¿Y si los gigantes de internet contribuyeran al coste de las redes de telecomunicaciones?

cable de fibraLa comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, ha apuntado recientemente que gigantes digitales como Google, Meta o Netflix deberían sufragar parte de los costes de las redes de telecomunicaciones europeas.

Estas declaraciones forman parte de un clima de opinión explicitado en una carta redactada conjuntamente por los máximos directivos de Orange, Telefónica y Vodafone, en la que instaban a las autoridades europeas a cambiar la normativa para obligar a las grandes plataformas digitales a invertir también en las redes de telecomunicaciones.

Los principales ejemplos de estos gigantes de Internet son Facebook (ahora Meta), Amazon, Netflix y Google (un grupo comúnmente conocido como «FANG»).

Gigantes digitales

gigantes digitales vs. telecos

El conflicto viene de largo y se resumen en que los grandes operadores de telecomunicaciones europeos están hartos de ser quienes financian, casi en exclusiva, la gran fiesta de la digitalización. Mientras que su negocio mengua (en especial en España por la insólita competencia del mercado), sus inversiones siguen creciendo para ofrecer nuevas tecnologías a sus usuarios -las últimas, 5G o XSPON– y absorber un tráfico que crece exponencialmente por la actividad de los grandes gigantes digitales. Gigantes que encogen a la hora de contribuir a la inversión en redes.

Es evidente que el auge de las plataformas digitales en los últimos años no ha supuesto ningún aumento significativo en la demanda de los usuarios de servicios de telecomunicaciones, ya sea en número de suscriptores o ingresos por cliente. Así pues, el círculo virtuoso de inversión y adopción de servicios de telecomunicaciones no beneficia de manera justa y proporcionada a todos los eslabones de la cadena, lo que genera graves asimetrías en los resultados.

gigantes digitales

mucho coste y poco retorno

Informes como el de Frontier Economics y Axon dan cuenta de esta situación aportando cifras muy esclarecedoras. Así, los operadores de red han invertido más de 500.000 millones de euros durante los últimos diez años en el desarrollo de sus redes de telecomunicaciones fijas y móviles en Europa. La situación está socavando la capacidad de muchos operadores de redes para obtener un retorno viable de sus inversiones y, si se mantiene aún más, podría amenazar algunos de los objetivos de transformación digital la Comisión Europea.

El análisis de Frontier ─basado en los datos de costes, tráfico y redes facilitados a la consultora por Deutsche Telekom, Orange, Telefónica y Vodafone─ apunta un coste anual del tráfico generado por las plataformas digitales de entre los 36.000 y los 40.000 millones de euros para las redes europeas.

recomponer el circulo virtuoso

Ante este panorama, Axon describe distintos escenarios en los que la contribución de las plataformas digitales al desarrollo de las redes de telecomunicaciones generaría riqueza en el continente.

Por ejemplo, una contribución de los gigantes digitales por un valor medio de 20.000 millones de euros impulsaría la expansión de las redes incrementando el PIB europeo en solo cuatro años en hasta 72.000 millones de euros, creando 840.000 nuevos puestos de trabajo.

Este despliegue acelerado de las redes también implicaría la migración de tráfico a redes 5G y de fibra más eficientes, permitiendo una reducción del 28% del consumo de energía y del 94% de la huella de carbono para el sector en 2025.

Gigantes digitales

A la luz de todos estos datos, parece clara la necesidad de hallar una solución a un problema que compromete el objetivo de digitalización europea, en línea con el compromiso de la Comisión de desarrollar marcos adecuados para que todos los actores que se benefician de la transformación digital contribuyan a los costes de las infraestructuras que la hacen posible, de forma justa y proporcionada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.