Científicos de la Universidad de Moscú desarrollan un teléfono cuántico

Científicos de la Universidad de Moscú desarrollan un teléfono cuántico

Un equipo de científicos del departamento de Física de la Universidad Estatal de Moscú han desarrollado un teléfono cuántico, con el que ya han realizado las primeras pruebas. Se trata de un dispositivo que transmite señales encriptadas a través de canales normales y que protege las claves de encriptación utilizando comunicación cuántica segura a través de un servidor especial creado para este fin.

Tal como han publicado en N+1, existen métodos de encriptación con absoluta estabilidad criptográfica. No obstante, también hay riesgos y la principal posibilidad de atacar dicho sistema consiste no en un ataque al encriptado, sino en interceptar la clave durante su transferencia entre clientes. Precisamente, la comunicación cuántica es considerada como una posible solución a este problema. Las tecnologías de seguridad de información cuántica se basan en el hecho de que los datos, durante la transmisión, se codifican en estados cuánticos de fotones, por ejemplo, en su polarización. Cualquier intento de medir estos estados conducirá a que cambien de acuerdo con las leyes de la física cuántica.

primeras pruebas con un teléfono cuántico

Por lo tanto, es imposible espiar los datos transmitidos a través del canal cuántico. Los interlocutores inevitablemente descubrirán que los escuchan cuando cambien los estados de los fotones, lo que aumenta la seguridad de la comunicación. Sin embargo, el enlace cuántico también tiene sus defectos. Los estados cuánticos de fotones se destruyen muy fácilmente y, por lo tanto, el rango de acoplamiento cuántico no supera los 100 kilómetros. Además, la velocidad de intercambio de datos para tales canales es relativamente pequeña.

Este grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Moscú han realizado ya las primeras pruebas con su teléfono cuántico. El componente central del sistema es el servidor de distribución cuántica de claves, al que los clientes están conectados a través de fibra óptica. Y durante una sesión de comunicación, los clientes sincronizan las claves a través de un canal seguro y el tráfico encriptado puede transmitirse por cualquier otro canal. Gracias a este sistema, se proporciona una comunicación razonablemente segura, en la que las claves de cifrado pueden cambiar a una frecuencia de varias decenas de veces por minuto, según ha explicado el coordinador del proyecto, Serguéy Kulik, jefe del Laboratorio de Tecnologías Ópticas Cuánticas de la Universidad Estatal de Moscú.

Hace un año, los físicos del Centro Cuántico de este país lanzaron la primera línea de comunicación cuántica en condiciones urbanas con una longitud de más de 30 kilómetros. Aunque hasta ahora, los líderes en la investigación de la comunicación cuántica son los científicos chinos. Por ejemplo, el año pasado lanzaron el primer satélite de comunicación cuántica, que proporcionó la distribución de fotones enredados a una distancia de más de 1.200 kilómetros.