Usan la pantalla del móvil para detectar contaminación en el agua potable

Usan la pantalla táctil del móvil para detectar contaminación en el agua potable

pantalla del móvil como sensorLa pantalla táctil del móvil o la tablet podría utilizarse para detectar contaminantes en el agua o el suelo en países en vías de desarrollo, según una nueva investigación de la Universidad de Cambridge.

La pantalla de un teléfono inteligente está cubierta por una cuadrícula de electrodos, y cuando un dedo interrumpe el campo eléctrico que generan estos electrodos, el teléfono interpreta la señal. Ahora, investigadores de la Universidad de Cambridge han demostrado cómo se podría usar una pantalla táctil típica para identificar contaminantes iónicos comunes en el suelo o el agua potable al dejar caer muestras líquidas en la pantalla, siendo la primera vez que esto se logra. La sensibilidad del sensor de la pantalla táctil es comparable a la de los equipos típicos de laboratorio, lo que lo haría útil en entornos de bajos recursos.

Los investigadores dicen que su prueba de concepto podría expandirse algún día para una amplia gama de aplicaciones, incluso para la detección biológica o el diagnóstico médico, directamente desde el teléfono que llevamos en el bolsillo. Los resultados se presentan en la revista Sensors and Actuators B .

un laboratorio en la pantalla del móvil

«Queríamos saber si podíamos interactuar con la tecnología de una manera diferente, sin tener que cambiar fundamentalmente la pantalla», afirma Ronan Daly, quien codirigió la investigación. «En lugar de interpretar una señal del dedo, ¿qué pasaría si pudiéramos obtener una pantalla táctil para leer electrolitos, ya que estos iones también interactúan con los campos eléctricos?»


Una de las primeras aplicaciones de la tecnología podría ser la detección de contaminación por arsénico en el agua potable. El arsénico es un contaminante común que se encuentra en el agua subterránea en muchas partes del mundo, pero la mayoría de los sistemas de agua municipales lo detectan y lo filtran antes de que llegue a un grifo de nuestro hogar. Sin embargo, en partes del mundo sin plantas de tratamiento de agua, la contaminación por arsénico es un problema grave. «En teoría, podría agregar una gota de agua a su teléfono antes de beberlo, para verificar que sea seguro», dijo Daly.

Por el momento, la sensibilidad de las pantallas de teléfonos y tabletas está ajustada para los dedos, pero los investigadores dicen que la sensibilidad podría cambiarse en cierta parte de la pantalla modificando el diseño del electrodo para optimizar la detección. «El software del teléfono necesitaría comunicarse con esa parte de la pantalla para ofrecer el campo eléctrico óptimo y ser más sensible para el ion objetivo, pero esto se puede lograr», dijo la profesora Lisa Hall del Departamento de Ingeniería Química y Biotecnología de Cambridge, quien colideró el trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *