Madrid, ¿una de las capitales en el mapa de internet del futuro?

Madrid, ¿una de las capitales en el mapa de internet del futuro?

La llegada del 5G y el desarrollo del Internet de las Cosas tendrán un gran impacto en las necesidades de interconexión en los próximos años y, en este contexto, serán claves la descentralización en los puntos de intercambio de internet y la redistribución de los centros de datos, que permitirán obtener mayor velocidad y ahorrar costes en la industria 4.0. Estas tendencias estratégicas transformarán el mapa de internet y, de esta forma, situarán ubicaciones emergentes como Madrid en la primera línea de la interconexión.

Según un informe de Delfos Research, Madrid tiene una posición envidiable en el sur de Europa para convertirse en un gran nodo internacional de comunicaciones. El estudio sostiene que una inversión acumulada para los próximos 5 años de 500 millones de euros en Madrid tendría un impacto en la economía local de 6.088 millones de euros, a los que se sumaría una inversión en equipamiento informático por valor de 6.000 millones de euros. Un total de 1.830 puestos de trabajo a tiempo completo se crearían en este escenario.

Madrid

130 redes conectadas en madrid

Desde 2016, la ciudad se ha convertido en el punto de intercambio de internet que más crece de todo el mundo, con más de 130 redes conectadas. Madrid es un centro de interconexión y distribución de tráfico de datos dentro de la Península Ibérica y cuenta con la presencia de importantes puntos neutros que interconectan redes y con la proximidad a grandes sistemas de cableado submarino que la conectan con África y América a través de Lisboa o Bilbao. A esto hay que añadir que el porcentaje combinado de conectividad de Francia, Reino Unido y Portugal corresponde al 89% de la capacidad de conexión internacional de España.

DE-CIX, operador mundial de intercambio de internet, que instaló ese punto neutro en Madrid, ha identificado las principales líneas de actuación que se establecerán en los próximos años para dar respuesta a las crecientes demandas de conexión que exigen el 5G, la nube y el Internet de las Cosas. Tendencias de las que Madrid podría aprovecharse.

tendencias para la conectividad del futuro

  • Los proveedores de redes y de contenidos liderarán el crecimiento: los proveedores de contenidos han pasado de adquirir ancho de banda a construir sus propias redes, en gran medida debido al monumental incremento de sus necesidades de tráfico. Sin embargo, los operadores tradicionales y las redes de Internet seguirán siendo claves para acelerar la capacidad global de Internet de cara a la verdadera eclosión del 5G. Gracias a estos actores, en 2018 se han alcanzado los 393 Tbps de capacidad global de los cuales, dos tercios han sido desplegados en los últimos cuatro años. Esta tendencia apunta a que el año próximo veremos otra subida exponencial y un nuevo hito en este terreno.
  • Más conexiones submarinas entre continentes: Hasta 300.000 kilómetros de cable submarino es la estimación del despliegue total de las conexiones submarinas de internet para 2021, impulsadas principalmente por los proveedores de contenido. Solo en 2019, Google espera completar la instalación de cinco cables: Curie, Havfrue, HK-G, Indigo y PLCN. De esta forma, las nuevas redes que se están creando incrementarán el tráfico hacia los “hubs” estratégicos más relevantes a nivel global como Nueva York, Frankfurt o Hong Kong, pero también darán lugar a una mayor diversificación de las rutas y la necesidad de crear nuevos nodos de interconexión.

Mapa de internet

  • Cada vez más cerca del usuario final: las mayores demandas de ancho de banda y velocidad que exige la nueva economía digital basada en soluciones cloud y 5G favorecerá que las empresas opten por puntos de intercambio de internet y centros de datos más próximos a los usuarios para mejorar el rendimiento y la latencia. Como resultado, los proveedores de contenido están apostando por desarrollar ancho de banda cerca de grandes núcleos urbanos – como Tokio o Sao Paulo – o por localizaciones estratégicas de peering a nivel regional, como por ejemplo Madrid o Marsella, lo que redundará en el nacimiento de nuevos “hubs” digitales.
  • Ciberseguridad más conectada: En un mundo hiperconectado, la seguridad cada vez será menos dependiente del dispositivo y más de la red. La estabilidad conectividad y de los puntos de interconexión cobrará un papel todavía más importante en 2018 al tiempo que aumentan los servicios y contenidos que dependen de la nube en lugar del almacenamiento físico en los dispositivos. Protegerse ante los ataques DDoS, cuya frecuencia no ha dejado de crecer en los últimos años, y una mayor inversión en ciberseguridad y procesos de blackholing será indispensable para las compañías.
  • Planificación coordinada desde la Administración: Estas tendencias crean la oportunidad para varias ciudades de convertirse en ubicaciones clave para el ecosistema de internet, con una importante inyección económica directa e indirecta. Según DE-CIX, en 2019 veremos cómo varias capitales realizarán planificaciones deliberadas para adaptarse a este escenario, ya que es necesario que las Administraciones lideren un esfuerzo concertado a través de un plan estratégico en el que se involucre a los principales agentes económicos.