CaixaForum acoge, en Barcelona, al Velázquez más cosmopolita

CaixaForum acoge, en Barcelona, al Velázquez más cosmopolita

VelázquezCon la intención de reflejar la realidad del Siglo de Oro a través del pincel de Velázquez, el Museo Nacional del Prado ha prestado a CaixaForum de Barcelona siete de los cuadros de este pintor sevillano. Un artista que, gracias a su escalada social y su posición privilegiada como pintor de la corte de Felipe IV, rompió las barreras del espacio, convirtiéndose en un pintor cosmopolita, influenciado por los principales artistas de la época, cuyas obras también se exponen en la sala barcelonesa hasta el 3 de Marzo del próximo año. Es dentro de ese marco internacional donde se entiende mejor el arte de Velázquez.

La muestra nos acerca a este mundo velazqueño a través de siete obras del maestro sevillano y otras cincuenta obras de grandes artistas relacionadas con él mismo. Obras de artistas internacionales contemporáneos al pintor español ordenadas siguiendo un criterio expositivo temático que permite entender mejor la originalidad de Velázquez como narrador. Al mismo tiempo, la muestra posibilita que en cada sección se mezclen artistas de procedencias diversas, rompiendo de manera efectiva la barrera de las escuelas nacionales.

Las obras, escogidas minuciosamente, expresan la relación del pintor con el arte, el saber, la naturaleza muerta  y la vida cotidiana, la mitología, la corte, el paisaje y la religión. La obra de Velázquez se inscribe en un amplio contexto debido al carácter global de la monarquía española, reinante en la Península Ibérica, pero también en Flandes, en territorios de Italia y en algunas zonas de América y Asia, como en las Filipinas.

El arte de Velázquez y sus colegas barrocos

Durante el Siglo de Oro las reflexiones artísticas obtuvieron un papel importante en la ideología social. Y, aunque, sus creadores afirmaban que eran exclusivamente obras de arte, estas tenían una naturaleza polémica. Era común entre los autores de ese momento ensalzar su propia figura artística a través de la creación de obras relacionadas con figuras poderosas o religiosas, por ejemplo la pintura de un rey.

arte

Esta cuestión fue plasmada en la fotografía del lienzo anterior, protagonizado por Juan Martínez Montañés de Diego Rodríguez de Silva y Velázquez. Pero además, esta obra protagonista dialoga con otras como El Cristo crucificado, con un pintor de Zurbarán, dónde el Cristo se vuelve hacia el pintor dándole las gracias por sus servicios o La Santa Faz y Dios Padre retratando a la Inmaculada del Greco.

El saber del siglo de oro

Las corrientes intelectuales apreciadas durante esta época fueron la tradición clásica y cristiana y, por ello, fueron fuente de inspiración para los artistas barrocos. Una reflexión interesante fue la relación que muchos de ellos encontraron entre la sabiduría y la pobreza y que plasmaron en sus obras. En la exposición encontraremos obras como Esopo de Velázquez o Demócrito de Rubens, dónde podremos observar que aunque fueran artistas que pintaban en fechas parecidas sus pinceladas de expresión son muy diferentes. Además, el Siglo de Oro fue también una época de importantes avances tecnológicos que inspiró a autores como Jan Brueghel el Viejo. 

Esopo de Velázquez

La mitología y el desnudo

La sociedad grecorromana se caracterizaba por ser politeísta, y esta corriente mitológica inspiró a los artistas del Renacimiento, que vieron la oportunidad de explorar nuevos temas artísticos, a partir de las referencias que encontraban sobre esta corriente mitológica, siendo el desnudo el género más explotado.

En las Colecciones Reales españolas abundan cuadros de desnudos mitológicos que, en su mayor parte, provienen de artistas extranjeros. Por lo que en esta sección podremos encontrar obras de Tiziano, Rubens y Velázquez.

El dios Marte, Velázquez

La naturaleza muerta y la vida cotidiana

Las referencias comestibles, las materias primas o los bodegones no obtuvieron un papel protagonista hasta el Siglo de Oro. En este género se enmarcan composiciones tan originales como El aguador de Sevilla o la Vieja friendo huevo de Velázquez y La gallinera de Alejandro de Loarte. Pero una de las primeras pintura y obras que inauguraron esta tradición española fue el Bodegón con cardo de Felipe Ramírez.

La carrera cortesana de velázquez

La carrera de Velázquez  experimentó un gradual ascenso en la corte española. Considerado un cortesano, el artista destacó entre sus colegas españoles por su dedicación al género del retrato, mitología y las escasas escenas religiosas creando obras sobre bufones y otras de carácter histórico y alegórico.

La corte es considerada el principal escenario donde se forjaron los artistas más conocidos del Siglo de Oro y donde se recogieron las obras de los grandes pintores extranjeros. Colecciones en las que participaron artistas flamencos, italianos y españoles, influenciados por las obras que observaban al llegar a la ciudad de Madrid, y que debieron adaptar a los usos cortesanos del momento. Las Colecciones Reales son especialmente ricas en pintura veneciana del Renacimiento y obras flamencas del siglo XVII.

El paisaje realista

Durante muchos años el paisaje fue considerado como un mero escenario donde ocurrían historias, nada que ver con muchas de las representaciones actuales del mundo que por abstractas o simplemente objetivas, no poseen ningúna línea narrativa histórica. Esta última es precisamente la alternativa conceptual que Velázquez instauró al dejar las líneas narrativas a un lado e imitar la naturaleza en su más pura realidad. El artista creó obras pioneras en este campo como El príncipe Baltasar Carlos, a caballo.

La religión

La última sección de la colección se centra en la religión, uno de los temas principales a los que se dedicaron los artistas españoles del Siglo de Oro. En la exposición se incluyen once obras de artistas como Velazquéz, Maíno, Ribera, Stanzione, Reni, Zurbarán,etc; que a pesar de tener rasgos comunes, horizontes estéticos parecidos y un sistema religioso similar, muestran el estilo inconfundible de cada artista.