Las preguntas clave antes de invertir en una nueva tecnología

Invertir en tecnología, sí… pero recuerda fiascos como minidisc u olorvisión

Del coche volador que no vuela al teléfono para Twitter, la historia de la tecnología está plagada de rotundos fracasos. Hay cientos de ejemplos de ideas que parecían revolucionarias y que acabaron en nada. El Museums of Failures de Helsinborg, Suecia, reúne todo lo que parecía ingenioso pero que luego no funcionó.

A menudo, son innovaciones que parecen destinadas a cambiar el mundo y que terminan quemando grandes presupuestos de marketing. La carrera por la digitalización debe hacerse con criterio y no todas las innovaciones pueden ser acogidas con la fe del early adoper.

Las prisas por invertir en la novedad, tanto de las empresas como de los particulares, no son buenas A menudo, significa comprar, casi a ciegas, todos los últimos gadgets o software lanzados en el mercado. Sin embargo, antes habría que hacerse algunas preguntas fundamentales.

Para aclarar el concepto, recordamos aquí cinco ejemplos entre las muchas tecnologías que tenían que revolucionar el mundo y que fracasaron miserablemente.
olorvision

5 grandes fracasos tecnológicos

  1. Olorvisión. En 1960 apareció una máquina que prometía agregar el olor al cine gracias a unas botellas que se abrían y difundían el aroma durante la proyección. El fiasco fue inmediato: después de la primera película, ‘Scent of Mystery’, no se usó más.
  2. El Mizar. El coche-avión. Concebido en 1973, era la unión entre un Ford Pinto y un Cessna. Se construyeron solo dos modelos. Uno de ellos se estrelló mientras su inventor, Henry Smolinski, lo conducía. Él murió y la compañía fue cerrada de inmediato.
  3. Lanzado en 2009, el móvil TwitterPeek permitía llamar, enviar mensajes y consultar Twitter. A pesar de ser aclamado por los expertos, nadie lo compró.
  4. Minidisc. En teoría, era perfecto. Un disco regrabable miles de veces, protegido por una pequeña caja que le resguardaba de los arañazos. En 1992, el minidisc parecía ser el punto de inflexión de la industria musical. Sin embargo, los mp3 y los CDs decretaron su muerte en 2013, después de unas ventas muy decepcionantes.
  5. Finalmente, no podemos olvidarnos de las gafas inútiles por excelencia: las Google Glass. Por ahora han sido un fracaso indiscutible, pero parece que ‘Big G’ está listo para lanzar un nuevo modelo. Tal vez, insistiendo, triunfe.

nvertir en nuevas tecnologías

7 preguntas para las empresas antes de invertir en nuevas tecnologías

En el mundo de los negocios actual, las inversiones en digitalización y nuevas tecnologías son absolutamente prioritarias. Desde la inteligencia artificial hasta el Internet de las Cosas o la red 5G, la transformación digital es la estrella polar que todo negocio debe seguir para no perderse en el mar de la mediocridad.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. O, al menos, las cosas no funcionan para todos de la misma manera. Por tanto, antes de activar costosos procesos de integración para incorporar nueva tecnología a sus modelos de negocio, las empresas deberían preguntarse:

  • ¿La tecnología en la que quiero invertir es escalable? Es necesario elegir un modelo que sea adecuado para un posible aumento de la demanda. Sin fijarse solo en el precio.
  • ¿La nueva tecnología se integrará con los sistemas actuales? El riesgo es perder más tiempo de lo que esperábamos ahorrar.
  • ¿Estoy resolviendo un problema que me cuesta tiempo y dinero? ¿Es realmente esta la solución?
  • ¿Entiendo esta tecnología? Siempre es mejor involucrar a expertos de confianza.
  • ¿He considerado todos los costes indirectos del cambio? Al final, la innovación debe hacernos ahorrar o ganar mucho más que antes.
  • ¿Confío en la compañía que me está vendiendo la nueva tecnología? ¿Cómo es su atención al cliente? ¿Mantienen sus productos actualizados?
  • ¿Sé lo que está haciendo la competencia? Si todos lo hacen, no necesariamente tenemos que hacerlo nosotros también, pero tal vez habría que considerarlo.

consumidor

7 consejos para un particular antes de invertir en un nuevo producto tecnológico

Cuando se trata de comprar algo, cualquier cosa, a todos nos gustaría ‘comprar bien’. No se trata solo de encontrar el mejor precio posible, sino también de elegir la solución que mejor se adapta a nosotros y a nuestras necesidades. El riesgo, de hecho, no es solo no dar con una ganga, sino también pagar caro un producto que no es adecuado a nuestras necesidades.

Aquí van algunos consejos sencillos para tener en cuenta antes de realizar una compra de tecnología:

  • Comienza desde una necesidad específica y concreta.
  • Documéntate siempre, antes de la compra, sobre las características reales que necesitas y las de los productos que barajas.
  • No seas perezoso ni enamorado, compara varios productos similares.
  • ¿Cual es la razón de tu compra? Parece obvio pero no lo es. Piensa por qué quieres este producto.
  • Si puedes, espera un par de meses después del lanzamiento del producto. Acuérdate del Note 7.
  • No compres nada desde una perspectiva futura, piensa en lo que necesitas ahora, porque la tecnología envejece rápidamente.
  • Desconfía de las marcas desconocidas a precios de ganga y también de los productos de marca ofrecidos a precios muy bajos. La calidad se paga.

Como dijo Albert Einstein, “el progreso tecnológico es como un hacha en manos de un criminal patológico”. La decepción es impredecible y, a veces, inevitable, por tanto es esencial ejercer el libre albedrío del consumidor y del inversor. Es la única arma que tenemos.

En Nobbot | Nueve consejos para hacer más fácil la tecnología a nuestros mayores

Imágenes | iStock – Wikipedia