Esta web te permite hablar con tu yo del futuro, ¿qué le dirías? - Nobbot

Esta web te permite hablar con tu yo del futuro, ¿qué le dirías?

Son muchas las ocasiones en las que nos gustaría comunicarnos con nuestro yo del futuro. Quizá para decirle que no vuelva a cometer la misma estupidez que en ese presente concreto nos ha dejado tocados. Quizá para recordarle qué es lo realmente importante o alguna otra cosa tremendamente profunda. O simplemente para ver si no has sido un auténtico vago y has cumplido todo aquello que en su día prometiste.

El futuro siempre ha despertado en nosotros un interés extremo, sentimos la necesidad de conocer más, de saber qué vendrá. Eso sí, aunque todos nos interesamos por el futuro en general, es cierto que la mayor parte de las veces somos un poquito egocéntricos. Más de uno y de dos elegirían antes hablar con su yo del futuro que saber información sobre el orden mundial dentro de 30 años.

Pues bien, aunque parezca imposible la tecnología ha conseguido esta maravilla sobrenatural. Gracias a la página Futureme podréis comunicaros con vuestro yo del futuro de forma sencilla. ojo, que nadie piense que vais a tener un cara a cara o que vais a tomar un café juntos. Hay cosas que la ciencia todavía no ha alcanzado, lo sentimos. Esta comunicación se hace efectiva a base de emails con formato de carta, un bonito recurso que se está perdiendo.

Programa el envío de tu carta

El funcionamiento de esta web es extremadamente sencillo. El primer paso es escribir la carta que queréis que vuestro yo del futuro lea en un momento dado. Ya sabéis, podéis incluir consejos, consuelo, reproches… barra libre de emociones. Después debéis introducir vuestro correo electrónico, al que os llegará dicho documento en el futuro. En cuanto al tiempo, podéis seleccionar el que más os plazca. La página incluye por defecto un año, tres o cinco pero podéis personalizar la fecha y hablar con el yo del futuro que mejor os caiga o con el que creáis que estará más cuerdo.

Futureme incluye una sección de cartas públicas pero anónimas. Los usuarios pueden acceder a los pensamientos o sentimientos de muchos otros que, amablemente, han querido compartir sus experiencias. Como os decimos, es totalmente anónimo así que evitad aquello de señalar con el dedo y decir nombres y apellidos en el cuerpo del texto. Quedaría un poco feo. Aún así, no os preocupéis porque si queréis gozar de total privacidad también tenéis la posibilidad de hacerlo.

5 millones de comunicaciones con el yo del futuro

Puede parecer un poco extraño de primeras pero Futureme ha conseguido enganchar a más de uno. De hecho, desde el año 2002 se han registrado unas 5 millones de cartas enviadas a través de esta plataforma. Una cantidad nada despreciable, desde luego. Algunos usuarios se han aficionado a eso de tener la capacidad sobrenatural de comunicarnos con una persona que aún no somos. De hecho, la página cuenta con las donaciones de muchos internautas para mantenerse en pie y garantizar la llegada de unas cartas tan esperadas.

Futureself, una iniciativa de Orange en 2015

Orange ya lanzó en el año 2015 una aplicación que nos permitía comunicarnos con un hipotético yo del futuro. De hecho, podíamos incluso verlo. Obviamente la recreación no era 100% exacta pero nos permitía hacernos una idea de cómo seríamos en 2034. Futureself, nombre del proyecto, nació a raíz de una campaña publicitaría que quería celebrar las dos décadas de la compañía.

Con una fotografía y unos simples datos el sistema creaba una imagen en 3D de nuestro supuesto yo del futuro. A continuación, era posible entablar una conversación con el mismo. Las preguntas que se le podían hacer eran muy dispares. Desde cuestiones personales (un poco más difíciles de responder) hasta temas de tecnología y avance. La idea era hacer algo divertido y diferente que conectase con los usuarios.

Como vemos, muchos son los intentos de establecer un determinado contacto con el futuro y, aunque divertidos y originales, todo se queda en pequeñas anécdotas. Pero, pensándolo bien, ¿quién quiere vivir preocupado por el futuro? Mejor dejar un espacio para el factor sorpresa, que sino pierde la gracia.