Sonido 8D: qué es y las mejores canciones 8D que puedes escuchar

Ponte los auriculares, relájate y disfruta de las mejores canciones 8D

sonido 8D en que consiste mejores canciones

¿Sabes lo que es el sonido 8D? ¿Hace cuánto tiempo que no realizas la escucha activa de música? Detener todo lo demás, colocarse unos auriculares y dejarse llevar por la música, preferiblemente con los ojos cerrados. En esta ocasión vamos a practicar la escucha de canciones 8D, temas y melodías que simulan un entorno tridimensional y cuya sensación de inmersión va mucho más allá del estéreo o el sistema 5.1 con subwoofer.

Si estos sistemas permitían escuchar música a nuestro alrededor, delante y detrás, e incluso a los lados, el sonido 8D se caracteriza porque el sonido y los instrumentos pueden bajar y subir en la vertical. Al menos virtualmente. Es decir, no solo los escucharemos orbitando nuestra cabeza, sino bajando a los pies o pasando por encima de la cabeza. Así es como lo hacen.

El sonido 8D en realidad es Sonido 3D

Formalmente, el sonido 8D, si lo entendemos como “sonido de ocho dimensiones”, no existe. Sonido 8D es el el nombre comercial que se le ha dado a aplicar técnicas digitales de sonido 3D a la música. Es decir, cuando hablamos de 8D hablamos de canciones, pero no hay ocho dimensiones por ninguna parte. Todo el sonido es 3D.

Pero, antes de volvernos técnicos, atentos a este audio de Neha Kakkar. Cierra los ojos e intenta adivinar dónde están los instrumentos y la cantante. Habrá momentos en el audio en que nos parecerá que la música está justo detrás de los auriculares, así como debajo o por encima. Resulta, como poco, fascinante.

Sonido ambisónico u holofonía

El sonido 3D, sonido ambisónico u holofonía no es nuevo. Fue inventado por Hugo Zuccarelli en los 80 para añadir realismo a las piezas sonoras en entornos tridimensionales. De aquello hace ya cuatro décadas. Para lograrlo, Zuccarelli  estudió cómo percibimos los humanos el sonido, y luego nos hackeó. Aunque cabe la pena matizar que es ahora cuando tenemos mejores herramientas.

Es evidente, cuando escuchas esta modificación de ‘Bohemian Rhapsody’, que los cantantes de ‘Queen’ no están en tu cuarto. Para que ‘Queen’ te cantase al oído en 8D, hace unas décadas habría hecho falta un costoso equipo de grabación. Hoy, los escucharemos a nuestro alrededor gracias al juego que realizan los diferentes componentes digitales de cada auricular en base a algoritmos. Entremos en faena con el sonido 8D.

El Sonido 3D es el sonido natural

Del mismo modo que una persona sabe, con los ojos cerrados, si está tumbada o está de pie, esa misma persona sabe de dónde viene un sonido incluso con los ojos cerrados. Nuestro cerebro realiza complejos cálculos matemáticos usando química para transformar señales en el sistema auditivo y determinar la posición de un altavoz. Traducción: el cerebro escucha en 3D.

Si una persona camina a nuestro alrededor (es un experimento que podemos hacer sin salir de casa), sabremos dónde se encuentra por sus pisadas. Es más, seremos conscientes de que las pisadas vienen del suelo, que si aplaude el sonido procederá de la altura de las manos, y que si habla el sonido estará más arriba. Y nos sorprenderá escuchar una voz que viene del suelo.

Hackear tu cerebro con sonido 8D

De modo que tu cerebro, a través de sendos sensores a los lados de la cabeza, es capaz de identificar la fuente de un sonido y su posición espacial. Para ello usa, de forma inconsciente, el efecto Haas o head-related transfer function, que consiste en analizar factores como el retardo entre la señal del oído derecho frente al izquierdo, y viceversa; o la pantalla que hacen las orejas.

El mecanismo es sencillo. Si un pájaro pasa por tu derecha, su trino llegará antes a tu oído derecho (1) que al izquierdo (2, 3). Suponiendo que tu cabeza mida unos 20 cm de ancho, y teniendo en cuenta una velocidad del sonido de 340 m/s, tardará 0,000588 segundos más (3). A esto se suma una segunda señal sobre el oído izquierdo: el sonido atravesando el cráneo (2).

Así, cuando un sonido viene de detrás, no se escucha igual que cuando viene de delante. En este caso, las orejas también hacen de pantalla. Como el cerebro es capaz de identificar si hay o no objetos delante de la fuente de sonido, al realizar el cálculo es capaz de determinar “el sonido está detrás de las orejas”, que equivale a “el sonido está detrás”. Atentos a cómo Ed Sheran se ‘mueve’ a nuestro alrededor gracias al sonido 8D.

De cazar a escuchar música holofónica

Resulta fascinante entender cómo la evolución que ha garantizado nuestra supervivencia ha hecho posible disfrutar de la música. El mismo mecanismo que nos servía para saber dónde estaba la presa a cazar, o entender que esta éramos nosotros (y que por tanto era hora de correr) es el mecanismo que hoy nos permite disfrutar del sonido 5.1 en casa.

Sin embargo, es importante destacar la diferencia entre 5.1 y holofonía. Esta puede lograrse con dos canales mono a ambos lados de la cabeza (su suma será estéreo) mientras que el sonido 5.1 hace uso de cinco canales a nuestro alrededor. ¿Significa eso que no podemos disfrutar de sonido 3D en un sistema 5.1? Puedes hacer la prueba con este audio clásico de sonido 8D:

Si has comparado cómo suena en un 5.1 envolvente último modelo y en unos auriculares básicos, te habrás dado cuenta de que en estos últimos se escucha muchísimo mejor. La clave es que estos reposan sobre tu cabeza, mientras que las fuentes 5.1 están distribuidas a varios metros por la habitación. Tu cerebro es capaz de calcular esta diferencia, y la experiencia deja de ser inmersiva.

En Nobbot | La música es un lenguaje universal y la ciencia de datos lo demuestra

Imágenes | iStock/klebercordeiro, Propias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *