Las cuevas prehistóricas fueron también las primeras salas de cine

cuevas prehistóricas y cineEl cine se basa en la imagen en movimiento y, aunque su nacimiento lo datamos en el siglo XIX, quizás las cuevas prehistóricas acogieron las primeras proyecciones de «películas».

El 28 de diciembre de 1895, los hermanos Lumière proyectaron públicamente la salida de obreros de una fábrica francesa en Lyon, la demolición de un muro, la llegada de un tren y un barco saliendo del puerto. Este fecha se considera el comienzo del cine como espectáculo, aunque ya los griegos y romanos habían experimentado con la sucesión de dibujos para crear la ilusión de movimiento.

Hallazgos posteriores, que experimentaban con los efectos de la luz sobre las imágenes, como la linterna mágica, avanzaron también algo parecido a una experiencia cinematográfica.

cuevas prehistóricas e imágenes en movimiento

Según un estudio publicado en PLOS ONE,  en el que investigadores de las Universidades de York y Durnham han estudiado 50 piedras halladas en la cueva de Montastruc (Pirineos franceses), nuestros ancestros que vivían allí hace unos 15.000 años podrían haber asistido a un espectáculo parecido al cine que hoy conocemos.

Según los científicos, estos miembros de la cultura magdaleniense, una de las últimas del Paleolítico Superior en Europa Occidental, podrían haber utilizado las luces y sombras parpadeantes de las hogueras para simular movimiento en las piedras, talladas con figuras de animales, que situaban alrededor del hogar.

El Magdaleniense fue un periodo que se extendió hace entre 23.000 y 14.000 años en el que se alternaron el clima seco y frío, por lo que los antiguos cazadores-recolectores tuvieron que adaptar sus ropajes (para los que comenzaron a usar pieles de animales) y su forma de vida, resguardándose en cuevas alrededor de un fuego.

películas protagonizadas por animales

Sobre las piedras grabaron figuras de caballos, cabras montesas y ciervos que, a la luz de este estudio, podrían haber protagonizado algo así como una primera película de animación. De esta forma, los habitantes de las cuevas prehistóricas se adelantaron miles de años a los hallazgos actuales de Pixar. 

Los especialistas usaron modelos 3D y software de realidad virtual para recrear las placas de piedra tal como las habrían visto esas personas, simulando las condiciones de luz junto a la hoguera y con las líneas blancas frescas que los grabadores habrían hecho sobre ellas.

Izzy Wisher, coautora del estudio, señala que «en una época en el que se invertía una gran cantidad de tiempo y esfuerzo en encontrar comida, agua y refugio, es fascinante pensar que la gente todavía tenía tiempo y capacidad para crear arte. Estas actividades han formado parte de lo que nos hace humanos durante miles de años y demuestra la complejidad cognitiva de las personas prehistóricas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.