La exposición constante al sensacionalismo enferma a audiencias y socava la democracia

estrés por sensacionalismoLas personas con adicción a las noticias son más propensas a sufrir estrés, ansiedad y mala salud física. El sensacionalismo las enferma así que deciden desconectar y ese acto empeora una democracia cuya salud depende de una ciudadanía bien informada.

Durante los últimos dos años hemos vivido una serie de eventos globales preocupantes, desde la pandemia por covid-19 hasta la invasión de Ucrania por parte de Rusia, protestas a gran escala, tiroteos masivos e incendios forestales devastadores. A muchas personas, leer malas noticias les causa un sentimiento de angustia e impotencia.

En otras, la exposición a un ciclo de noticias de 24 horas de eventos en continua evolución puede tener graves impactos en el bienestar mental y físico, según un nuevo estudio publicado en Health Communication.

el mundo, ese lugar oscuro

«Presenciar cómo estos eventos se desarrollan en las noticias puede provocar un estado constante de alerta máxima en algunas personas, haciendo que el mundo parezca un lugar oscuro y peligroso», dice Bryan McLaughlin, profesor asociado de publicidad en la Facultad de Medios y Comunicación de la Universidad Tecnológica de Texas.

Para estudiar este fenómeno, conocido coloquialmente como adicción a las noticias, McLaughlin y sus compañeros analizaron datos de una encuesta en línea de 1.100 adultos estadounidenses.

Los resultados revelaron que el 16,5% de las personas encuestadas mostraron signos de consumo de noticias «severamente problemático». Las noticias dominaban sus pensamientos, interrumpían el tiempo con familiares y amigos, dificultaban la concentración en la escuela o el trabajo y contribuían a la inquietud y la incapacidad para dormir.

Las personas con niveles más altos de consumo problemático de noticias son más propensas a experimentar malestar mental y físico que aquellas con niveles más bajos

sensacionalismo y alfabetización mediática

Según McLaughlin, los hallazgos muestran que existe la necesidad de campañas de alfabetización mediática enfocadas a ayudar a las personas a desarrollar una relación más saludable con las noticias.

Investigaciones anteriores han demostrado que las personas que se preocuparon por los efectos adversos que su exposición constante a la cobertura de la pandemia stress por sensacionalismo tomaron la decisión de desconectarse.

«Sin embargo, la desconexión también socava la existencia de una ciudadanía informada, lo que tiene implicaciones para mantener una democracia saludable. Es por eso que una relación saludable con el consumo de noticias es una situación ideal».

Además, el estudio también llama la atención sobre la necesidad de una discusión más amplia sobre cómo la industria de las noticias puede estar alimentando el problema a través de un exceso de sensacionalismo.

relación enfermiza con la noticias

«Las presiones económicas que enfrentan los medios, junto con los avances tecnológicos y el ciclo de noticias de 24 horas han alentado a los periodistas a centrarse en seleccionar historias que capten la atención de los consumidores de noticias», dice McLaughlin.

«Sin embargo, para ciertos tipos de personas, el conflicto y el drama que caracterizan las historias de interés periodístico no solo captan su atención y los atraen, sino que también pueden conducir a una relación enfermiza con las noticias. Por lo tanto, los resultados de nuestro estudio enfatizan que las presiones comerciales que enfrentan los medios de comunicación no solo son perjudiciales para el objetivo de mantener una democracia saludable, sino que también para la salud de las personas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.