autónomo, con el que pretenden dar un salto gigante en la atención médica en movilidad.

El objetivo de AIM es generar un cambio de paradigma, convirtiendo nuestra puntual visita al médico en una atención continua. El proceso comienza instalando en nuestro baño, un espejo, un cepillo de dientes y un inodoro inteligentes, para realizar el seguimiento de nuestros signos vitales. Si detectan la existencia de algún problema, el sistema mandará a nuestro hogar un vehículo médico autónomo con inteligencia artificial. Y sus algoritmos, entrenados con años de diagnósticos y tratamientos realizados por médicos reales, ofrecerán la mejor solución a nuestras dolencias. Y en el peor de los casos, ingresaremos en un hospital.

Al introducirnos en el prototipo AIM, el suelo calculará nuestro peso, el índice de nuestra masa corporal y determinará si nuestra postura es la correcta. La silla tiene sensores acústicos que escucharán nuestra respiración como el estetoscopio actual. Y una pantalla 3D, donde la realidad aumentada nos guiará a través de la experiencia e, incluso, permitirá que señalemos en ella donde nos duele. Además, AIM también es una farmacia y una vez realizado el diagnóstico, nos dispensará los medicamentos necesarios al instante.

De momento no hay planes de incorporar este prototipo al mercado, ya que aún seguimos conduciendo vehículos y, además, requiere un acuerdo entre farmacias, industria, empresas, el estado…Pero no nos desilusionemos, nos proporciona una visión esperanzadora de lo que podría ser la atención médica en un futuro.

Ikea y su Ideón space in wheels

El gigante sueco de los muebles low cost  también ve un nicho de mercado en el futuro de los vehículos autónomos. El laboratorio de innovación de Ikea, Space 10, se ha aliado con Foam Studio para descubrir cómo potenciar el futuro de la conducción autónoma y de las tareas que podremos realizar dentro de estos vehículos, al no tener que conducirlos. Y quién mejor que Ikea para aprovechar al máximo los espacios de nuestro vehículo y, por ejemplo, convertir nuestro largo trayecto en coche, en una magnífica noche de hotel.

Daniela Rus, directora del laboratorio de inteligencia artificial y computación del MIT, afirma para Space 10 que: “En el futuro, los vehículos autónomos no solo podrán detectar el estado de la carretera; podrán reconocer el estado de ánimo del conductor. El vehículo sabrá si estamos teniendo un mal día y encenderá nuestro álbum de música favorito”

A través de siete vehículos sobre ruedas, el proyecto Space in Wheels, nos enseñan siete posibles formas de interactuar con nuestros futuros vehículos autónomos.

Tu próxima oficina sobre ruedas

A medida que aumente la confianza en las nuevas formas autónomas de movilidad, surgirá una nueva etapa de la automoción, donde los espacios de trabajo se acercarán a donde vivimos y no al revés. Esta es la idea de la compañía Ideo, que focaliza sus esfuerzos en aquellas necesidades básicas que no cambiarán, aunque nuestra sociedad evolucione. Comer, beber, dormir, trabajar y movilizarnos son y serán actividades cotidianas, pero ¿y cómo vamos a mover personas, objetos y espacios en la próxima década? Ideo nos propone esta idea:

Uno de sus proyectos consiste en una cápsula autónoma que funciona como una oficina. Si quieres tener una reunión en un espacio tranquilo y fuera de la ciudad, estos vehículos autónomos son la mejor opción. Reservas la cápsula que deseas, la personalizan según tus indicaciones y, a continuación, este vehículo autónomo sale del almacén y aparece en el lugar acordado. Además, están diseñadas para ser modulares, proporcionando entornos de trabajo más accesibles y cómodos, ofreciendo una gran variedad de posibilidades digitales y tecnológicas.

Delivery en vehículos atónomos

Cada vez observamos más bicicletas y motocicletas por las ciudades, que ya no solo utilizadas como medio de transporte personal, sino como medio de entrega de todo tipo de mercancias. Compañías como Glovo y Deliveroo son los intermediarios entre algo que se nos antoja y nuestras pocas ganas de movernos. Estos métodos de delivery permiten la compra online de casi cualquier cosa y, además son rápidos en su entrega -casi siempre-. No a mucho tardar, estas formas de transporte y entrega de mercancías deberán competir con vehículos como los que propone Ideo.

Cody es el vehículo autónomo creado por Ideo para el transporte de mercancías compradas por internet. Su diseño permite distinguir la cara del comprador, asegurando a los consumidores que la compra será del todo segura. Lo más sorprendente es que la aplicación de Cody te avisará incluso si se retrasa 30 segundos. En definitiva, con este nuevo prototipo se evitará cualquier tipo de error humano, principal problema con el que se encuentran las compañias de delivery actuales.

Queda claro, a la luz de estos ejemplos, que la movilidad del futuro será muy distinta a la actual, ¿pero cuánto tardará en llegar este futuro? Bob Lutz, vicepresidente de General Motors y uno de los ejecutivos más influyentes de la industria de la automoción, publicó en Automotive News un artículo en el que afirmaba que, en unos veinte años, se terminará con un periodo de 120 años en el que el automóvil ha sido el principal medio de desplazamiento de los humanos. “De la misma forma que los coches desplazaron a los caballos en este cometido, Lutz –que ocupó altos cargos en Ford, Chrysler, BMW y Opel- el experto cree que los módulos de conducción autónoma tomarán el testigo de los automóviles. Se verá.