Un bombero contra el dragón de fuego: la fotografía que incendia las redes

El fotoperiodista Alberto Sxenick sigue los incendios que asolan el norte de España y ha tomado una imagen sobre esta tragedia que ha alcanzado la categoría de icono en redes sociales.

Los datos de la superficie quemada otorgan a 2022 el triste récord de ser el año en el que más hectáreas de bosque se han quemado en los últimos 30 años en España, según informa la Agencia SINC. El 31 de julio superamos las 200.000 hectáreas, una extensión mayor que la provincia de Guipúzcoa.

Esta pérdida de masa forestal por culpa de los incendios supone un aumento directo de las emisiones de CO2, ya que el fuego libera el carbono almacenado en plantas y suelos. También compromete la biodiversidad y los servicios ecosistémicos de los que nos provee el bosque, que van desde la obtención de madera o setas hasta la recuperación del agua y el  suelo o la obtención de aire para respirar.

una imagen terrible y, sin embargo, hermosa

En la era de la imagen, del «si no lo veo no lo creo», estos terribles datos necesitaban ser captados en una fotografía para conmover a la población, algo que ha conseguido con creces Alberto Sxenick en la instantánea distribuida por EFE.

En ella, se puede ver la actuación de los bomberos en la extinción de un incendio forestal en la carretera N120 en A Cañiza (Pontevedra).

Su icónica fotografía, todo un símbolo del desastre ecológico al que nos enfrentamos y de la heroicidad de quienes luchan contra el fuego, ha ocupado portadas en los medios de información y, como no podía ser menos, se ha compartido con fruición en redes sociales. 

admiración en twitter

Allí los comentarios han sido de los más variopintos, aunque siempre con el común denominador de la admiración al trabajo del fotógrafo y de los bomberos que luchan contra los incendios.

Curándose en salud por si se trataba de uno de tantos fakes habituales en Twitter, hubo quien pensó que se trataba de un montaje, algo que desmiente el vídeo compartido por su Sxenick en esa red social que viene a demostrar que el fotógrafo retrató el horror y luego eligió la mejor de sus tomas.

Pero sobre todo, los tuiteros relacionaron esta fotografía con imágenes de la cultura popular. Una vez más, y ante una realidad tan inabarcable, la ficción acude en nuestra ayuda para tratar de digerir lo que nos ocurre.

incendios de ficción que reconfortan

Mientras que durante la pandemia hemos recurrido a desastres sanitarios de la literatura y el cine, en el caso de los incendios las referencias culturales son dragones de ficción que nos han atemorizado con su aliento ígneo.

Se trata de una reacción normal, la cultura apocalíptica nos reconforta y de ahí su éxito. Tal como apunta el sociólogo de la Universidad Rey Juan Carlos, Pablo Francescutti, «el público no se cansa de apocalipsis de ficción quizás porque, además de un placer morboso, le dan la seguridad de que, al final de terribles peripecias, la humanidad sabrá superar el desastre causado».

En este recurso a la ficción para interpretar y sobrellevar la tragedia, no podían faltar imágenes de El señor de los anillos, la saga de Harry Potter o Juego de Tronos, pero también hubo lugar en los comentarios de Twitter para personajes de videojuegos o juegos de rol.


Un tuitero se atrevió, incluso, a retocar la imagen para dotarla, como si fuera necesario, de un aspecto más épico. 

Más allá de la anécdota de su éxito en redes y la admiración que ha causado en ellas el trabajo de Sxenick, lo que queda una vez que se posa la polvareda levantada en Twitter por esta imagen es un horror que va a más, debido al cambio climático, y que se debe prevenir.

prevención contra los incendios

En palabras de Víctor Resco de Dios, Profesor de Incendios y Cambio Global en PVCF-Agrotecnio «nos estamos acercando al punto en el que el potencial desecante de la atmósfera es tal que se tornan inflamables zonas que, hasta ahora, no podían arder debido a su elevada humedad o a su escasa carga de combustible».

Ante este panorama, la prevención se antoja la estrategia más eficaz, quizás la única posible en este punto. Para ello, los expertos proponen, entre otras medidas, la recuperación de la población y los trabajos del campo en las zonas donde la demografía se ha desplomado y la gestión forestal de las áreas naturales.

En 1990, la campaña gubernamental contra los incendios tuvo como protagonista al cantautor Joan Manuel Serrat que cantó, con su inconfundible estilo, el famoso lema «Todos contra el fuego». Quizás el paso del tiempo haya hecho que olvidemos esa idea y puede que la imagen de Sxenick contribuya a recordarnos de nuevo nuestra responsabilidad en el cuidado de nuestros bosques y la prevención de incendios.

Bienvenidos sean los «retuits» y «me gusta» que han reconocido la calidad y oportunidad de esta fotografía si han contribuido a ello. Como dice el fotógrafo, «un día la naturaleza dejará de ser madre y nos picará el billete con viaje solo de ida». En nuestra mano está evitarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.