‘HTC Vive Flow’: unas gafas de realidad virtual para desconectar

gafas de realidad aumentada

La marca HTC ha desarrollado HTC Vive Flow, unas gafas de realidad virtual ultra ligeras pensadas para que el usuario pueda desconectar y meditar a través de ellas.

Hasta ahora, la marca taiwanesa HTC ha estado centrada en el diseño de dispositivos de realidad virtual destinados al sector de los negocios, pero ahora la marca ha querido dar un paso más allá y enfocarse en los consumidores finales presentando su nuevo modelo HTC Vive Flow.

HTC Vive Flow son unas gafas de realidad virtual ultraligeras y autónomas que no están ideadas para jugar o trabajar, sino que su objetivo es que las personas que las usen puedan realizar ejercicios de meditación y relajación, disfrutar de sus canciones preferidas o incluso ver películas en Netflix, Amazon Prime o Disney +. En definitiva, se trata de un dispositivo centrado en el ocio y la desconexión.

Si por algo destacan estas gafas es por su tamaño compacto y ligereza, ya que tan solo pesan 189 gramos. Son tan ligeras que no necesitan sujetarse en la cabeza, puesto que las patillas que llevan integradas aseguran su perfecta sujeción.

Debido a su reducido tamaño, este dispositivo posee una pequeña batería interna. Por ello, si el usuario desea usarlo durante horas, tendrá que utilizar baterías externas, quedando la batería interna disponible para evitar la desconexión de las gafas en el intercambio de fuentes de energía externas.

GAFAS DE REALIDAD VIRTUAL CON AUDIO EN 3D Y AJUSTADORES DE DIOPTRÍAS

Estas gafas de realidad virtual llevan integradas una pantalla de una resolución combinada de 3.2k y una frecuencia de 75HZ, con un ángulo de visión de 100º y ajustadores de dioptrías para cada ojo para aquellos que usen gafas. En sus laterales encontramos altavoces con audio espacial y cancelación de ruido/eco ambiente, y un ventilador frontal para evitar que el dispositivo se caliente demasiado cuando hagamos un uso prologando de él.

Para que las HTC Vive Flow funcionen es necesario que estén conectadas, mediante Wi-Fi o Bluetooth 5.0, a un smartphone, que también actuará como mando a distancia de la interfaz virtual que presentan las gafas. Sin embargo, este dispositivo solo es compatible con móviles Android o superiores.

Estas gafas de realidad virtual admiten el modo Mirror, lo que significa que el usuario puede duplicar el contenido de su teléfono inteligente en el visor para ver aplicaciones de transmisión de vídeo (Netflix, Amazon Prime y Disney +) y jugar a juegos en 2D. El único inconveniente que tiene las HTC Vive Flow es su precio, ya que cuestan 554 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.