¿Afectan los videojuegos de acción a nuestra salud?

¿Son los videojuegos de acción malos para la salud?

Videojuegos de acción y saludSpoiler: la clave está en el uso que se haga de los videojuegos. Además, existen investigaciones que señalan algunos efectos positivos de esta forma de entretenimiento.

El año pasado, un grupo de especialistas publicó el artículo ‘Impact of video games on plasticity of the hippocampus. Molecular Psychiatry’. Traducido al español significa: ‘El impacto de los videojuegos en la plasticidad del hipocampo. Psiquiatría molecular’.

Hicimos referencia a esta investigación con motivo de la entrada ¿Podemos ejercitar el cerebro con apps y ejercicios mentales? y las alternativas que existen para entrenar la mente. En ella, Victoria Díez Chamizo, catedrática del Departamento de Cognición, Desarrollo y Psicología de la Educación de la Facultad de Psicología e Instituto de Neurociencias de la Universitat de Barcelona, destacaba: “Se trata de la primera demostración que señala que 90 horas de videojuegos de acción pueden reducir la cantidad de materia gris del hipocampo«.

Este dato genera, cuando menos, cierta preocupación, pues el hipocampo es una de las áreas del cerebro fundamentales para temas relacionados con el aprendizaje y la memoria; mucho más en niños con hiperactividad porque algunas terapias recurren a este ocio para tratar sus problemas de atención. ¿Son entonces los videojuegos de acción malos para la salud?

La clave está en el uso que se hace

Carlos González, profesor universitario en Tecnocampus (centro adscrito a la Universitat Pompeu Fabra) y fundador de People & Videogames, es contundente: “No. Normalmente, estos juegos no tienen que ser malos para la salud. Existen estudios que indican que, por ejemplo, los juegos de disparos en primera persona son buenos para corregir el ojo vago”. No obstante, este especialista recuerda que como consecuencia de un mal uso todo puede tener efectos perjudiciales. Así, «hay que tener cuidado con el contenidos del juego porque puede confundir a los menores de edad con temas como la banalización de la violencia”, añade.

Niño jugando a la consola

Con respecto al artículo del hipocampo antes mencionado (y que cuenta con el respaldo de varios expertos en psicología y psiquiatría), González puntualiza que este impacto negativo dependerá de la estrategia de aprendizaje del usuario. Y aunque se habla de una disminución del tamaño, “no queda muy claro respecto a lo que puede suponer de forma operativa, ya que algunas estructuras se reducen cuando se optimizan. Sin embargo, el efecto en otros tipos de aprendizaje es justo el inverso, ya que el volumen aumenta. Son resultados muy ambivalentes”.

Por su parte, Jorge Scharfhausen, responsable de HYPE Station en España, considera que “con un buen uso, los videojuegos son una gran herramienta”. Eso sí, bajo ningún caso sugeriría un título sangriento de acción a niños por poco que jueguen. Lo tiene claro: “Hay que tener en cuenta no solo la salud física, sino los contenidos a los que se abre la mente. Los padres deberían conocer la edad recomendada de los juegos, es decir, el PEGI”.

¿videojuegos de acción igual a sociedad violenta? NO

Algunas investigaciones, de igual forma, han constatado como ciertos títulos de acción favorecen la mejora de la resolución de conflictos, los niveles de atención, la coordinación oculomotora o las habilidades viso-espaciales. Incluso a nivel motriz porque el usuario tiene que mantener una determina coordinación a la hora de utilizar gatillos, botones y joysticks. Eso sí, conviene vigilar ciertos aspectos para que la salud del organismo no se vea afectada. Es necesario cuidar la posición del cuerpo, que la iluminación de la habitación donde se juega sea la adecuada y evitar pegar el rostro a la pantalla.

videojuegos de acción y salud

El directivo de HYPE Station en nuestro país nos invita, en otro orden de cosas, a leer un estudio publicado por Christopher Ferguson, psicólogo estadounidense, doctor en Psicología Clínica y profesor de la Universidad de Stetson en Florida. Se llama ‘Does Media Violence Predict Societal Violence? It depends on What you look at and When y en él desmonta la creencia de que los videojuegos de acción y las conductas violentas están íntimamente ligados. Ferguson invirtió en esta investigación más de una década. Scharfhausen recomienda como alternativa a los videojuegos de acción los títulos de gestión y estrategia estilo Civilization. «Lideras una nación desde la Antigüedad hasta la era de la información, aprendiendo sobre multitud de datos históricos. sociales y científicos en el proceso», argumenta.

VIDEOJUEGOS EN TERAPIAS DE PACIENTES

Lo cierto es que si dejamos de lado las polémicas que pueden suscitar los títulos de acción, existen terapias donde se emplean otro tipo de videojuegos para el tratamiento de enfermos. González apunta: «Estamos desarrollando un proyecto junto a Gammera Nest y el Hospital Universitario Puerta de Hierro (Majadahonda, Madrid) para aplicar videojuegos en la plataforma de realidad virtual de PlayStation para la rehabilitación neurocognitiva«.

También destaca Sea Hero Quest, que ayuda a detectar la demencia. Sus creadores explican a través de su página web que cada tres segundos se detecta un nuevo caso y que más de cuatro millones de personas ya han probado este juego donde se utiliza la tecnología de realidad virtual. «También existe una variedad de videojuegos que ayudan a entrenar las habilidades sociales de niños con autismo o que mejoran la rehabilitación de lesiones físicas», concluye Scharfhausen.

En Nobbot | ¿Tu hijo es «adicto» a los videojuegos? Estos los síntomas y consejos para ayudarle

Imágenes | Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *