El internet de las cosas... hasta en la basura: el caso de Integreellence

El internet de las cosas… hasta en la basura

Iris y Chanel Sopo, dos hermanas extremeñas de la comarca de la Serena, han desarrollado un contenedor inteligente para residuos orgánicos. La gran novedad: que es capaz de hacer compost in situ y de calcular la cantidad de residuos que genera cada vecino, así como rutas de recogida eficientes, gracias al internet de las cosas.

Una idea revolucionaria con la que han ganado varios premios, entre ellos, el del Programa Santander Explorer 2018 por la Universidad de Extremadura (Unex – Uex Badajoz Space), con el que viajaron a Silicon Valley, el paraíso de los emprendedores. Ahora están a punto de poner en práctica su idea con un programa piloto que ya ha interesado a varios ayuntamientos españoles.

Chanel Sopo es ingeniera técnica en Diseño Industrial por la Universidad de Extremadura, con un Máster de Investigación en Ingeniería y Arquitectura. Iris es licenciada en Ciencias del Mar por la Universidad de Cádiz, donde realizó el Máster de Gestión integral del Agua.

“Quizá la faceta de emprendedoras nos venga de nuestra madre, que dirige un complejo de turismo rural en Zalamea de la Serena”, explica Chanel. Y es precisamente en esta comarca pacense en la que se han criado donde piensan poner en marcha su proyecto para crear un buen sistema de gestión sostenible de los residuos. Lo cuenta con detalle Chanel.

“Me surgió la idea en cinco minutos”

– ¿Cómo se os ocurrió este proyecto de emprendimiento?

La idea nació en un curso de Project Manager que estaba realizando. Concretamente durante el desarrollo de una actividad creativa que consistía en inventar una idea de producto en cinco minutos. De esos escasos minutos surgió hasta el nombre del proyecto.

– ¿En qué consiste concretamente Integreellence?

Integreellence es una startup con la finalidad de crear desarrollo tecnológico e industrial para fortalecer el tejido empresarial de nuestra región. Es fundamental que empresas del sector trabajen para que en Extremadura se mueva la tecnología y la ingeniería. En concreto, nuestro trabajo lo enfocamos en mejorar y crear soluciones reales y tangibles para el medioambiente. Apostamos por la ingeniería sostenible, el ecodiseño y el cambio a modelos circulares de gestión de residuos.

– ¿Cuáles son las características de ese modelo circular?

El aprovechamiento más óptimo posible de los residuos orgánicos. Lo queremos plasmar en un proyecto piloto –llamado Ongreen– que ofrecemos a los ayuntamientos y que consiste en la instalación de un dispositivo en una calle y monitorizar el uso de 30 vecinos durante nueve meses. Además, incluye un plan de formación y marketing para que sea más eficiente y podamos ver resultados más claros.

COMPOBOX, EL QUINTO CONTENEDOR

– ¿Cómo es el contenedor de residuos que habéis ideado?

Nuestro sistema se llama Compobox y está diseñado para instalarlo en la vía pública a modo de quinto contenedor, o en sitios estratégicos de la ciudad. Este contenedor inteligente gestiona el residuo orgánico y lo transforma en compost in situ, valorizándolo en el origen. Aparte, se aprovecha de tecnologías como internet de las cosas para recopilar datos de uso de los vecinos, tales como el peso de sus residuos u otros datos que Europa empezará a demandar en breve. La máquina también monitoriza el compost aportando datos tales como la temperatura y la humedad para saber cuándo está listo el producto y calcular rutas de recogida eficientes. Además, cuenta con un sistema de limpieza y oxigenación interno, para evitar malos olores. Una peculiaridad de nuestro sistema es que la recogida será dos veces al mes frente a las numerosas veces, hasta siete, que se recoge actualmente. Lo cual implica un importante ahorro en costes logísticos para la Administración.

“EUROPA LO VA A EXIGIR”

– ¿Y ya hay muchos ayuntamientos interesados?

Nos han llamado ayuntamientos de toda España. En parte también es debido a que la actual ley de suelos contaminados impone una serie de objetivos a las administraciones en materia de reciclaje, sobre todo en la separación de basura en el origen de la fracción orgánica. El compostaje va a ser una de las prioridades de la nueva normativa europea. Además, se va a empezar a solicitar a los ayuntamientos datos de recogida que ya está ofreciendo nuestro sistema, como por ejemplo el peso por usuario. Podríamos decir que Integreellence aporta una solución integral a todo lo que va a tener que hacer la Administración en materia de residuos orgánicos en los próximos años.

“ELIMINAMOS METROS DE VERTEDERO”

– ¿Esta recogida datos puede ocasionar algún problema para la privacidad del usuario?

El sistema no recoge datos personales directamente asociados a usuarios, sino rutinas de uso y reciclaje asociados a viviendas, por lo que aunque el uso sea de una persona, no son sus datos personales los que la máquina registra. Cada vez que un usuario tira su basura, recogemos el peso de su bolsa, la hora de tirada e incidencias que pudieran surgir. Estos datos se gestionan directamente en la plataforma a modo de estadística y son tratados para mejorar las estrategias de gestión de residuos y las necesidades de los vecinos. Además, estamos creando un sistema que permite valorizar un residuo que todo el mundo tira elaborando un producto de alto valor añadido que se usará para abonar campos. Eliminamos metros de vertedero. Los datos nos permiten incentivar a los vecinos que reciclan bien. Es una manera de concienciar y hacer conscientes a los usuarios del problema.

– ¿Qué habría que hacer con los residuos no orgánicos? ¿Crees que es mejorable el sistema de punto limpio?

Es una labor principalmente política que debería de tener la máxima prioridad. Lo ideal sería que todos los contenedores pudieran gestionar de forma inteligente todos los grupos de residuos, o al menos los mas contaminantes, aplicando metodologías de la economía circular para transformar residuos en otros productos y así ampliar su ciclo de vida. Este alargamiento de vida evita que se fabriquen más productos nuevos, reutilizando los existentes más veces. La clave está en saber fabricar para reutilizar. De todos modos, la prevención es fundamental para que la gestión de los puntos limpios sea mas eficiente.

OTRAS SOLUCIONES

– ¿Hay algo parecido al contenedor de compostaje inteligente en alguna ciudad del mundo?

Hay muchas soluciones diferentes. Muchos monitorizan el peso total o el llenado. En los países del norte de Europa se ofrecen soluciones electrónicas más caras y complejas. Desde luego, es un problema candente y está haciendo que numerosas entidades diseñen soluciones varias. Nosotros ofrecemos una solución integral tanto para la Administración como para el usuario, que no es común entre las soluciones existentes.

– La idea es ir hacia el llamado vertedero cero. ¿Cuál es el pueblo, ciudad o país más avanzado en esta materia?

Hay países pioneros en la valorización de residuos como Suecia u otros países del norte de Europa que están teniendo muy buenos resultados. Sin embargo, estos países priorizan la valorización energética frente a otro tipo de valorización más sostenible y prioritaria para la normativa europea. En este sentido, países como Italia, incluyen nuevos modelos en la gestión de sus residuos orgánicos basados en el compostaje.

EL PARAÍSO DEL EMPRENDEDOR

– Estuvo en Silicon Valley: ¿qué ha aprendido allí?

Silicon Valley, y la ciudad de San Francisco, son el ecosistema perfecto para visitar si eres emprendedor. La cultura de la empresa y la startup está muy arraigada y se respira en cada rincón de la bahía. Ha sido una experiencia única, intensa y muy gratificante, donde pude conocer a grandes personalidades de este sector y visitar las empresas más punteras del momento. Lo que más me ha enriquecido de este viaje han sido las personas del programa Explorer con las que he viajado. En solo una semana hemos hecho una familia, sentimental y técnica. Tenemos una comunidad en la que nos ayudamos: todos somos recursos disponibles los 365 días del año para lo que necesitemos, repartidos por toda España. El viaje nos ha unido mucho, pero todos tenemos en común esta locura de vida que es el emprendimiento. Sin duda, me quedo con todos mis explorers. Actualmente, trabajo directamente con varios amigos del viaje.

“DEBERÍAN INCENTIVAR LAS BUENAS PRÁCTICAS”

– ¿Cuáles son los principales problemas del medio rural de cara a la sostenibilidad?

En el medio rural aún se conservan prácticas y profesiones que son bastante sostenibles en comparación a cómo han ido evolucionando los sectores en las ciudades. Nos encontramos a mucha gente que hace compost en sus casas desde siempre. Reciclan sus botellas de vidrio para conservar productos hechos en casa, entre otras cosas. Pero el problema en el medio rural es que también nos llegan los mismos productos que a las ciudades y producimos el mismo número de residuos, pero aquí la población está menos concienciada con el reciclaje o con el uso de los contenedores y las buenas prácticas. En mi opinión, las decisiones políticas son clave. Las administraciones deberían imponer soluciones mas restrictivas e incentivar o premiar las buenas prácticas.

– ¿Hasta qué punto el modelo circular es aplicable en grandes ciudades?

El modelo circular empieza por la industria. Tenemos que concienciar a los ingenieros, a los fabricantes y diseñadores que tienen que fabricar para poder reutilizar. Reciclar no basta. Si diseñamos y fabricamos productos que puedan despiezarse mas fácilmente, con los que fabricar otros productos o reutilizarse para otras actividades, estaremos generando mucho menos residuos y extrayendo menos recursos del medio natural. Además, si usamos energías limpias, generaremos menos emisiones contaminantes en los procesos de fabricación.

APOYO SOCIAL

– Además del contenedor de compostaje orgánico ¿qué otros proyectos tenéis en Integreellence?

Estamos desarrollando proyectos relacionados con la aplicación de tecnología en sectores primarios como la agricultura o la ganadería y otros proyectos de I+D+i medioambiental que iremos anunciando próximamente. Aparte, tenemos una asociación llamada Integreellence social en Castuera donde empezamos y realizamos colaboraciones con entidades para realizar proyectos europeos para el desarrollo tecnológico rural. No tiene nada que ver con la empresa, hacemos cosas diferentes. Es nuestra forma de mantener activa otra parte que nos gusta mucho: desarrollar nuestra zona. No se puede sobrevivir empresarialmente a base de donaciones y crowdfunding, pero una asociación activa y con apoyo nos realiza mucho, ya que nos permite ver y colaborar en la mejora de nuestro entorno.

En Nobbot | MJ/kg, la unidad de contaminación de la que deberíamos estar hablando

Imágenes | Integreellence y Unsplash/Jasmin Sessler

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *