Clubhouse: cómo conseguir invitación y cómo usarlo

Todo lo que he descubierto usando Clubhouse en una semana

Hablar de tú a tú con verdaderos expertos de cualquier temática. Asistir a interesantísimos debates formativos o simplemente crear un fanclub para conversar sobre alguna cuestión común. Sobre el papel, Clubhouse es una aplicación muy sugerente. Este proyecto nacido el pasado abril de 2020, por los desarrolladores de Alpha Exploration Co. Paul Davison y Rohan Seth, captó la atención popular a raíz de una entrevista abierta a Elon Musk y ahora todo el mundo se pregunta cómo conseguir invitación para Clubhouse.

Pero esta plataforma es también un lugar copado de gente con demasiado tiempo libre y ganas de ser escuchado que solo aspira a convertirse en gurú. O, al menos, esa es la conclusión general que he podido extraer tras una semana usando Clubhouse.

Índice

  1. Qué es Clubhouse: origen e historia
  2. Cómo conseguir una invitación para Clubhouse
  3. Cómo entrar o crear una room
  4. Cómo usar Clubhouse en Android
  5. Una semana usando Clubhouse

Qué es Clubhouse: ORIGEN E HISTORIA

Como deja intuir su propio nombre, Clubhouse es una red social focalizada en el chat de audio. La diferencia frente a otros competidores es clara: nada de dejar mensajes que otros puedan capturar, nada de emojis, ni stickers ni likes en las conversaciones. De hecho, no existen los cajones de comentarios, solo la viva voz. Una interacción más analógica y humana en tiempos donde el debate se antoja más necesario que nunca. Una especie de podcasting interactivo.

La historia de Clubhouse se remonta a Alpha Exploration Co., a principios de abril de 2020, por un empresario de Silicon Valley y un exempleado de Google, Paul Davison y Rohan Seth, respectivamente. Su primera ronda de financiación garantizó 12 millones de dólares desde Andreessen Horowitz, la firma de capital de riesgo.

CÓMO CONSEGUIR UNA INVITACIÓN PARA CLUBHOUSE

Antes de continuar, veamos cómo conseguir una invitación en Clubhouse. A priori es tan sencillo como esperar a que alguien nos invite. Por supuesto, existe algún que otro truco para acelerar el proceso.

Para ello, primero debemos registrarnos. Un proceso tan sencillo como descargar la app, instalarla, registrar una cuenta de correo y password y vincular nuestro número de teléfono móvil. Una vez hecho, tendremos que pulsar el botón “Get your username”. Este proceso podemos llevarlo también a cabo mediante un iPad, pero para validar el proceso tendremos que registrar un teléfono móvil real y operativo, desde el cual recibiremos un PIN que tendremos que utilizar como método de verificación.

De esta forma entramos en una especie de lista de espera donde nos verán aquellos amigos que ya tengan cuenta. Una vez nos localicen solo tendrán que pulsar en “Invite” y listo. La persona que nos haya invitado aparecerá en nuestro perfil de usuario bajo el mensaje “Nominated by”.

Cuando hayamos creado nuestra cuenta, tendremos que ir eligiendo entre distintos intereses: tecnología, música, política social, ciencia, astronomía, fútbol, etcétera. Elegir bien los temas de conversación serán especialmente relevantes para las sugerencias que recibiremos más adelante.

Cada usuario de ClubHouse cuenta con dos invitaciones para regalar. Una vez se gastan pueden conseguirse más cumpliendo algunos requisitos, como creando rooms, interviniendo en otras rooms y, en general, siendo un usuario activo.

CÓMO ENTRAR O CREAR UNA ROOM

Una vez tengamos invitación en Clubhouse y tengamos ya cuenta, llega el momento de comenzar a explorar. Toca entrar en una de las distintas salas de conversación. Es muy fácil:

  • En una sala “closed” solo puedes invitar a tus amigos.
  • En “social” comienzas inmediatamente una sala donde empezará a registrarse el audio y solo podrán verla y entrar tus seguidores.
  • En “open” creamos una sala abierta para todo el mundo.

También podemos programar una sala que se abra en un momento concreto, pinchando sobre el icono del calendario dos veces y eligiendo la fecha (día y hora) en el cual comenzará, y elegir el moderador o moderadores específicos. En cada sala aparecerá el personal que conforme el equipo de conversación y moderación (team), el equipo de oyentes y posibles interventores (speakers), quienes pueden promocionar levantando la mano para intervenir, y el equipo que solo puede escuchar (others in the room).

Para crear nuestra propia sala podemos hacerlo pulsando sobre “Start a room” o bien accediendo desde las salas que aparezcan. Con solo pinchar sobre ella ya comenzarán a oírse las conversaciones de los contertulios. Podremos permanecer en silencio y ser meros oyentes, solicitar intervenir, abandonar la conversaciones pero dejar de fondo el audio —como si fuera un podcast— o utilizar el botón “live quietly” para abandonar la sala silenciosamente.

CÓMO usar CLUBHOUSE EN ANDROID

Según indicaron en el blog oficial durante la pasada semana, la intención de Paul Davidson y Rohan Seth era la de distribuir una versión de Clubhouse para Android desde el inicio mismo del proyecto. Sin embargo, el objetivo actual de sus creadores es disponerla en abierto y construir comunidades con salas de acceso privado para monetizar su uso. La meta principal pasa por poder ofrecer un sueldo a los creadores de contenido más asiduos.

Aunque esta aplicación solo está disponible en iOS —con un lanzamiento para Android proyectado para abril, tras la nueva ronda de financiación—, cabe apuntar que también podemos instalarla en iPad o gestionarla desde apps como Syncios.

UNA SEMANA USANDO CLUBHOUSE

Apodada “la tecnificación de los talk shows”, durante la última semana me he topado con todo tipo de escenarios. Asistí a una interesantísima conversación sobre cómo educar en positivo a nuestros hijos, hallando algunas claves que en 16 años de paternidad había ignorado.

También topé con una room donde una chavala se limitaba a contar sus relaciones sexuales y cómo conoce a famosos en la trastienda de los locales. Hasta 90 personas estuvimos concurridas, como sentados en las escalinatas de una facultad, escuchando sus descripciones obsesivas a las tantas de la madrugada.

Durante sus primeros meses de vida, algunos de los canales más populares han sido ‘Black Wealth Matters’, ‘Afropolitan Lounge’, ‘Muslims & Friends’ o ‘The Legacy Think Tank’. En la actualidad es fácil encontrar ágoras para simplemente escuchar música y comentarla o para, en una especie de metaiteración, aprender a usar la app escuchando a quienes están logrando éxito dentro de ella.

Es evidente que, a día de hoy, a Clubhouse le falta bastante recorrido, opciones e integraciones. De lo contrario, puede terminar ahogándose por una microcomunidad demasiado endogámica, tal y como le sucedió a Nextdoor, o simplemente muriendo a la sombra de alternativas más exitosas como Spaces (de Twitter) y los chats de voz de Telegram.

Para más inri, no pocos usuarios están confundiendo la aplicación con otra de ClubHouse Software, un servicio que comenzó hace siete años bajo la fundación de Kurt Schrader y Andrew Childs y que nada tiene que ver con esta nueva red social. En resumen, son necesarios más debates abiertos con celebridades públicas para capitalizar la atención de nuevos inversores.

En Nobbot | Los niños no deberían usar WhatsApp, pero sí estas alternativas

Imágenes | Capturas propias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *