Cómo liberar espacio en el teléfono móvil - Nobbot

Cómo liberar espacio en el teléfono móvil

Uno de los problemas más frecuentes a los que se enfrentan los usuarios de teléfonos móviles es el de la falta de espacio libre en el dispositivo. Se trata de una circunstancia incómoda y que perjudica notablemente la experiencia de uso del terminal tanto en el rendimiento del móvil como en la parte de la funcionalidad, al impedir que instalemos apps, hacer fotos, grabar vídeos o manejar documentos. 

De hecho, el almacenamiento de un móvil es un dato que generalmente no se conoce con exactitud. Compramos un móvil con, digamos, 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento, pero no siempre asociamos esos datos con la realidad de lo que podemos hacer con el terminal en el día a día.

La RAM, los 2 GB, 3 GB, 4 GB o incluso ya 6 GB y 8 GB en algunos modelos, que aparecen como dato en las hojas de especificaciones, es memoria volátil que usa el móvil para sus trabajo con las aplicaciones y el sistema operativo. No influye para el punto que nos ocupa. El dato relevante es el del almacenamiento interno, que puede ser de 8 GB, 16 GB, 32 GB, 64 GB, 128 GB o incluso 256 GB con 512 GB previstos para terminales de este año.

Actualmente es complicado encontrar smartphones con 8 GB, aunque los hay. En este caso, poco se podrá hacer, salvo instalar el mínimo de aplicaciones en los apenas 3-4 GB que quedarán libres. Con 16 GB tendremos problemas a poco que seamos un poco curiosos e instalemos aplicaciones para varias tareas o usemos la cámara de fotos y vídeos con asiduidad. 32 GB es el mínimo para estar cómodos, aunque el punto dulce es el de 64 GB. Por encima, perfecto si tienes presupuesto.

En el caso de Apple, al no tener ranura para instalar tarjetas microSD, lo suyo es comprar un terminal con, al menos, 64 GB.

La tarjeta SD, sí pero no

Sobre la tarjeta microSD, debemos decir que es un apoyo útil para gestionar el espacio, pero no hace milagros. En la memoria microSD, salvo excepciones, no se podrán instalar apps, ni se podrán mover a ella archivos de tipo caché o datos.

Se pueden mover a las tarjetas microSD archivos de fotos, vídeos, documentos o música, pero no apps. Así que, por mucho que tengamos una memoria microSD de 128 GB, si tenemos 16 GB de memoria interna, poco podremos hacer si necesitamos instalar más apps.

Hay excepciones, aunque pasan por tener tarjetas micro SD de clase A1, así como un sistema operativo que permita que podamos mover apps a la microSD.

Cómo se usan los “gigas” de espacio

Esos “gigas” de almacenamiento o memoria interna, como también podemos llamarla para diferenciarla de la RAM, se usan en el móvil tanto para instalar el sistema operativo, como las aplicaciones o los datos. El sistema operativo, dependiendo de si el teléfono usa su propia capa de personalización o no, o la versión del SO, puede ocupar unos 4-6 GB. Así que, si tenemos un móvil con 16 GB, realmente tendremos unos 12-10 GB de espacio reales para nuestras apps y los datos.

Además, hay que tener en cuenta que es conveniente que el sistema no se quede con menos de aproximadamente un 10% de espacio libre. Las memorias NAND no funcionan de un modo óptimo cuando queda poco espacio libre, consumiendo más energía y ralentizando sus procesos.

El segundo uso del almacenamiento es para instalar apps. Hay apps que ocupan desde unas pocas decenas de megas hasta más de 1 GB. Pero hay que tener en cuenta que las apps usan también espacio en forma de datos y memoria caché. Y en ocasiones podemos hablar de varios gigas de espacio ocupado en estos apartados de datos y caché.

Otras apps, como WhatsApp, crean carpetas en la memoria interna (no la RAM) del teléfono, donde se almacenan todos los archivos, fotos o vídeos que se envían a los grupos o en los chats.

Conoce dónde están los gigas que faltan

Lo primero que tendremos que tener claro es dónde están los archivos y apps que consumen espacio. Para ello podemos usar las apps del sistema que analizan el espacio disponible y ocupado. Encontraremos el acceso a estos recursos en el menú de configuración, tanto dentro del apartado de Almacenamiento como el de Aplicaciones. En otros smartphones hay apps independientes de diagnóstico, como Smart Doctor, donde se analiza el estado de la RAM, los archivos o el uso de la batería.

De todos modos, hay apps mejores como Storage Analyzer & Disk Usage para Android. Esta app da un desglose de los archivos de nuestro smartphone, de modo que podemos identificar aquellos que ocupan más espacio.

Qué hago con los archivos

Llega el momento de la verdad. Es decir, tengo poco espacio y necesito liberarlo. Qué puedo hacer para eliminarlos del dispositivo sin borrarlos es la pregunta clave. En un teléfono, a primera vista, no es fácil acceder a sus contenidos. Es como una especie de bunker. En el lado de iOS es así, todo sea dicho. En Android hay mucha más facilidad para trabajar con archivos.

Básicamente, tendremos que moverlos de sitio. Y en el caso de los que no queramos, lo mejor eliminarlos, aunque los archivos de caché y datos de las apps volverán a crecer al cabo de un tiempo después de haberlos borrado. Así que mejor no contar mucho con ellos.

También podemos desinstalar apps que no usemos o usar la nube como almacenamiento, aunque a veces con ciertas limitaciones. Lo vemos

Usa una tarjeta microSD

Si tenemos problemas de espacio y queremos resolverlos rápidamente, lo más inmediato es usar una tarjeta microSD con capacidad suficiente para guardar nuestros archivos. Si tenemos un móvil de, digamos, 128 GB, una tarjeta de 16 GB poco servicio nos hará. La velocidad no es crítica, así que no gastes mucho en una microSD de gama alta, salvo que la vayas a usar con una cámara de fotos o de vídeo o en el ordenador.

En esta tarjeta podemos mover tanto las fotos como los vídeos, la carpeta de descargas, la música o la carpeta de contenidos multimedia de WhatsApp. Las apps, o la caché, no.

En el caso de WhatsApp, si movemos los archivos, dejaremos de verlos en las conversaciones, y se volverán a ir almacenando en la memoria interna de nuevo, pero por lo menos podremos liberar una considerable cantidad de gigas si hace mucho que no hacemos “limpia” y tenemos una vida social muy activa.

Para mover estos archivos, tendremos que usar un administrador de archivos. Podemos descargarlo de la tienda de Apps de Android (en Apple la gestión de archivos se tiene que hacer a través de dispositivos externos que se conectan a través de Lightning y usan su propia aplicación para transferir los ficheros, o a través de iTunes o iCloud). Apps como ES Explorador de Archivos pueden servir, aunque el propio dispositivo debería integrar una app similar como parte de las herramientas del sistema.

Tendremos que seleccionar los archivos y carpetas de imágenes, música, WhatsApp o la que sea menester, y moverla a la memoria microSD. Es un proceso que llevará más o menos tiempo dependiendo del número de archivos, pero dejará un espacio libre importante.

USB OTG

Otra opción es usar un dispositivo USB OTG (On The Go). Aunque parezca imposible, podemos conectar (salvo excepciones) unidades de almacenamiento externo como llaves USB o discos duros externos portátiles para transferir los archivos de la memoria interna a estas unidades. En Android se gestionan directamente desde el propio SO, pero en iOS se usa la app del fabricante de la llave USB para gestionar las transferencias de archivos.

En este caso, los datos almacenados no serán usables como en el caso de la tarjeta microSD a la que se puede acceder para reproducir la música o ver las imágenes que hubiéramos movido.

Transfiere los archivos a un ordenador

Otra opción es conectar el smartphone a un ordenador y pasar los archivos y carpetas al portátil o al PC. Lo podemos hacer directamente usando un cable de conexión y accediendo a los archivos desde el “file explorer” del sistema Windows, Mac o Linux. Eso para Android, porque en iOS no es tan evidente y se necesita usar iTunes, que no deja acceso a nivel de sistema de archivos, sino de tipo de archivos. Hay apps que permiten hacerlo, pero son de pago.

También podemos usar la tarjeta microSD que hubiéramos instalado en el smartphone y leerla en el ordenador para transferir archivos al portátil o el PC o el Mac.

Usa la nube

Otra opción es usar la sincronización con la nube para que los archivos estén en ella en vez de almacenados localmente. Sin ir más lejos, Flickr, Google Fotos o YouTube pueden servirnos para subir fotos y vídeos que ocupen mucho espacio para verlos luego en esos portales.

Eso sí, la calidad se verá modificada si usamos YouTube o Google Fotos, al recodificar Google los archivos para acomodarlos a los requerimientos del player de YouTube o al espacio disponible en Google Fotos. Si usamos la opción gratuita, las fotos se redimensionan a 16 Mpx, por ejemplo.

Para documentos y archivos en general, podemos usar Google Drive o Dropbox, por ejemplo.

Desinstala aplicaciones y borra datos y caché

La gestión de las apps es una tarea tediosa, al ser necesario recorrer los menús del sistema de apps y yendo una por una viendo lo que ocupan y qué datos y caché están usando. Estas opciones están dentro del menú de configuración en el sistema operativo que estemos usando.

Podemos ordenar las apps por tamaño, lo cual facilitará la identificación de las apps que más espacio están usando.

consideraciones finales

A veces el espacio está siendo consumido por carpetas fuera de las del sistema e incluso no indicadas en las estadísticas de uso de caché y datos. Por ejemplo, Snapseed o WhatsApp, usan sus propias carpetas para almacenar los archivos compartidos, y tendremos que gestionar esas carpetas manualmente.

Si las movemos, estas apps volverán a recrearlas y a empezar a llenarlas, con lo que tendremos que hacer el vaciado de forma periódica.

Las tarjetas microSD son útiles pero no resuelven el problema de las apps o la caché en móviles con poca memoria interna.

Las unidades USB OTG son cada vez más populares y útiles. Ya las hay con conexión USB-C, de modo que no necesitamos comprar un cable adaptador.

La nube está bien, aunque recuerda la conversión de formatos en casos como YouTube. Y recuerda que a veces se trata de servicios de pago.

Hay apps con cachés de muchos gigas, como Spotify, que va guardando las canciones offline. O Netflix. O los mapas de Google que guardan mapas offline como opción. Recuerda que esas opciones consumen espacio de almacenamiento y, en caso de necesidad, borrando las series o películas offline, o los mapas, podremos arañar algunos cientos de megas.

Usa las apps del sistema para monitorizar el espacio, aunque también tienes de terceros para obtener más detalle sobre el uso de la memoria interna.

En Nobbot | Paso a paso: cómo limpiar y optimizar un móvil Android por si se ha vuelto más lento

Imágen