Así es como puedes usar el móvil para cumplir tus propósitos de año nuevo - Nobbot

Así es como puedes usar el móvil para cumplir tus propósitos de año nuevo

Cuando comienza un nuevo año, es frecuente hacer revisión del pasado y pensar algún nuevo propósito que cumplir. Hasta ahí todo perfecto, salvo por un pequeño detalle: a las pocas semanas o incluso días, acabamos volviendo a las rutinas del pasado. Es normal, todo sea dicho: no es fácil motivarse simplemente porque ha cambiado un dígito en el calendario. Pero podemos encontrar aliados que nos echen una mano en esta tarea. 

Cambiar una rutina no es sencillo. Tendemos a seguir haciendo aquello a lo que estamos acostumbrados, o a no hacer lo que no estamos acostumbrados. Así que, sea lo que sea lo que nos propongamos, no debemos aspirar a que suceda por arte de magia. Por supuesto, hay propósitos y propósitos: más fáciles o más complicados. Algunos dependen de nosotros y otros dependen de más personas.

Cualquier ayuda será de agradecer para adquirir nuestro nuevos hábitos o afianzar los antiguos, y si hay un elemento en nuestras vidas que está permanentemente con nosotros, ese es el móvil. Y sí, puede ser de ayuda para conseguir nuestros propósitos de 2018. Los ejemplos que proponemos son solo una fuente de inspiración en diferentes campos, por supuesto. No aspiramos a cubrir todas las intenciones, pero pueden abrir la puerta a que construyamos nuestra propia alianza con el smartphone para motivarnos.

Los 21 días para crear un hábito

Un punto de partida para la creación de hábitos es la teoría que postuló el doctor Maxwell Maltz, cuando descubrió que aquellos pacientes que habían sufrido la amputación de algún miembro tardaban 21 días en dejar de sentir sensaciones “fantasma”. De ahí concluyó que se podía adquirir un nuevo hábito en 21 días siempre que no se dejara de practicar ese hábito ni uno solo de ellos. De hecho, llegó a aplicar esta teoría a los pacientes antes de una cirugía plástica para que se acostumbraran a su aspecto, de modo que muchas cirugías no se llegaron a realizar.

La clave de este método es la rigurosidad en la práctica del hábito durante los 21 días. Aunque hay quienes desconfían de este método como fiable realmente. En cualquier caso, no se pierde nada por intentarlo. Así que sea la tarea que sea la que nos propongamos, debemos hacer un plan para construirlo durante 21 días al menos.

Por supuesto, existen apps que aprovechan esta teoría para aplicar la regla de los 21 días a infinidad de actividades, pero de forma genérica tenemos la app 21 Días en la tienda de Google, que nos ayudará a crear nuevos hábitos a través de recordatorios y el seguimiento de los logros. Hay más, por supuesto, pero esta es sencilla de usar y va al grano.

El ejercicio físico, un clásico

Cambiar los hábitos de actividad física es uno de los propósitos más comunes cuando empieza el año. En ese campo, la tecnología es una aliada de gran utilidad. Por ejemplo, podemos proponernos hacer el Camino de Santiago. Para ello, es importante acostumbrarse a caminar distancias de más de 10 km con comodidad o recorrer distancias de 50 km en bicicleta “sin despeinarnos”.

Aquí encontramos dificultades diversas, como la de no conocer rutas para caminar o para sacar la bici, lo cual puede hacer que nos aburramos haciendo siempre los mismos recorridos. Por no hablar de la falta de motivación para superar el cansancio o las agujetas iniciales cuando se comienza a practicar ejercicio en serio. Estos obstáculos pueden hacer que dejemos de lado la preparación y, llegado el momento, podemos acabar descartando el plan original al no sentirnos cómodos con nuestro estado de forma, por ejemplo.

En este apartado tenemos apps/portales como wikiloc, que engloba infinidad de rutas de senderismo y bicicleta para recorrer con la seguridad de que otros las han hecho antes. La app para móvil permite registrar nuestras propias rutas, así como seguir las de otros, añadir puntos de interés, hacer fotos, etcétera. Es una app gratuita aunque con un coste adicional, si queremos el pack de navegación, de 4,99€ al año.

Es, en suma, un excelente recurso para afianzar el hábito de moverse caminando o en bici. Aquí hay más.

Supérate a ti mismo

En otro orden de cosas, tenemos aplicaciones que se centran más en la monitorización de la actividad, como Endomondo Sports Tracker, que permite llevar estadísticas muy precisas sobre nuestra actividad física, sea caminar, correr, patinar, fitness, etcétera. La app móvil se puede conectar con medidores de frecuencia cardíaca o smartwatches para llevar cuenta de las pulsaciones y otros datos biométricos.

La ventaja de usar una app como esta es la de ver de un modo preciso y exacto cómo mejoramos: el tiempo por kilómetro, la distancia, las pulsaciones, etcétera. Y ver cómo se mejora motiva mucho, aunque duela todo el cuerpo.

Si hablamos de wearables como ayuda, el ecosistema de Fitbit  es uno de los más completos, combinando el uso de un wearable o un smartwatch con una aplicación y portal en la nube capaz de diseccionar nuestra rutina diaria, incluyendo el sueño, con mecanismos de gamificación muy efectivos mediante la entrega de insignias al superar diferentes retos.

Aprende un idioma

Otro de los propósitos habituales al empezar el año es el de aprender un idioma. En este aspecto, si empezamos desde cero, contamos con aplicaciones/portales como busuu, donde encontraremos recursos gratuitos para iniciarnos en el aprendizaje de un idioma o perfeccionarlo.

Si ya tenemos conocimientos sobre un idioma, podemos usar el smartphone para escuchar podcasts, por ejemplo, mientras vamos de un lugar a otro, aprovechando el “tiempo líquido” entre las actividades que hagamos durante el día. En Internet podemos encontrar repositorios de podcasts para aprender idiomas, como en ivoox. Luego, podremos escuchar estos contenidos en el móvil cuando tengamos oportunidad.

Otro excelente recurso, pero esta vez para aprender Chino, es Woodpecker Learning, aunque hay que partir del inglés para ello. Podemos usar este recurso para aprender/perfeccionar otros idiomas, como el francés, el portugués, el inglés o el alemán entre otros. Esta app/portal, permite ver vídeos y escuchar audios de programas de televisión, vídeos de YouTube, conferencias, noticias, etcétera, con unas excelentes transcripciones. Incluso hay canciones con letras, y además con enlaces a diccionarios para ver el significado de las palabras que no entendamos.

Aprender algo nuevo

El aprendizaje de materias nuevas es otro buen propósito para el año. En este aspecto, con la llegada de los MOOC, tenemos desde hace años muchas posibilidades de formación académica. De todos modos, podemos aprender nuevos conocimientos de un modo más relajado usando canales de YouTube con tutoriales sobre diferentes materias.

Buscando la materia que queramos conocer en YouTube, encontraremos infinidad de recursos sobre ellas. Será complicado encontrar alguna disciplina para la que no haya recursos en YouTube. No todos serán de calidad, pero podremos encontrar algo de utilidad a poco que dediquemos un poco de tiempo seleccionando la fuente. Desde carpintería a aprender a tocar un instrumento musical, en YouTube tenemos recursos de sobra para, al menos, dar los primeros pasos.

Escribir una novela

Si lo que queremos es escribir una novela, el móvil puede ser también de ayuda gracias a aplicaciones que nos facilitan crear personajes, definir una línea de tiempo, crear relaciones, etcétera. A poco que se introduzcan personajes, ubicaciones y otros elementos argumentales, será difícil no caer en errores si no tenemos claro quién es quién, qué es qué o dónde está cada personaje o elemento de la trama.

Hay apps como Character Story Planner (en inglés) que ayudan en esta tarea; o portales como Story Planner, también en inglés. Si no te sientes cómodo con el inglés, en castellano tienes Story Planner para Escritores con un coste de 2,99€, por ejemplo, que forma parte de las herramientas para escritores ofrecidas por Liternauts.

Ahorra

Si lo que quieres es mejorar tu capacidad de ahorro, las aplicaciones disponibles se cuentan por decenas o centenas. Una de las más populares es Fintonic, con la que se pueden llevar las finanzas domésticas con un grado de precisión notable y una facilidad de uso muy de agradecer con enlace directo con nuestro banco para llevar cuenta de la actividad de la cuenta, tarjetas, etcétera.

Además, cuenta con enlaces a compañías aseguradoras o financieras para gestionar préstamos como un valor añadido adicional.

Planea tu viaje

Si lo que queremos es hacer algún viaje a lugares remotos, el móvil puede ayudarnos a planificar los detalles. Una de las aplicaciones más divertidas y útiles es Kayak, y concretamente su funcionalidad Explorer.

Con esta opción, podemos definir el presupuesto que tenemos para viajar y tendremos ante nuestros ojos como resultado de la búsqueda, todos los vuelos que se ajusten a ese presupuesto. Podemos definir la duración y la fecha del viaje, aunque no siempre habrá lo que buscamos. Pero entre todas las opciones no será difícil encontrar destinos que se adapten a nuestro espíritu aventurero.

Si tenemos claro dónde ir y cuándo, podemos definir alertas para recibir avisos sobre cambios de precio para encontrar el momento óptimo de compra.

Descubre eventos y amplia tus horizontes

Si hay una tendencia que no siempre se aprovecha bien, esa es la de los eventos. Cada día hay decenas de eventos de todo tipo organizados por empresas, organizaciones, asociaciones, clubs, marcas, comercios, etcétera. Y no siempre los tenemos localizados. Y son oportunidades para aprender, conocer a nuevas personas, encontrar trabajo o simplemente disfrutar de un entorno nuevo y desconocido.

Con nuestro móvil podemos descubrir estos eventos de múltiples formas, pero merece la pena destacar el apartado de eventos en Facebook, por un lado, y la app Eventbrite, por otro. Desde esta app podemos gestionar la compra de tickets (aunque muchos eventos son de libre acceso), el recordatorio en nuestro calendario o conocer cómo llegar.

Encuentra trabajo

Otro propósito de año nuevo, y de siempre, es encontrar trabajo. En este sentido, existen apps clásicas como Infojobs desde la que podemos gestionar las ofertas de empleo. Si lo que queremos es construir un curriculum, también hay apps como Curriculum. Pero no te olvides del uso de aplicaciones dinámicas como LinkedIn desde la cual podemos hacernos notar, así como crear una interesante red de contactos.

Como se puede ver, sea cual sea el propósito, con la tecnología podemos hacer que sea más llevadero conseguirlo. El smartphone lo tenemos siempre con nosotros, y sus habilidades son innumerables gracias a las apps y servicios disponibles en las tiendas de apps o en la nube. Ten presente a tu smartphone cuando estés preparando o tratando de conseguir un propósito o alcanzar una meta. No se pierde nada.

En Nobbot | Propósitos de año nuevo, las mejores aplicaciones para bajar esos kilos de más que cogiste durante las fiestas navideñas