Cuando el arte se convierte en destrucción gracias a unos globos

Cuando el arte es acuchillar globos y partir spaghetti

En el año 2015 los visitantes de ARCO (Feria Internacional de Arte Contemporáneo) quedaron, como poco, sorprendidos con una de las obras que allí se exponían. Un vaso de agua medio lleno (o medio vacío, según se mire) se convirtió en el centro de todas las miradas y también de todos los comentarios. ¿Esa cosa tan simple era realmente arte?

El arte es algo muy subjetivo y, quizá, lo más bonito de todo esto es que cada uno sea capaz de ver la belleza y la creatividad donde le da la real gana. Por ejemplo, Jan Hakon Erichsen es un artista noruego que ha logrado encontrar la magia en el simple hecho de explotar globos. Eso sí, el hombre utiliza las formas más extrañas que se nos puedan ocurrir. Su arte, que se ha convertido en viral, nos puede gustar más o menos pero lo que nadie puede negar es que Erichsen tiene imaginación, y mucha.

vuelan los cuchillos

Erichsen ha acostumbrado a sus seguidores a subir numerosos vídeos a su canal de Youtube en los que aparece destruyendo cosas de forma original. Sin embargo, su última creación ha tenido más reproducciones que cualquier otra y los usuarios parecen haber recibido de buen grado los dos minutos en los que el noruego pincha globos sin parar. Para ello utiliza cuchillos, hachas y cualquier otro utensilio de punta afilada capaz de rasgar sin demasiado esfuerzo el colorido material.

Obviamente, y teniendo en cuenta que Erichsen no es un artista tradicional, las herramientas están dispuestas de las formas más marcianas que puedan dibujarse en nuestras mentes. Por ejemplo, en una de las tomas podemos ver al noruego con una especie de corona fabricada con cuchillos que, sútil y lentamente, deja caer sobre un conjunto de globos. El rey de las puntas creo que le llaman.

Las sensaciones que transmite este vídeo son dispares y, aunque parezca extraño, encontramos una tensa calma en el sonido de cada una de las miniexplosiones.

Destrozarlo todo

Tal y como asegura Jan Hakon Erichsen en su cuenta de Instagram, su fin artístico es destrozarlo todo y, desde luego, no hace falta que lo jure. Los globos no han sido el único objetivo de su obra. Los spaghetti también han despertado la creatividad de un artista que huye de los convencionalismos. Entre sus vídeos encontramos distintos circuitos en los que la pasta vuela de un lado a otro sin control. Romper láminas de canelones, partir spaghetti… va a ser cierto aquello de que el arte es subjetivo, aunque parece que a Jan Hakon Erichsen nadie le dijo jamás que con la comida no se juega.

arte
Instagram Jan Hakon Erichsen

A mi manera

Uno de los campos que Erichsen ha explorado como artista ha sido el de los Origami, pero claro, lo ha hecho a su manera. En su página web encontramos una serie bautizada como Dirty Origami que nos recuerda a aquel capítulo de los Simpson en el que Homer se convertía en artista por casualidad después de destrozar una barbacoa. En el caso del dibujo amarillo la cosa no terminó de cuajar pero los peculiares Origami de Erichsen consiguen, como poco, generar un debate interno sobre qué podemos llamar arte y qué no.

arte
Dirty Origami. Jan Hakon Erichsen

Otra de las cosas más llamativas de este artista de la destrucción es que, normalmente, aparece en sus vídeos y fotografías. Como si fuera un Tarantino de la vida ejecuta los distintos sistemas con sus propias manos y se convierte en una especie de conejillo de indias de todos sus experimentos.

A través de las redes sociales nos puede dar la sensación de que Erichsen que está compartiendo memes con sus seguidores, dado el grado de surrealismo de algunas de sus creaciones. Sin embargo, este excéntrico noruego ha expuesto sus obras en galerías de todo el mundo y ha participado en numerosos festivales internacionales de vídeo, el Proyector Video Festival 2018 celebrado en Madrid entre ellos.

Por muy atractivo que parezca explotar globos con cuchillos y hachas en aquellos días en los que has salido a las mil y una de la oficina o el autobús se te ha ido en la cara en plena tormenta, recordad, el propio Erichsen recomienda no intentar esto en casa. Ni siquiera bajo la supervisión de un adulto.

Imagen destacada: Destruction Diaries. Jan Hakon Erichsen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *