Trucos + tecnología para ahorrar cada mes en calefacción y electricidad - Nobbot

Trucos + tecnología para ahorrar cada mes en calefacción y electricidad

Termostatos inteligentes, controles que analizan nuestros hábitos o que reconocen nuestra presencia: existe una amplia oferta de soluciones para ahorrar unos euros extra.  

Hoy día ya contamos con gadgets que reducen la temperatura antes de irnos a dormir y la suben ligeramente cuando nos levantamos de la cama. Sumado a unos buenos hábitos puedes llegar a ahorrar bastante dinero. Y favorecer al medioambiente, reduciendo tu huella de carbono al minimizar tu necesidad energética.

CÓMO AHORRAR DESDE EL PRIMER MINUTO

Ahorrar en calefacción y electricidad implica un esfuerzo consciente por parte del usuario. Al menos así era hasta hace bien poco, cuando llegó la domótica, un conjunto de técnicas de automatización que optimizan la gestión y seguridad haciendo un uso mínimo de Internet. Para ello, existen protocolos como el estándar de conexión KNX, y sus dispositivos —luces, persianas, climatización…— y gadgets inteligentes que analizan nuestros hábitos y variables como el clima externo a la vivienda.

También existen aplicaciones como Candy Simply-Fi, de la propia marca italiana Candy, que sirve tanto para controlar sus propios electrodomésticos —lavadora, secadora, lavavajillas, horno o frigorífico— como los de otros fabricantes. La clave está en rentabilizar las cargas de uso. Aproximadamente el 50% de nuestro consumo eléctrico proviene de estos electrodomésticos.

En cualquier caso, siempre podemos ahorrar en función de la variación de luz solar: ¿incide más en unas ventanas que en otras? No en todas las estancias hace la misma temperatura debido a la orientación solar. Ahí existe una posibilidad de ahorro. ¿Necesitas mantener encendidas las zonas comunes como pasillos? Ahí puedes ahorrar otro poco. ¿No preferirías pasar de bombillas de filamento incandescente a lámparas LED, basadas en diodos con mucho menor consumo?

Ahorrar implica adquirir una serie de hábitos, pero también adquirir sensores fotoeléctricos que nos ayuden a optimizar en gasto. Por ejemplo, si usamos una tarificación nocturna, debemos programar su uso en las horas donde el precio de la energía es menor. Para ahorrar en el lavado, además, debemos contar con electrodomésticos de clase energética A o superior. Y siempre emplear programas económicos, lavando a temperaturas por debajo de los 40 grados —ya que la mayor parte de la energía se destina a calentar el agua—.

También es muy importante mantener un equilibrio entre potencia contratada y gasto energético. Si disparamos el gasto, seremos penalizados o perderemos conexión temporal con el suministro. Para esto, la mejor solución es realizar un análisis consciente de nuestro gasto diario y establecer una mediaaquí puedes encontrar un amplio desglose—.

CÓMO SE REPARTE EL CONSUMO ELÉCTRICO

Pero donde mayor ahorro percibiremos es a través de la calefacción. Ahorrar en gasto de combustibles —ya sigas usando propano o hayas dado el salto a gas natural (mezcla de hidrocarburos)— es mucho más fácil porque siempre tendemos a establecer unas pautas básicas y no solemos modificarlas.

En cambio, si adaptamos la temperatura del hogar a las variaciones del exterior, tendremos un gasto controlado y una gestión más eficiente de la temperatura. Hay que tener en cuenta variables como las horas de sol, la cantidad de personas que habitan el hogar, cuántas zonas de tránsito, metros cúbicos y radiadores hay en la casa, etcétera. En base a las horas de luz debemos determinar nuestro uso de ventanas y persianas. Por supuesto, también existen detectores de apertura y cierre de ventanas y persianas, para saber si se está produciendo algún tipo de fuga.

Si decíamos que aproximadamente el 50% del gasto eléctrico proviene de los electrodomésticos, entre un 20 y un 30% proviene de la calefacción, a la que habría que sumar entre un 10 y un 15% adicional por el uso de agua caliente. Depende, por supuesto, del tipo de calefacción que se emplee.

LOS TERMOSTATOS MÁS INTELIGENTES

Como decíamos, puedes llegar a ahorrar hasta un 35-40%, dependiendo de la ciudad donde vivas, de un termostato normal y corriente a uno inteligente que corrija y analice tus hábitos de uso y consumo de energía. Eso sí, para tener el control total, necesitarás o bien sus aplicaciones propietarias o alguna app genérica con la que controlar los distintos parámetros. A continuación te sugerimos algunos de los termostatos más smart del mercado.

El Honeywell Lyric T6, por ejemplo, detecta cuando estamos cerca de casa y activa progresivamente la calefacción. De este modo logra un ahorro tanto en el control paulatino de temperatura como en el uso no necesario de la calefacción cuando estamos fuera de casa. A diferencia de otras alternativas, tadoº es una compañía que propone un modelo de alquiler de sistema por 4,99 euros/mes. Su uso es similar al de los anteriormente citados.

El Irsap NOW, por su parte, cuenta con un precio fijo más elevado pero no necesita instalaciones: una unidad de control se conecta al generador y a un cabezal eléctrico modulante situado en cada radiador. De esta forma obtienes compatibilidad total con todos los tipos de calefacción.

El Netatmo by Starck apuesta por las rutinas de trabajo a partir de cinco preguntas. El resto es cosa del sistema, que modela el uso. Y lo mismo podemos decir de Nest Learning Thermostat, capaz de analizar nuestras rutinas, de apagarse a sí mismo cuando no detecta luces ni movimiento en el hogar. Además, cuenta con una pantalla enorme para indicar la temperatura del termostato.

Y LAS APPS MÁS ÚTILES

Una vez tengamos un conocimiento más amplio de nuestros hábitos y de cómo gastamos en nuestro propio hogar, es hora de introducir esa información en alguna aplicación, para dejar de preocuparnos y que sea un software inteligente el que la gestione.

Aplicaciones como Ahorra en Luz nos arrojan un análisis de precio de luz por horas. Existen soluciones para llevar un control del gasto eléctrico Gasto Eléctrico. Otras como ésta inciden en dónde podríamos estar perdiendo dinero para hacer un uso más eficiente. Incluso puedes usar calculadoras online como esta de Endesa.

Si echamos una mirada a las apps propias de fabricantes, EcobeeNetatmoNest o ThermoStats pueden ser unas geniales aliadas para tu día a día. Algunas de estas aplicaciones incluso tienen en cuenta la previsión meteorológica.También puedes aprovechar las aplicaciones de las energéticas que distribuya tu proveedor, para estar al día de descuentos, posibles bonificaciones por unificación de servicios, optar por el Bono Social para quienes cumplan los requisitos adecuados, o incluso optar por otro tipo de tarificaciones.

Imágenes | Sus respectivas marcas

En Nobbot | 15.000 científicos advierten del daño ”sustancial e irreversible” que sufre el medio ambiente