Tecnólogo e impaciente, así es el comprador online

Día Mundial del Consumidor: tecnólogo e impaciente, así es el comprador online

Imagen de justynafaliszek. Pixabay

El 15 de marzo se celebra el Día Mundial del Consumidor, una cita que el comparador Acierto.com ha querido aprovechar para analizar cómo ha cambiado su figura durante los últimos años, en especial con la popularización de los smartphones y las ventas online. Porque, ¿cuáles son sus motivaciones? ¿Compra en la tienda física o en la web? ¿Qué productos prefiere comprar online? ¿En qué proporción? ¿Es más o menos impulsivo que antaño? La encuesta realizada por la entidad responde a estas y otras preguntas.

El 62% de los consumidores prefiere comprar online

Así, el sondeo revela que cada vez más somos los ciudadanos que nos decantamos por las adquisiciones a través de la red, en lugar de en la tienda física. En concreto lo hacemos el 62%. En términos globales, las ventas por Internet se han disparado un 24% durante el último año, y más del 70% de españoles son adeptos a esta clase de consumo. En concreto, España se sitúa en la cuarta posición de la Unión Europea en número de transacciones de este tipo.
Entre las razones para elegir el ecommerce se encuentran el ahorro de tiempo y la posibilidad de cotejar diferentes opciones sin dedicar demasiado tiempo y sin tener que desplazarse de un establecimiento a otro. De hecho, hasta 9 de cada 10 usuarios comparan e investigan antes de comprar, y hasta el 95% consideran que su decisión final ha sido tomada tras el conocimiento adquirido durante este proceso.

El perfil de comprador online

Los que más compran a través de internet son los hombres menores de 25 años (casi el 70% lo hacen, un 14% más que ellas). Sin embargo, un 26,7% de las mujeres menores de 25 años utilizan internet para hacer consultas y comparaciones, pero finalizan la compra en una tienda física (en el caso de los hombres solo lo hacen un 19,6%).
Si nos fijamos en los varones de entre 55 y 65 años, son 4 de cada 10 los que prefieren realizar la compra físicamente previa comparación online. Las mujeres de esta franja de edad que se suman a esta tendencia son solo el 25,81%. Y lo hacemos cada vez más en movimiento y en el trabajo, y a través de nuestro móvil.

Imagen de Photo Mix en Pixabay

Eso sí, todavía no nos atrevemos con todos los productos, sino que nos quedamos, por este orden, con la tecnología, la ropa, los complementos, los viajes, las entradas y los libros. Si nos fijamos, se trata de productos, en su mayoría, que no debemos probar y cuyas especificaciones podemos consultar online. Muestra de esto es que las compras de alimentación también se han disparado y que no dejan de escalar posiciones.
En cuanto a la moda, el incremento de las adquisiciones en la red lleva aparejado un aumento del conocido como showrooming, la moda de ir a la tienda a probarse previamente para acabar comprando en la red. Actualmente lo practican 2 de cada 6 compradores. Y la cifra no deja de crecer. En cuanto a las devoluciones online, rondan un escaso 5%.

Un consumidor informado pero manipulable

Por desgracia, la ingente cantidad de información que nos ofrece la red no evita que nos sigamos sintiendo influidos por la publicidad y por las rebajas. Sí, porque hasta 7 de cada 10 encuestados reconoció haber comprado algún producto al ver el anuncio. Para el 63%, visualizarlo incrementó su confianza hacia la marca (el 15% incluso comentó que la publicidad le daba más “caché”). El 12% lo hizo porque le divirtió el spot y el 25% restante porque llegó a verse identificado.
El packaging tampoco pasa desapercibido, sino que 3 de cada 5 afirmó haber comprado algún artículo porque tenía un envase bonito. El estudio del comparador también revela que hasta el 62,5% adquiere productos rebajados aunque no los necesite. Eso sí, el 23% matizó que se trataba de bienes “no perecederos”.

Imagen de Mediamodifier. Pixabay

Volviendo a las compras online, también entra en juego el fenómeno influencer, los nuevos suscriptores. El 40% de los consumidores reconocen haber comprado online un producto tras haberlo visto usado por un influencer en Instagram u otras redes sociales. Y los profesionales del marketing lo saben: hasta el 80% de las campañas de marketing digital se valen de ellos. No obstante, la mayoría de compradores siguen fiándose de las recomendaciones de sus amigos y familiares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *