'Catán': cómo jugar, trucos para empezar, 'Catán' online

Cinco recursos, estrategia y acción: así es ‘Los colonos de Catán’

el juego de Catán

‘Die Siedler von Catan’ se puede pronunciar en más de 40 idiomas. El juego del ‘Catán’ ha conquistado el mundo a base de trigo, madera, adobe, ovejas y piedra, mucha habilidad, bastante estrategia y la suerte en los dados.

‘Los colonos de Catán’, ‘Los descubridores de Catán’ o, simplemente, ‘Catán’ es un juego de mesa inventado por Klaus Teuber, un protésico dental alemán al que no le gustaba su trabajo y acabó ideando un tablero y unas reglas que han dado la vuelta al mundo. A día de hoy, Catan GmbH, la compañía familiar de los Teuber, ha vendido más de 30 millones de unidades del juego de mesa, convirtiéndolo en uno de los más exitosos de todos los tiempos.

¿Qué es y cómo jugar a ‘catán’?

‘Catán’ es un juego de mecánica sencilla. Sobre un tablero que cambia su disposición en cada partida, cada jugador debe construir caminos, pueblos y ciudades y acumular diferentes cartas. Cada uno de estos elementos otorga ciertos puntos y el que llegue a 10 gana. Bajo estas reglas aparentemente sencillas, se despliega un juego de dinámicas complejas, estrategia y comercio, capaz de mantener la tensión de los contrincantes por las nubes durante toda la partida.

‘Los colonos de Catán’, el más conocido entre los juegos de estilo alemán o europeo, reúne una serie de características que también lo hacen apto para todos los públicos. En su versión básica, las partidas no suelen prolongarse demasiado en el tiempo (una media de 40 minutos). Además, no hay luchas ni nadie acaba eliminado. Ni siquiera se puede conquistar al oponente. El objetivo es simplemente gestionarse mejor que los demás.

La versión básica (después hablaremos de las muchas expansiones que se han publicado) dispone de un tablero de 18 casillas hexagonales que las materias primas (trigo, madera, adobe, ovejas y piedra) y una con un desierto que no produce nada, así como 18 fichas con números del dos al 12 que se colocan encima de cada casilla. Además, en el marco del tablero hay una serie de puertos donde podremos hacer intercambios de materias.

Los jugadores empezarán construyendo dos caminos y dos poblados cada uno e irán tirando los dados (se juega con dos) de forma sucesiva. En cada tirada, todos los jugadores obtendrán las materias primas señaladas con el número obtenido. Además, los jugadores podrán, cada uno en su turno, negociar para intercambiar cartas, comprar cartas de desarrollo (cartas extra con diferentes usos y puntuaciones) y construir carreteras, pueblos y ciudades en función de las materias primas que posean. Gana el primero en alcanzar los 10 puntos totales.

tablero de los colonos de catán

‘Catán’ online: cómo jugar

Aunque nada puede reemplazar al placer de jugarlo sobre un tablero físico, en el que observar de cerca los movimientos de cada rival, también existe el Catán online. Se trata de Catan Universe, un espacio en el que podremos acceder a la versión básica de forma gratuita, así como probar diferentes expansiones. Funciona en Android, iOS y para navegador.

Un juego para muchos, con versión para dos

La versión básica de ‘Catán’ es para entre dos y cuatro jugadores, aunque las mejores partidas son las que se desarrollan entre cuatro, cuando los recursos y el espacio son escasos. Sin embargo, dada su popularidad, existe también una versión optimizada para dos jugadores llamada ‘Catán: El Duelo’.

Expansiones de ‘Catán’

Teniendo en cuenta el ritmo y la intensidad del juego original cuando participaban cuatro jugadores, la primera expansión para ampliar el tablero no tardó en salir al mercado. Así, esta ampliación suma fichas, casillas hexagonales y recursos para jugar con un quinto y sexto jugador. Eso sí, los tiempos de la partida se alargan considerablemente.

A partir de ese momento, se han ido lanzando multitud de expansiones de ‘Catán’, algunas incluso asociadas a grandes franquicias como ‘Juego de tronos’. Estas son algunas de las más populares:

  • ‘Catán: Navegantes’. Esta versión del juego amplía el tablero por el mar, incorporando hexágonos de agua y barcos con los que explorar nuevas rutas comerciales. Lo mejor de esta expansión es que apenas añade complejidad a las reglas y mantiene la esencia del juego original.
  • ‘Catán: Ciudades y caballeros’. A partir del esquema básico de ‘Catán’, esta expansión transforma el juego, añadiéndole un punto extra de conflictividad. En esta ampliación, los caballeros entran en acción para cortar el paso a nuestros rivales, reforzar las ciudades o desarrollar nuestra economía o nuestra política. Eso sí, esta expansión amplía considerablemente el tiempo medio de juego.
  • ‘Catán: Mercaderes y bárbaros’. Esta es una de las versiones más populares, ya que cuenta con diferentes sets para ir incrementando la dificultad del juego según nos intereses. Nos permite sumar componentes como caravanas mercantes, pesca, ríos y bárbaros, de uno en uno o todos juntos.

la expansión de navegantes

trucos en ‘Catán’ para empezar con buen pie

Al principio, ‘Catán’ puede abrumar. Las reglas son sencillas, pero hay muchos elementos a tener en cuenta para dirigir la partida a buen puerto desde la primera tirada. Cada uno irá desarrollando sus propias estrategias con el tiempo, pero ahí van cuatro trucos para comenzar con buen pie:

  1. Intenta cubrir todos los recursos, pero prioriza la obtención de madera y adobe al principio. Son esenciales para hacer caminos, el primer paso para empezar a expandirte por el tablero. Si no haces caminos, no podrás avanzar. Si los dados o la suerte no acompañan, el comercio y el intercambio de cartas en los puertos son una buena opción.
  2. Hay números con más probabilidades que otros. Al tirar dos dados, es más fácil que nos salga un ocho o un seis que un dos o un 12. Aun así, no debemos olvidar que el azar juega un papel importante. Una estrategia interesante en los primeros compases del juego puede ser intentar ganar posiciones en todos los números. Así, toque lo que toque, saldremos bien parados.
  3. No subestimes las cartas de desarrollo. La primera opción suele ser conquistar el tablero y construir pueblos y ciudades. Sin embargo, las cartas de desarrollo pueden darnos incluso más puntos. Aunque no sea la estrategia principal, hacerse con ellas es siempre un buen plan B.
  4. No juegas solo. El comercio es base en la dinámica de ‘Catán’. Mantén una relación fluida con tus oponentes e intenta que te den las cartas que te hacen falta. Eso sí, ojo con que no suceda al revés y acabes entregándole al rival la llave de la victoria.

Aunque partamos de estas cuatro bases, hay que tener en cuenta que ‘Catán’ es un juego que cambia mucho entre partidas, ya que las casillas y los números se ordenan de forma diferente cada vez. Por mucho que diseñemos una estrategia, esta no será infalible, y tendremos que adaptarla en cada juego y modificarla a medida que se desarrolle la partida. En definitiva, ‘Catán’ es un juego sencillo cuya complejidad amenaza con atraparte para siempre.

En Nobbot | Los mejores juegos que no necesitan conexión a internet

Imágenes | Pxhere, Wikimedia Commons/ Yonghokim, Dmitrij Rodionov

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *