Así se está transformando la red social TikTok en un arma política

TikTok puede ser una poderosa arma política (y si no, que se lo digan a Trump)

La red social de los vídeos musicales se hace mayor y empieza a ser escenario de enfrentamiento político. El carácter puramente visual de TikTok se adapta como anillo al dedo a un mundo radicalizado y poco dado a las sutilezas.  Los partidos empiezan a buscar en la red social china a sus futuros votantes

TikTok ha sido protagonista este verano por estar en el centro de la guerra tecnológica entre China y Estados Unidos. La plataforma de vídeos cortos, propiedad de la firma china ByteDance, está en el objetivo de la administración de Donald Trump, que quiere que se desprenda de sus operaciones en EEUU. 

Y ello ha llevado a que gigantes como Microsoft e incluso Oracle, que no pinta mucho en el ámbito del consumo de contenidos, pero sí en la nube, se hayan interesado por este negocio. También se ha dicho que Twitter podría hacerse con TikTok en Estados Unidos, aunque los expertos dudan de su capacidad financiera para hacerlo. 

Pero más allá de los movimientos empresariales, conviene hablar de cómo TikTok, inicialmente una inocua red donde los adolescentes subían vídeos musicales editados por ellos mismos, se está convirtiendo en una importante plataforma para el activismo político y social. Y cómo los partidos políticos empiezan a fijarse en ella

TikTok pone contra las cuerdas a Trump

El giro de TikTok se está viendo en las carrera por la presidencia de los Estados Unidos, donde serán decisivos los votos de 47 millones de jóvenes de entre 18 y 29 años, que podrán respaldar la reelección de Donald Trump o cambiar la historia y optar por el giro que propone el dúo demócrata Biden-Harris

El propio Trump sufrió en carne propia el poder de la comunidad TikTok en Tulsa, Oklahoma, en su primer mitin con público presencial desde la declaración de la pandemia. 

Pues bien, a pesar de las optimistas previsiones de movilización de Trump y de su equipo, aquel día las esperadas multitudes -vaticinaron hasta 100.000 personas- nunca se presentaron. Trump habló para unos pocos y miles de asientos quedaron vacíos. Las cifras oficiales hablan de algo más de 6.000 asistentes. 

La culpa del fiasco fue en gran parte del llamado TikTokgate. Miles de jóvenes usuarios de la red social pidieron entradas del evento en los días previos, pero con el fin de no presentarse por allí y dejar en ridículo a sus organizadores. El 12 de junio, justo una semana antes de la vuelta a escena de Trump en Tulsa, un vídeo en la red social que promovía la petición de entradas recibió más de 700.000 ‘me gusta’. 

La madurez de TikTok

“Que TikTok sea un espacio de expresión política y activismo es una evolución hacia su madurez. Todas las redes sociales maduran y en algún punto de ese trayecto se convierten en herramientas de ciberactivismo», explica Miquel Pellicer, profesor experto en comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). 

Para Ferran Lalueza, especialista en comunicación que también da clases en la UOC, esta madurez se explica por un uso más amplio de TikTok por parte de otros colectivos. “Sigue siendo una aplicación relativamente joven en la que prima el buenrollismo, pero ha alcanzado una masa crítica de usuarios que dificulta esa uniformidad fundacional. Con tantos millones de personas empleando TikTok, ya hay lugar para usos mucho más diversos. Y eso incluye el ciberactivismo y la ideologización”, afirma.  

Antes les pasó a otras redes como Facebook, Twitter o Instagram. En su momento Snapchat se mostró decisivo tras los tiroteos en un instituto de secundaria de Parkland (Florida) en 2018 en el que murieron 18 personas. La red social de los mensajes efímeros articuló las protestas juveniles contra el uso de armas. Y ahora toma el relevo TikTok, que cuenta con 800 millones de usuarios activos en todo el mundo, según la web Trecebits. 

En TikTok, el hashtag #BlackLivesMatter tuvo más de 2.000 millones de visitas en la primera semana de junio y sirvió para visibilizar las protestas después del asesinato de George Floyd.  En el lado político contrario, la etiqueta #Maga (que hace referencia al eslogan Make America Great Again, que puso en circulación Donald Trump en las elecciones de 2016) pasa también de los 2.000 millones de visualizaciones. Y la etiqueta #magahat, que los usuarios utilizan para exhibir sombreros y gorras con la popular frase mientras cantan y bailan, también ha tenido mucho éxito.  

#tagdelcayetano, un ejemplo de movilización en España

TikTok nació siendo una plataforma exclusivamente visual y por eso se adapta como anillo al dedo a un escenario mediático radicalizado y en el que priman los símbolos y escasea la sutileza. Con etiquetas, filtros y mucha música, la juventud de todo el mundo construye hoy su identidad en TikTok. 

En España, un ejemplo de movilización lo tenemos con el reto del #tagdelcayetano, que ha sumado más de un millón de visualizaciones y que ha sido también expresión del rechazo de muchos jóvenes de clase alta a la gestión de la pandemia por parte del Gobierno de Pedro Sánchez. En el reto, los jóvenes responden a preguntas sobre si llevan la bandera de España, le gustan los toros, estudian en un colegio privado o votan a un partido de derechas. 

“TikTok aglutina a usuarios infantiles y adolescentes que están construyendo su personalidad, su ideología y su forma de ser y de mostrarse ante la sociedad. Por eso la utilizan como forma de identificación o pertenencia a un grupo y de expresión política”, recalca Pellicer. 

La repercusión política de TikTok solo se empieza a vislumbrar

El 41% de los usuarios de la red social china tiene entre 16 y 24 años. Es decir, hablamos de más de 300 millones de jóvenes a nivel global. Muchos de ellos encaran en estos momentos sus primeras elecciones, o se estrenarán como votantes en poco tiempo. 

Por eso los partidos políticos ya miran a la red social de los vídeos musicales como caladero de votos presentes y futuros. Está demostrado que lo que empezó siendo una divertida y algo extravagante herramienta de ocio adolescente puede acabar poniendo contra las cuerdas a cualquier institución. Y si no que se lo digan a Donald Trump el día del mitin de Tulsa.

En España, Vox ha cogido la delantera y ya es la formación que tiene más seguidores, según la UOC. PSOE y Podemos también han desembarcado en la red social china. En muchos países el escenario político que se impone está muy alejado de las mayorías absolutas y prevalece en principio el empate técnico entre los bloques de izquierda y de derecha. Por eso, muchos miran a TikTok en busca de futuros votantes que rompan esa igualdad y les permitan imponer su agenda. 

En Nobbot | El humor en Tik Tok: los 11 vídeos más graciosos

Imágenes | Wikimedia Commons/Michael Vadon, TikTok, iStock.com/Bondart

Una respuesta a “TikTok puede ser una poderosa arma política (y si no, que se lo digan a Trump)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *